Sin categoría

TRex, Rey de los Hunos

16 marzo, 2017

Él es el martillo del mundo, donde su caballo pisa no crece la hierba.

Hace tiempo que vengo diciendo que TRex tiene su carácter, siempre ha sido de querer salirse con la suya… bueno, en su defensa tengo que decir que a todos nos gusta salirnos con la nuestra ¿no? pero en su caso la cosa parece que va a más. Últimamente ha empezado con los “caprichitos” como yo los llamo. Que si no le damos lo que quiere se pone a llorar, patalear y lo que haga falta. Por poner un ejemplo, que ve un cuchillo y se le mete entre ceja y ceja que lo quiere coger y ya la tenemos armada, porque obviamente no le dejamos el cuchillo. Y el tío es cabezón ¿eh? no os vayáis a pensar, que cuando se le mete algo en la cabeza no hay manera, erre que erre.

Cada cambio de ropa y/o pañal es un castigo divino, los gritos creo que se deben oír en Madrid, y normalmente, cuando hay caca, hacemos falta dos para llevar a cabo el cambio de pañal de manera satisfactoria sin que acabe aquello… bueno, ya os hacéis a la idea de lo que quiero decir ¿no?

Otra lucha que tenemos con él es a la hora de limpiarle los mocos y cortarle las uñas. Poco menos que misión imposible. Ayer mismo tuve que cortárselas sí o sí, no lo pude posponer más porque ya casi parecía Eduardo Manostijeras, uff, aún me pitan los oídos, no sé cómo una cosa tan pequeña puede gritar tan alto, os lo digo en serio. Y estaréis pensado vosotros ¿y esta alma de Dios por qué no le corta las uñas mientras duerme? Ja-ja-ja, me da la risa floja. Ya lo he intentado, si, pero incluso durmiendo da manotazos si nota que se las voy a cortar, y tengo que dejarlo porque como intente seguir se despierta y ahí si que se desata la caja de los truenos.

Y no es que cuando se le lleva la contraria protestes o llore, no, es que pasa a la acción e incluso muerde. Con Redondo nos pasó algo parecido, que en un momento empezó a pegar, pero por aquel entonces, cuando él nos pegaba nosotros fingíamos que nos había hecho mucho daño y nos poníamos a llorar. Él se quedaba super sentido y enseguida paraba, y así con ese método fuimos consiguiendo que dejase de pegar. Pero esto con TRex no nos funciona, si nos ponemos a llorar cuando muerde o cuando pega para él es como quien pone el hilo musical. Pasa de todo, podemos llorar un mes entero que él ni se inmuta…

Está hecho un pequeño matoncete… espero que sea una fase y que se le pase pronto porque si no nos vamos a tener que comprar una armadura para todos los miembros de la familia.

You Might Also Like

5 Comments

  • Reply sradiaz 16 marzo, 2017 at 7:45

    ¡Ánimo! Y mucha paciencia.

  • Reply Mi pequeño mundo gira 16 marzo, 2017 at 23:35

    Izaro de más bebe también tuvo una fase de no querer o dejarse vestir y cambiar el pañal, que sudores, aún me acuerdo! Animo jeje

  • Reply Mo 17 marzo, 2017 at 12:14

    No veas!!! Peque también era de armas tomar de pequeñajo, pero la cosa ha ido mejorando y seguro que pasará lo mismo con el rey de los hunos. 😉
    Muas!

  • Reply anigv 20 marzo, 2017 at 21:56

    Seguro que es una fase! O eso quiero pensar porque nos pasa algo parecido…un beso!

  • Leave a Reply