Receta de Mug Cake de Manzana y Canela

Hacía ya tiempo que no publicaba una receta y la verdad es que sólo de escribir el título ya he dejado el teclado perdido de babas… los super fans de la canela como yo me entendéis ¿verdad? claro que si. Bueno, que ya me he apuntado yo (con bastante retraso, todo hay que decirlo) a la moda de los mug cakes, o lo que es lo mismo, a hacer los bizcochos en tazas. Una manera de cocinar rápida y muy fácil… y sobre todo buenísima para darnos un capricho sin pasarnos, que si haces un pastel completo vas comiendo trozos todos los días hasta que lo acabas. De esta manera, te das el capricho un día que te apetece y luego no te quedan allí las sobras llamándote y tentándote durante días. Así que hoy, en colaboración con Panasonic, os voy a poner la miel en los labios con este riquísimo mug cake de manzana y canela. El próximo que prepararé será este red velvet así que id abriendo boca… 😉

Receta de Mug Cake de Manzada y Canela

¿Qué utensilios vamos a necesitar y cuánto tiempo nos hace falta?

Pues solamente una taza y un microondas. Tres minutos para mezclar los ingredientes y con el microondas Panasonic a 800W de potencia tan sólo dos minutos de cocción. Más fácil y rápido imposible

Ingredientes:

  • 4 cucharadas rasas de harina
  • 4 cucharada rasa de azúcar moreno (yo usé azúcar de coco)
  • 1 huevo
  • 1 trocito de manzana troceada (más o menos según nos gusten los tropezones jeje)
  • 3 cucharadas de leche
  • 3 cucharadas de aceite de girasol
  • 1/2 cucharadita de canela (yo eché más, que soy muy fan)
  • 1/4 de cucharadita de levadura en polvo

Preparación:

Lo primero es mezclar bien todos los ingredientes secos (harina, levadura, azúcar y canela), luego batir bien el huevo e incorporarlo a la mezcla. A continuación añadimos la leche y el aceite removiendo bien  hasta que tengamos una masa bien uniforme y sin grumos. Finalmente añadimos la manzana picada en daditos y removemos para que se reparta bien por todo el pastel. Hay que tener precaución de no llenar completamente la taza, hay que dejar unos centímetros para que el pastel suba y no se salga. Este mug cake se hace en el microondas, en mi caso lo hice durante 2 minutos a una potencia de 800W. Pero bueno es cuestión de meter el cuchillo y probar cómo está. Si el cuchillo sale manchado habría que darle un poquito más de tiempo. Y con esto y un bizcocho… (nunca mejor dicho)

¿Qué os ha parecido la receta? Más fácil imposible ¿verdad? Ya me contaréis que tal si os animáis a probarla 🙂

Si os interesa el tema podéis ver aquí más recetas de repostería que he hecho.

 

Anuncios

Receta de Donuts Caseros: Los Mejores que Hayas Probado Nunca

Hacía ya tiempo que no publicaba ninguna receta y aprovechando que el otro día me puse a hacer estos deliciosos donuts caseros, pues la comparto con vosotros. No es una receta que haga muy a menudo porque es bastante laboriosa (difícil no es, pero tiene muchos pasos), de hecho hacía años que no los preparaba, pero os lo digo en serio, una vez que los probéis estáis perdidos. Son los mejores que he probado en mi vida. Si os digo la verdad no sé de dónde está sacada, a mí me la pasó hará más de 10 años una amiga anotada en una hoja de libreta, que a su vez le había pasado otra amiga o sea que vete tú a saber de dónde es, pero bueno, el caso es que están muy ricos, que es lo que nos importa.

receta de donuts caseros

Receta de donuts caseros

Ingredientes:

  • 600gr de harina
  • 1 vaso de agua tibia
  • 6 cucharadas de leche condensada azucarada
  • 50gr de azúcar
  • 50gr de margarina (yo los sustituyo por 30gr de aceite de girasol)
  • 28gr de levadura de panadería (dos sobres de levadura de panadería maicena, que es la que uso yo)
  • 1 huevo
  • Una pizca de sal
  • Aceite para freír
  • Canela en polvo y azúcar para la cobertura

Preparación:

Lo primero que hay que hacer es disolver la leche condensada en 200ml de agua tibia (lo que viene a ser aproximadamente un vaso de los de nocilla).

En un recipiente mezclamos la levadura con 120gr de harina y le añadimos el agua con la leche condensada. Se mezcla bien y lo dejamos reposar un rato hasta que suba. Dependerá de la temperatura que tengamos en la habitación, pero aproximadamente 20 minutos.

A continuación mezclamos la harina restante con el azúcar, la sal, la margarina (en mi caso aceite), el huevo y la mezcla anterior. Se amasa bien (yo lo hice con la amasadora, pero se puede hacer también a mano) y se deja descansar en un lugar templado durante una hora.

Una vez pasado el tiempo se extiende la masa con un rodillo hasta dejarla de unos 2cm de espesor, formamos anillos y los vamos poniendo sobre una bandeja con papel de horno para que no se nos peguen. Yo lo hice usando un vaso de boca ancha para cortar el donuts en sí, y el tapón de una botella de agua para hacer el agujero.

receta de donuts

Hay que tener precaución de dejarlos separados para que al aumentar de tamaño no se peguen unos a otros. Se dejan reposar durante otros 20 minutos en un lugar templado.

receta-de-donuts

Yo los dejé reposar dentro del horno y así quedaron los míos después de los 20 minutos

A continuación se fríen en abundante aceite caliente, al sacarlos de la sartén yo los pongo en un plato con papel de cocina para que suelten el aceite sobrante. Hay que tener cuidado a la hora de freírlos, porque enseguida pasan de un toque tostadito apetitoso a un tostado-negro-nada-apetitoso. A continuación los pasamos por una mezcla de azúcar y canela y ya están listos para comer. Así calentitos están deliciosos.

receta-de-donuts-glaseado

Tengo que decir que también se pueden hacer al horno en vez de fritos, pero ya puestos a ignerir una bomba calórica, hacerlo bien ¿no? además, que no chupan mucho aceite al freír, quedan bastante sequitos. En cuanto al glaseado, se puede hacer con una mezcla de azúcar y canela (lo más fácil) obien una cobertura de chocolate, un frosting de queso… no se, lo que se os ocurra.

Ah, que casi se me olvidaba, en cuanto se enfríen recomiendo meterlos en un recipiente cerrado herméticamente, porque si los dejamos al aire se resecan enseguida.

 ¿Qué me decís, os animáis a hacerlos?

Receta de magdalenas

A Hombre Tranquilo y a Redondo les gustan mucho las magdalenas… y a mi también, para qué engañarnos. Normalmente todos los días con el desayuno Redondo se comía un par de galletas o un trozo de pan, que le encanta (se parece a mi en eso), pero hace unas semanas Hombre Tranquilo compró un paquete de magdalenas en el súper, y en cuanto el peque ve a su padre con las magdalenas me dice que la galleta me la coma yo si quiero, que a él magdalenas también. El caso es que a mi no me entusiasma darle bollería industrial a diario, porque se coma una magdalena de vez en cuando no pasa nada, pero todos los días… no me gusta la idea. Así que decidí hacerlas yo en casa, que seguro que son bastante más sanas: nada de aceite vegetal parcialmente hidrogenado y los huevos de las gallinas de mi abuela. Me puse a buscar recetas por internet pero los resultados no acababan de convencerme, hasta que encontré una que me gustó especialmente, aplicando unas pequeñas variaciones me han salido unas magdalenas bien ricas, y no es por darme coba jejeje. La receta en la que me basé es esta de Eva Arguiñano, luego yo le hice algún cambio y el resultado se acerca peligrosamente a la perfección.

Receta de magdalenas

Ingredientes:

  • 5 huevos de las gallinas de mi abuela, alimentadas a base de maíz y verduras. Más ecológicos imposible. La receta original dice que 4 huevos pero mis pinches (Redondo y Hombre Tranquilo) le cogieron gusto a eso de romper huevos y echaron 5 en vez de 4 así que modifiqué todas las cantidades.
  • 250gr de azúcar para la masa y un poquito más para espolvorear por encima
  • 250gr de harina
  • algo más de medio vaso de aceite de oliva virgen extra, en mi caso creo que eché sobre 2/3 de vaso
  • 1 sobre de levadura en polvo (la de Royal, para repostería, no la de fuerza ni la de panadería)
  • 1 limón

Preparación:

En el cuenco de la amasadora (yo amasé todo con mi cutre-amasadora, la prima pobre de la kitchen aid, pero se puede hacer igualmente a mano) se rompen los huevos, se echa el azúcar y se pone a batir con las varillas. Yo empecé a una velocidad lenta y luego se la fui subiendo paulatinamente. A continuación, sin parar de batir, se va añadiendo el aceite de oliva poco a poco.

Por otra parte, mezclamos la harina con la levadura y la rayadura del limón e incorporamos la mezcla a la amasadora, poco a poco y sin dejar de batir, para que no queden grumos. Finalmente añadí también el zumo del limón (con cuidado de que no se nos cuele ninguna pepita). Dejé trabajar la amasadora un rato hasta que comprobé que todos los ingredientes estaban perfectamente incorporados y que no había grumos.

Dependiendo de la velocidad del horno, hay que ponerlo a precalentar antes o después. El mío tarda muy poco en calentarse, así que en cuanto tuve la masa preparada lo puse a 180ºC. Si el horno es más lento igual es mejor encenderlo al principio del todo, eso cada uno ya va conociendo a su horno jeje.

A continuación hay que preparar los moldes. Yo puse cápsulas de papel dentro de los moldes de silicona, así no se abren tanto y además luego son facilísimas de desmoldar para reutilizar los moldes de silicona para la segunda hornada de magdalenas, ya que no me cabían todas al mismo tiempo. Al rellenar, hay que tener cuidado de no hacerlo hasta el borde de la cápsula de papel, yo dejé un poco de margen… no sé, medio centímetro o así, que luego la masa crece mucho. Después de rellenar las cápsulas se espolvorea un poco azúcar por encima, le queda un toque riquísimo, aunque tengo que reconocer que en la segunda hornada se me olvidó este paso y quedaron riquísimas igualmente. El tiempo de cocción es aproximadamente de 15 minutos.

Por último, sólo decir que con estas cantidades me salieron 25 magdalenas y media… lo que viene siendo 25 magdalenas normales y una en tamaño mini.

Pongo también unas fotos del resultado final, véase qué color más precioso tienen. Ricas, ricas.

La primera hornada recién desmoldada para meter la segunda en el horno

La primera hornada recién desmoldada para meter la segunda en el horno

 

Rollos de canela

El domingo pasado fue el típico día de invierno gallego. Lluvia y viento el que se quisiera y más… Normalmente los fines de semana nos vamos de rally familiar pero este domingo, como estábamos pachuchos el Redondo y yo, pues nos quedamos en casa. 

A pesar de estar enfermos fue un domingo maravilloso. Los tres juntos, en pijama todo el día, siesta familiar… unos momentos de los que no disfrutamos casi nunca. Pues bien, estábamos tan hogareños que decidí hacer una receta que tenía pendiente desde hace mucho, mucho, creo que más de un año. Sé que la saqué de un blog pero ahora mismo ni idea de cuál, así que si alguien lo sabe o la reconoce que me lo haga saber para poder enlazar al autor original de estos riquísimos rollos de canela (o cinnamon rolls). 

Ingredientes:

Para la masa:

4 tazas y media de harina (1kg aproximadamente)
1/2 taza de azúcar
1 cucharadita de sal
1 sobre de levadura para panadería (si se usa levadura fresca normalmente en el envoltorio ya indica la cantidad de levadura apropiada según la cantidad de harina)
1 taza de leche templada
2 huevos a temperatura ambiente 
1/3 de taza de margarina derretida

Para el relleno:

1 taza de azúcar moreno
2 cucharadas y media de canela molida
1/3 de taza de margarita derretida

*Una taza equivale a 236gr aproximadamente. Yo tengo unas cucharas medidoras que para este menester son muy apañadas, pero si no una taza equivale al vaso de nocilla.

Preparación:

Ponemos primero todos los ingredientes secos en un bol y luego el resto y empezamos a amasar. Yo utilicé  mi cutreamasadora, lo que me facilitó bastante el trabajo, pero si no se puede amasar a mano. Será más laborioso porque la masa queda bastante dura y compacta con lo cual es un pelín difícil de trabajar con las manos. En cuanto esté bien amasado y tengamos una bola eso, dura y compacta tapamos con un trapo y dejamos leudar hasta que duplique su tamaño. En mi caso no llegó a duplicarse porque como estamos en Galimordor hace un frío de cojones mucho frío pero aumentó bastante. 

Cuando la masa esté lista enharinamos una superficie lisa y procedemos a estirarla. En mi caso, no tenía rodillo así que lo hice con las manos y me costó bastante. Hay que procurar dejarle una forma más o menos rectangular para desperdiciar lo menos posible al enrollar. 

Una vez que tenemos la masa estirada, mientras descansa un poco, mezclamos en bol el azúcar y la canela.

Echamos la mantequilla derretida por encima de nuestro rectángulo de masa y esparcimos por encima la mezcla de azúcar y canela. 

 

Enrollamos ahora nuestro rectángulo de masa y lo vamos cortando en cachitos más o menos anchos. La receta original mandaba cortarlo en 12 rollos, a mi me salieron más. 

Los cubrimos con un paño y se dejan reposar durante media hora. Aprovechamos para ir precalentando el horno a 200ºC. 

Al cabo de la media hora metemos los rollitos en el horno durante 15 minutos y listo 🙂

Se queda un olor delicioso en la cocina, bueno, a mi es que me pirra la canela. Soy yonqui de la canela. 

Luego, he visto varias variantes: añadiendo un frosting por encima, pintando con huevo antes de hornear… Yo hice la receta básica pero me quedaron de muerte, buenísimos. 

Si alguien se anima a hacerlos o ya los ha hecho anteriormente que se anime a comentar, me gustaría comparar resultados 🙂

Feliz lunes a todo el mundo!