Las Mejores Playas de Galicia: A Lamiña, A Guarda

El verano está a la vuelta de la esquina, media España se está friendo de calor. En esta esquinita nuestra ha estado haciendo lo que para mí es buen tiempo últimamente, ni demasiado calor ni demasiado frío,  pero parece que nos vamos a freir también en los próximos días… así que empezamos con nuestro periplo playero.

El fin de semana pasado estuvimos en la playa de A Lamiña, en A Guarda, en la desembocadura del río Miño, pasamos un muy buen rato con los niños y unos amigos. Además está justo al lado del castro de Santa Trega, que es una visita muy interesante y desde donde hay unas vistas preciosas. A Redondo le gustó mucho ver las casas de la gente “prehistónica”, pero se decepcionó un poco porque no había dinosaurios, qué se le va a hacer, no era tan, tan “prehistónico” el sitio 😉

La playa de A Lamiña es una playa bastante grande, de poco menos de un kilómetro, y al encontrarse en la desembocadura del río es bastante resguardada. Sólo hemos ido esta vez, no sé si es así siempre pero era súper tranquila, no había absolutamente nada de oleaje… por la situación de la playa supongo que estará siempre así. Eso sí, el agua congelada, fría, fría, sólo apta para valientes. Yo me metí hasta la cintura y gracias, no quise más.

Cómo decía, al ser tan larga es perfecta para pasear. Redondo y yo nos fuimos a dar un paseíllo hasta casi el final de la playa y entre ir y volver caminamos casi dos kilómetros. Al lado de la playa mismo, todo a lo largo, hay un pinar por si queremos descansar un ratito a la sombra o incluso hacer un picnic.

Después de esa curva aún queda mucha playa al otro lado

En cuanto a los servicios de la playa, en uno de los extremos hay un aparcamiento bastante grande, cuando nosotros hemos ido estaba casi vacío, no sé cuánto se llenará en pleno verano, pero vamos, que ahí aún caben unos cuantos coches. También hay unas duchas, aunque no lavapiés y un chiringuito justo a pié de playa.

Tengo que decir que aunque la playa es muy larga también es estrecha, la franja de arena que queda al descubierto cuando sube la marea en algunas zonas es muy, muy estrecha, pero vamos es en zonas puntuales, no en toda la playa. La arena es finita y los niños se lo pasaron pipa jugando con ella.

Esta es una playa a la que no iremos muy a menudo, más que nada porque nos queda bastante lejos de casa, pero si estáis por la zona y buscáis una playa para ir con niños esta a mi me pareció ideal. Muy recomendable.

Si queréis leer más sobre otras playas de Galicia que me encantan lo podéis leer aquí:

Playa de Boca do Río, en Carnota

Praia Langosteira, en Fisterra

Playa de A Aguieira, en Porto do Son