Uncategorized

Separaciones

14 marzo, 2014

Esta está siendo una semana durilla en el trabajo y la verdad es que no lo estoy llevando muy bien. 

La semana empezó con la visita de un cliente, llegó el lunes por la noche y lo tuve que ir buscar al aeropuerto. Llegué a las diez y media de la noche a casa. 

El martes tuve que pasar todo el día con este cliente y no pude comer con mi familia. 

Ayer empezó una feria de muestras y tengo que estar todo el día en el stand aunque no venga nadie, mirando para las paredes y pensando qué estará haciendo mi Redondo. Ayer me marché a las 9 de la mañana y llegué a casa a las ocho y media de la tarde.  Hoy supongo que será más de lo mismo…

Tiemblo ante la perspectiva del próximo viaje. De momento todavía no tengo fecha, pero no creo que tarde mucho y no me apetece nada, pero nada. Normalmente tengo que hacer dos o tres viajes al año y cuando la gente me dice “qué envidia, te vas a dondesea, qué suerte tienes, ya me contarás qué tal está la ciudad” yo respondo “si, ya te contaré si el aeropuerto, el hotel y las oficinas de los clientes son bonitas porque no voy a ver nada más”

De todas formas todo tiene su parte positiva. Hoy cuando llegué a casa, al abrir la puerta, ya me estaban esperando Redondo y su papá para darme la bienvenida. Al principio, me dijo hola con la manita y no me hizo mucho caso, pero a los cinco minutos sin que nadie le dijera nada vino y me dio un abrazo de esos de oso que hizo que me derritiera completamente. No digo que esto haga que me olvide de la mierda de semana que estoy teniendo, pero reconforta y mucho 🙂

You Might Also Like

22 Comments

  • Reply Virginia García 14 marzo, 2014 at 7:33

    Es muy duro separarse…muchos te dirán q eres una afortunada por tener trabajo. Y así es, en parte, porque nos vemos en encrucijadas eligiendo entre la familia y la realización profesional. Mucho ánimo, son Michas horas….espero que te den más abrazos de esos….

  • Reply Marmes 14 marzo, 2014 at 9:38

    Separarse siempre es duro, espero que pase esta racha y vengan días más tranquilos. Afortunadamente verlos sonreír y abrazos como el que cuentas hacen que por un momento todo deje de importar. Qué fuerza puede tener un sólo abrazo de esos pequeños, verdad? Besos y ánimo!!!

  • Reply Rural Baby Project 14 marzo, 2014 at 11:54

    Qué tierno, por favor… para comérselo!
    Lo de los viajes es lo peor… yo lo odio. Ahora no viajo casi nada, pero antes cada 15 días a Madrid: levántante a las 4, coge el avión de las 6, llega a casa a las 11 de la noche… una pesadilla total! Y lo mismo: la gente diciendo: qué guay! Sí… claro, super guay trabajar 20 horas seguidas sin desconectar ni descansar… en fin! Ánimo!!

  • Reply yademasmama 14 marzo, 2014 at 13:10

    Aunque no me vaya de viaje te entiendo, da muchísima pena. Qué majo Redondo. Cómo son los niños. Cuando aparezco se pone loco de contento para que le coja, pero le cojo en brazos y ya no me hace caso y quiere sus juguetes o una galleta. Pero esos abrazos inesperados… ¡valen como el oro! ¡Ánimo!

  • Reply gafapapas 14 marzo, 2014 at 14:06

    Es una pena… la conciliación en este país brilla por su ausencia. Mucho ánimo, habrá que tratar de ver las cosas buenas. Quédate con esa bienvenida que te dieron 🙂

  • Reply mamapuede 14 marzo, 2014 at 15:03

    Hay semanas que se junta todo.
    Yo también recuerdo una semana en la que tuve, además de mi jornada laboral habitual, varias reuniones, cursos… total que salía de casa las 7:00 y llegaba a las 20:00 ó 20:30 y un día de esos cuándo llegué Leo (con menos de un año) me aplaudió… por un lado me hizo sentir genial el que se alegrase tanto de verme pero por otro… buff que mal… por suerte no es lo habitual.

  • Reply Pru 14 marzo, 2014 at 16:49

    Ánimo guapa!! La verdad es que a veces se junta todo y es horrible ver que estás hasta arriba de trabajo y con muy poco tiempo para disfrutar del peque. Pero es impagable que te reciba Redondo con ese abrazo porque tenía ganas de ver a su mami!!! 🙂 Un besazo!!

  • Reply Cristina Buggy Mama 15 marzo, 2014 at 19:11

    Como te entiendo! Lo paso fatal cuando me separo y afortunadamente no ocurre mucho. De todas formas los abrazos sanadores de nuestros hijos son lo mejor del mundo!!

    Besos guapa y ánimo que ya mismo nos toca el euromillón!!!

  • Reply diasde48horas 16 marzo, 2014 at 10:44

    El otro día intenté comentar desde el móvil pero no me dejaba…

    Te decía que sí es verdad que somos muy afortunados de tener trabajo los dos, soy consciente de ello, hay muchísima gente que no tiene esa suerte y lo están pasando muy mal. Pero aún teniendo esto claro, no puedo evitar sentirme fatal cada vez que tengo que separarme de mi niño.
    De todas formas saber que me están esperando los dos en casa para darme una bienvenida como esta me anima bastante 🙂

  • Reply diasde48horas 16 marzo, 2014 at 10:46

    Pues sí, es increíble lo que hace en mi un abrazo de mi pequecho y un mamá de esos que suelta que parece que está adorando a una santa 🙂
    Hace que me derrita.
    Un beso!

  • Reply diasde48horas 16 marzo, 2014 at 10:49

    Menos mal que me comprendes!! Yo no tengo que viajar mucho, pero 3 ó 4 semanas al año no me las quita nadie… La gente hasta me tiene envidia y todo pero yo pienso “si vosotros supierais…”
    Muchas gracias guapa!

  • Reply diasde48horas 16 marzo, 2014 at 10:52

    Esas muestras de cariño inesperadas son las mejores. Es un cielete mi niño… modo babas on 😉
    Gracias por los ánimos! Este combate ya ha pasado, ahora esperar al siguiente, que esperemos que tarde jejeje

  • Reply diasde48horas 16 marzo, 2014 at 10:54

    Es lo que digo yo siempre, que la conciliación no existe. Pero bueno, con estas bienvenidas no voy a decir que vale la pena la separación, porque no la vale ni de coña, pero sí hace que se olvide antes 🙂

  • Reply diasde48horas 16 marzo, 2014 at 10:57

    Acabas de describirlo a la perfección, por un lado te alegras muchísimo de verlo pero por otro te sientes la peor madre del mundo por dejarlo tanto tiempo… Hay que aprender a lidiar con ello…

  • Reply diasde48horas 16 marzo, 2014 at 10:59

    Gracias Pru! Pues sí, esos abrazos son más curativos que cualquier otra cosa 🙂
    Un beso!!

  • Reply diasde48horas 16 marzo, 2014 at 11:02

    Las separaciones son lo peor, una tortura.
    Yo me compré el otro día un cuponazo de eses de los 9 millones de euros… por intentarlo que no sea jejeje

  • Reply unpapaenpracticas 17 marzo, 2014 at 18:35

    ¡Te entiendo tanto…! Yo trabajo desde casa y cada vez que tengo que salir muero de pena por alejarme de mi pequeña saltamontes. ¡Qué duro es cuando son tan pequeños!

  • Reply diasde48horas 17 marzo, 2014 at 22:45

    Anima saber que una no es la única (aunque dicen que mal de muchos… jejeje)

  • Reply Patricia Vera 18 marzo, 2014 at 21:18

    Muchísimo ánimo. Aunque en otra época de mi vida te hubiera envidiado, ahora puedo imaginarme lo que sientes. Disfruta de lis abrazos de Redondo, no hay mal que no quiten.

  • Reply diasde48horas 19 marzo, 2014 at 8:44

    Gracias Patricia! Cuánto sabes, los abrazos de Redondo son curativos para mí 😉
    Un beso!

  • Reply Sonia Martin 19 marzo, 2014 at 16:34

    Tiene que dar mucha penita estar separados,mucho animo! lo mejor esos achuchones de Redondo,se cura todo fijo.
    Un beso

  • Reply diasde48horas 19 marzo, 2014 at 16:42

    Mucha, mucha, yo lo paso fatal. Pero si, esos achuchones que me da y sus besitos son curativos para mí jejeje
    Un beso!

  • Leave a Reply