Uncategorized

Regalitos de Reyes

10 enero, 2014

A Redondo los Reyes le han traído un caballo. Un caballo, sí, y han sido un éxito total. Se monta y se pasa ratos enormes cabalgando. Y si por casualidad le tarareamos la música de Bonanza ya es el acabose, se parte el culo de risa el tío. 

Está graciosísimo porque sin que nadie le diga nada, él solito cuando le parece se para, suelta las riendas y saluda a su público. El público llena el suelo de babas y acto seguido Redondo vuelve a coger las riendas y a cabalgar otra vez. 

De momento no es capaz de montarse sólo. El se acerca e intenta trepar pero no es capaz, entonces empieza a gritar su ruido para todo, MMMMMMM (léase en tono impaciente/cabreado) para que lo subamos nosotros.

Ayer estábamos haciendo la cena en la cocina y nos llevamos con nosotros a Redondo y su caballo para tenerlos vigilados. Lo montamos y ya empezó a cabalgar. Llevaba ya un buen rato al trote cuando oigo un pequeño ruido, me giro y lo veo ya acabando de desmontar el solito arrimado a la pared. Me quedé sorprendidísima de que fuera capaz de bajar el sólo. Pero bueno, hay que decir que tenía un aliciente muy importante; en cuanto acabó de bajarse se lanza como un loco hacia el armario de las galletas gritando AM, AM, AM… no paró hasta que le dimos la galleta. En cuanto la tuvo en su poder, se da media vuelta y va otra vez hacia el caballo para que lo subamos y continúa cabalgando y comiendo su galleta tan contento. 

Vamos, que los Reyes Magos han acertado de pleno con su regalo. Deberíamos felicitarles. 

Redondo cabalgando en su caballo

You Might Also Like

3 Comments

  • Reply Mo 10 enero, 2014 at 11:08

    Jajajaja! El tío coge provisiones y sigue a lo suyo…chico listo!
    Muas!

  • Reply diasde48horas 11 enero, 2014 at 11:31

    Hay que alimentarse, lo primero es lo primero!! jejejeje

  • Reply 21 meses | días de 48 horas 24 julio, 2014 at 8:09

    […] Sigue con las mismas habilidades motrices: corre de maravilla, chuta el balón de maravilla, monta en su moto de maravilla… todo de maravilla. Lo que no deja de sorprenderme es que tiene la fuerza de un caballo. A veces levanta cosas muy pesadas en comparación con él mismo… y arrastrando mueve lo que sea, le da igual una silla que su caballo. […]

  • Leave a Reply