Uncategorized

Redondo y el baño

1 abril, 2014

A Redondo siempre le gustó mucho la hora del baño. Desde bien pequeñito, desde los primeros días después de llegar del hospital siempre ha disfrutado mucho en el agua. Lo metíamos en su bañera y le encantaba sumergirse en el agua. Le dejábamos fuera sólo los ojitos, la nariz y la boca y él entraba en un estado de relajación total. 

Luego, cuando se hizo algo mayor empezó a querer bañarse sentado. Le compramos unos juguetes para la bañera y se pasaba un buen rato jugando con ellos y chapoteando en el agua. 

Pero finalmente vino el momento rebeldía. Resulta que el verano pasado, fuimos a pasar unos días a la playa y no nos llevamos su bañera, eses días lo duchamos. Pues el chavalote se ve que le cogió gusto al asunto y dijo que nanai, que a partir de entonces si queríamos nos bañáramos nosotros. Él quería ducharse. El problema es que es dificil de cojones muy difícil duchar a un niño que no sabe andar. Cuando empezó con la manía de ducharse tenía sobre diez meses y claro, no andaba. Pues cuando estábamos los dos en casa, no había problemas. Uno lo agarraba para que no se cayera dentro de la bañera y el otro lo duchaba, pero cuando yo o mi Hombre Tranquilo hemos tenido que viajar, la cosa se complicaba considerablemente. 

Por otra parte, me daba mucha lástima que no jugara con el agua, porque yo estaba segura de que se lo iba a pasar pipa. Así que volvimos a la carga y hace un mes empezamos a intentar conseguir que se sentara en la bañera. Al principio le llenamos la bañera un poquito, sólo hasta los tobillos, si lo hacíamos más se cabreaba. Luego, un día se la llené un poco más y le me puse a chapotear yo para que él viera; le hizo gracia y chapoteó el también. Y por fin, hace tres semanas conseguimos que se sentara en la bañera y jugara con el agua. 

Ahora se lo pasa pipa, si le decimos “Redondo ¿vamos a bañarnos?” el tío empieza a correr que parece Flash, el hombre relámpago. Sale escopetado para el baño, se cuelga en la bañera con los brazos y levanta una pierna para intentar escalar, así vestido y todo. Y yo, cómo no, me derrito sólo de verlo…

Total, que estoy encantadísima de haber recuperado los baños, más que nada, por lo bien que se lo pasa él jugando en la bañera con sus juguetes y con el agua. Le encanta, y a mi me encanta que le encante 🙂

You Might Also Like

25 Comments

  • Reply sonia bs 1 abril, 2014 at 6:21

    Jajajaja, a mi me pasa algo parecido con Álvaro. Lr digo: “Álvaro, vamos a ver a los patos” pq tiene unos patitos de goma en el baño y prácticamente se quiere meter vestido y todo.
    Lo peor es q ahora ha descubierto que sabe hacer pipi y lo primero q hace antes de sentarse es orinar… Imaginate…jajajaja

  • Reply UnoMasUno Noson Dos 1 abril, 2014 at 7:40

    nosotros estamos en la fase de que “M”quiere estar sentado. también le ponemos sus juguetitos y se divierte mucho. eso si lo que no le gusta nada es que se le eche el agua por la cabeza… eso nada de nada!!

  • Reply unpapaenpracticas 1 abril, 2014 at 7:54

    ¡Pero cómo mola ese momento baño! A la pequeña saltamontes también le encanta el agua desde que nació y ahora que tiene seis meses se lo pasa pipa intentando coger los muñecos que le metemos en el agua y chapoteando. Lo malo es que luego no quiere salir y cada día pilla un berrinche por tener que abandonar su bañera… 🙂

  • Reply Marmes 1 abril, 2014 at 9:54

    Qué mono Redondo intentando meterse vestido y todo en la bañera! Normal que se te caiga la baba…

    A Gordito también le encanta el baño y chapotear. Tiene una fuerza en las piernas que acaba poniendonos a nosotros y el baño chorreando. Pero es un momento divertido y él se lo pasa genial.
    Un beso!

  • Reply diasde48horas 1 abril, 2014 at 9:56

    Jajaja, si es que tienen unas prisas….
    Redondo de vez en cuando también echa una meadita, incluso por encima mía cuando lo cojo en brazos para meterlo a la bañera jejeje

  • Reply diasde48horas 1 abril, 2014 at 9:57

    Pues a Redondo le encanta, de hecho cuando lo duchábamos, sólo le echábamos agua por la cabeza… era una ducha!
    Ahora le encanta jugar a chapotear y con sus pececitos 🙂
    Bienvenida al blog!

  • Reply diasde48horas 1 abril, 2014 at 9:59

    Redondo de momento no nos pone pegas para salir, sale contento haciendo cucú con la toalla. Pero, recuerdo que las niñas de mi prima sí que armaban un drama para salir de la bañera 🙂

  • Reply diasde48horas 1 abril, 2014 at 10:00

    Si, yo de verdad que me derrito con él. Cuando lo veo levantando la pierna para intentar meterse él sólo en la bañera… me lo como 🙂

    Si es que lo general es que les encante el baño, el rarito era Redondo, que no quería saber nada de baño, sólo ducha.
    Un beso!

  • Reply Reloj de madre 1 abril, 2014 at 10:40

    Me alegro mucho de que consiguieras recuperar el momento baño. Nosotros en el piso no hemos puesto bañera así que seguro que ese momento me dura mucho menos que a ti. Tendré que intentar disfrutarlo el tiempo que dure o ir más a visitar a los abuelos jejeje

    Un beso!

  • Reply yademasmama 1 abril, 2014 at 10:55

    Ay qué bien, porque el momento del baño es tan rico… Pero mira que son cabezones estos hijos, el mío hay días en que no quiere bañarse. Le ha dado por estar de pie en la bañera, agarrado para no caerse, y ¡así casi ni le roza el agua! Y además me tira todos los patos por fuera, me moja… Aun y todo, da gusto verle. ¡Espero que dure!

  • Reply Rural Baby Project 1 abril, 2014 at 12:31

    Qué gracioso por favor! Mi prima ducha al niño, desde pequeño se mete el papá con él en la ducha y se duchan los dos (el peque en el colo). Es otra opción… aunque más divertida la bañera, sin duda!

  • Reply Cristina Buggy Mama 1 abril, 2014 at 12:56

    Jo maja, pues a mi me pasa al revés. Este finde en el piso que cojimos de Amsterdam no había bañera, sólo ducha y se pilló un berrinche la pobre… Y eso que intenté meterme yo con ella…

    Eso sí, en su bañera pueden pasar horas… Voy a ver si poco a poco voy haciendo como tu y consigo que le pierda el miedo a la ducha, más que nada por si en algún momento no hay bañera…

    Besos guapa!

  • Reply diasde48horas 1 abril, 2014 at 13:25

    Nosotros en la casa nueva nos aseguramos de tener una bañera, percisamente para eso jejeje. Que conste que a Redondo también le gustaba la ducha, pero el baño más 🙂
    Un beso!

  • Reply diasde48horas 1 abril, 2014 at 13:26

    Eso mismo hacía Redondo, no quería sentarse, él quería estar levantado y punto. Son cabezones, si, por lo menos el mío 🙂

  • Reply Virginia García 1 abril, 2014 at 13:27

    Genial!!! Seguro que disfruta mucho. A Vera también le gustan los baños…. Demasiado! Se enfada al salir y se indigna jeje. Gran avance para vosotros. Me alegro. Un abrazoo

  • Reply diasde48horas 1 abril, 2014 at 13:28

    Sí, a Redondo también le gusta ducharse solo o acompañado, eso ya le da igual. Pero lo bien que se pasa en la bañera… no hay punto de comparación 🙂

  • Reply diasde48horas 1 abril, 2014 at 13:30

    Pues sí, justo al contrario. Redondo, el primer día que le echamos agua por la cabeza con la ducha se quedó como un poco sorprendido, pero luego nada, tan pancho.
    La verdad es que sí es una comodidad que no tengan problemas para ducharse, sobre todo si estás de viaje.
    Un beso!

  • Reply diasde48horas 1 abril, 2014 at 13:31

    Le encanta!! Redondo de momento no se enfada, como jugamos al cucú con la toalla, supongo que piensa que es dejar un juego para empezar otro jejeje.
    Un beso!

  • Reply mamapuede 1 abril, 2014 at 14:55

    La verdad es que estos niños tienen un carácter… como digan que no, no hay manera

  • Reply Sonia Martin 1 abril, 2014 at 15:29

    Que majo tu Redondo,ya me lo imagino corriendo al agua;la verdad que mi peque es un pez,le encanta bañarse,al reves que el tuyo tiene pánico a la ducha,cuando salimos de la piscina los viernes y la intento duchar,vaya gritos,así que ya he desistido y la baño cuando en casa,estos nenes jeje
    Un beso

  • Reply mamifutura 2 abril, 2014 at 18:32

    Joooo, son momentos supertiernos que me encantan!!!! Qué bien que los recuperárais 😀

  • Reply diasde48horas 3 abril, 2014 at 9:08

    No se los del resto, pero el mío es cabezón, cabezón. Como se le meta algo entre los cuernos, es que no hay manera, chica 🙂

  • Reply diasde48horas 3 abril, 2014 at 9:09

    Si, parece ser que muchos niños le tienen miedo a la ducha. A Redondo de momento le gusta, esperemos que siga así 🙂
    Un beso!

  • Reply diasde48horas 3 abril, 2014 at 9:10

    Pues sí, me daba una lástima que se lo perdiera… Menos mal que ha entrado en razón jejeje

  • Reply 21 meses | días de 48 horas 24 julio, 2014 at 8:09

    […] pequeño cambio que sí hemos notado en los últimos días es que otra vez no quiere bañarse sentado… se ve que le ha vuelto a cambiar el […]

  • Leave a Reply