Uncategorized

Problemas con la lactancia (II)

28 marzo, 2014

Anteayer contaba cuál fue el principal problema con el que nos encontramos durante nuestra lactancia. Hoy, siguiendo con el tema, voy a hablar del segundo bache que tuvimos. Este fue mucho más leve pero aún así, pudo haber sido el fin de nuestra lactancia si yo me hubiera rendido. 

Ya he comentado en esta entrada que, por motivos de trabajo, de vez en cuando tengo que hacer algún viaje más o menos largo. Normalmente, suelen ser espaciados en el tiempo, pero en noviembre, cuando mi Redondo tenía 13 meses, tuve overbooking (y nunca mejor dicho!). Si no recuerdo mal, me marché una semana de lunes a viernes, la siguiente estuve en casa, la siguiente me volví a marchar de lunes a jueves y la última otra vez fuera de lunes a viernes. El resultado: huelga de lactancia. 

La primera semana que estuve fuera fue todo más o menos bien. El niño se tomaba en el biberón la leche que le había dejado congelada y no hubo mayor problema. Cuando regresé, todo bien. Me lo comí a besos y él a mi, ningún problema. 

La  segunda semana que estuve fuera recuerdo que me marché a las 6 y media de la mañana de casa y a Redondo lo dejé profundamente dormido en cama con su papá. Estaba en el aeropuerto esperando para embarcar y me llama Hombre Tranquilo y me dice que qué hace, que Redondo no quiere el bibe. Es acercárselo y se lo aparta de un manotazo. A mi al principio me hizo gracia, y le dije que no pasaba nada, que si no quería leche que le diera un yogur u otra cosa. A lo largo de la semana, mi marido fue intentándolo pero no hubo manera. Ni en el bibe, ni en vaso, ni a cucharadas, ni con colacao, ni en papilla de cereales. Redondo se negaba a beber leche fuera como fuera. Así que estuvo desayudando y cenando yogures toda la semana. Cuando yo volví otra vez todo perfecto, besos, abrazos y achuchones a tutiplen. En cuanto me subí la ropa para darle de mamar se le iluminó la cara con una sonrisa y comió de maravilla, como si nada hubiera pasado. 

Pero la última semana que estuve fuera fue lo peor. Otra vez, desde el momento en que yo salí por la puerta él se volvió a negar a beber leche. Pero esta vez la cosa fue peor. Cuando su padre y yo hablábamos por teléfono por la noche, Redondo se debía de dar cuenta de que era yo la que estaba al teléfono y él empezaba a llorar. Al final, me llamaba Hombre Tranquilo después de que Redondo se durmiera para evitarle el disgusto a él (y a mí también). Es que lo estoy escribiendo ahora y me vuelven a entrar ganas de llorar. Yo lo pasé fatal, sentía que lo había abandonado. En mi mente lo veía en casa, solito con su papá y se me encogía (y se me sigue encogiendo) el corazón, se me ponía (y se me sigue poniendo) un nudo en la garganta. Esa semana se me hizo larguísima. 
Cuando por fin regresé el viernes, al entrar por la puerta y verme se vino corriendo hacia mí a darme un abrazo de oso, enorme. Todo fue bien hasta el momento de darle de mamar. Me subí la ropa y él se acercaba pero en cuanto iba a empezar a mamar, era como si recordara algo y se alejaba. Yo lo intentaba pero él no quería. Estuvimos así tres días. Él no quería mamar y yo lloraba porque me sentía la peor madre del mundo por abandonarlo tanto tiempo. Me sentía rechazada y me decía que me lo merecía, que yo también lo había dejado a él solo durante tres semanas. Al final, al tercer día y sin hacer nada diferente, por fin una noche, cuando lo puse a la teta empezó a mamar como si nada. Para mí fue una alegría y un alivio tremendo. 
Por supuesto, todo este tiempo estuve sacándome la leche con el sacaleches, lo último que quería era un destete. 

No sé si alguien se ha visto en la misma tesitura, pero yo lo pasé fatal, peor que fatal. Lo peor de todo para mí, no fue que el niño se negara a mamar, lo pero fue el sentimiento de culpa que yo tenía. Sabía que todo eso era culpa mía lo cual aún hacía que sintiera más culpa por hacérselo pasar mal a él… no sé si me explico. En mi cabeza está muy claro, pero me cuesta ponerlo en palabaras de manera clara.

¿Alguien ha pasado por algo similar? ¿habéis tenido alguna huelga de lactancia?

You Might Also Like

24 Comments

  • Reply my52challenge 28 marzo, 2014 at 9:09

    Yo no he pasado por nada así por lo que no sé lo que es, pero lo que sí sé es que eres una madre excepciona que jamás abandonaría a su redondol!!! Un beso!

  • Reply Mamá Pata 28 marzo, 2014 at 9:12

    Joe, no me extraña que lo pasaras mal! Nosotras solo hemos estado separadas 4 días seguidos, y luego alguna otra noche suelta, pero nada que se pueda comparar con lo vuestro. Menos mal que eres un poco cabezona 😉 jeje

  • Reply Una mamá muy feliz 28 marzo, 2014 at 9:31

    Madre mía que mal debes depasarlo separada de Redondo tantos días!!! lo paso mal yo cuando se lo llevá papá a dar un paseo…

    Oye y te llevas de viaje el sacaleches??? porque sino tanto tiempo sin estimulación bajaría la producción…

    Qué bien que insistieras y consiguieras de nuevo restablecer la lactancia…

  • Reply Marmes 28 marzo, 2014 at 10:44

    Imagino lo mal que lo pasarías tantos días separadas de tu Redondo, qué duro.
    Has explicado perfectamente la sensación de culpa que tuviste, yo en tu situación creó que hubiera sentido lo mismo.
    Nosotros vivimos también una huelga de lactancia cuando Gordito tenía 3 meses, pero no fue debido a ninguna separación, en realidad creo que fueron una suma de factores, a ver si me animo y escribo un post sobre eso también.
    Un beso y feliz finde!!

  • Reply sonia bs 28 marzo, 2014 at 11:31

    Hasta se me han saltado las lagrimas con tu post. Madre mia, lo debiste pasar fatal… Yo no quiero ni imaginarme q me pasa algo asi.
    Has sido muy fuerte.

    Por cierto, yo tb he escrito sobre nuestra lactancia, por si t quieres pasar.

    Besitos

  • Reply diasde48horas 28 marzo, 2014 at 11:52

    Gracias!! Yo lo quiero muchísimo e intento ser buena madre pero a veces no me queda más remedio que abandonarlo unos días… sé que él queda de maravilla con su papá pero yo no puedo evitar sentir que le abandono a su suerte… es el gen madre que hace que se me nuble la mente jejeje. Esperemos que el maratón de noviembre no se repita.
    Un beso!

  • Reply diasde48horas 28 marzo, 2014 at 11:57

    Lo pasé fatal, esprero que no se repita semejante locura de viajes nunca más…
    Si, la verdad es que cabezona soy un rato jejeje.

  • Reply gafapapas 28 marzo, 2014 at 12:04

    Jo, qué rabia pasar tantos días separada de la family y qué duro debe hacerse para todos. Espero que Redondo no vuelva a hacer huelga de lactancia y que tú tengas que viajar menos 🙂

  • Reply diasde48horas 28 marzo, 2014 at 12:07

    La verdad es que casi prefiero no acordarme…

    No me llevo un sacaleches, me llevo dos, como los petit suis jejejeje. Me llevo dos para acabar antes, uno manual y otro eléctrico, así en 10 ó 15 minutos acabo. Me extraía leche un mínimo de tres veces al día, si tenía tiempo más.
    Los tres días de hulga pues seguí igual, pegada a mi sacaleches 🙂

  • Reply diasde48horas 28 marzo, 2014 at 12:09

    Anímate a escribirlo, a mi estas cosas me interesa mucho leerlas. De hecho, fue leyendo otros blogs con experiencias de otras madres donde me informé y supe lo que tenía que hacer ante un problema de estos.
    Un beso y feliz finde para tí también!

  • Reply diasde48horas 28 marzo, 2014 at 12:10

    Se hizo lo que se pudo… Me pasaré a leer tu experiencia, se aprende muchísimo así!

    Un beso!

  • Reply diasde48horas 28 marzo, 2014 at 12:12

    Se pasa muy, muy mal, la verdad. Y cuando son varios viajes seguidos peor aún, parece que aún no te recuperaste del último y ya tienes que salir otra vez.
    De todas formas, que conste que antes de nacer Redondo yo lo llevaba mucho mejor, pero ahora el dichoso gen madre me lo pone difícil 🙂

  • Reply Virginia García 28 marzo, 2014 at 14:22

    He sufrido leyendo…pero te viy a dar la enhorabuena por superar cada crisis y no rendirte. Un abrazoooo

  • Reply diasde48horas 28 marzo, 2014 at 16:01

    No sufras, mujer, que al final todo salió bien, que es lo importante. Ahora a intentar evitar que vuelva a repetirse.
    Un beso!!

  • Reply Patricia Vera 29 marzo, 2014 at 10:14

    Lo llevaste con mucha entereza, a mí se me pone un nudo en la garganta al imaginar la situación. Me alegra que todo quedara en nada, ¡qué duro debió ser!

  • Reply diasde48horas 30 marzo, 2014 at 11:15

    Si que fue duro, pero lo importante es que acabó con un final feliz 🙂

  • Reply mamapuede 30 marzo, 2014 at 19:06

    También es mala suerte que te coincidiesen los viajes tan seguidos, me puedo imaginar cómo te sentiste, ese sentimiento de culpa que llevamos colgado…

  • Reply diasde48horas 31 marzo, 2014 at 6:17

    Si, fue bastante mala suerte, ojalá no se repita…
    Por cierto, hablando de problemas con la lactancia, mucho ánimo con la tuya, que ya he visto que te está costando un poco…

  • Reply Cristina Buggy Mama 31 marzo, 2014 at 7:42

    Qué duro guapa! Entiendo perfectamente que lo pasarás fatal, pobrecitos los dos! Se me ha encongido el alma al leerte…

    Menos mal que el amor lo puede todo y hay final feliz! Eres una luchadora!

    Muchos besitos guapa!

  • Reply diasde48horas 31 marzo, 2014 at 20:50

    Sí, fue duro, pero sabía que no nos podíamos rendir. No lo hicimos y al tercer día todo volvió a la normalidad.
    Bien está lo que bien acaba ¿no?
    Un beso guapa!

  • Reply Sonia Martin 1 abril, 2014 at 15:34

    Madre mia,me imagino que tuvo que ser terrible,he sufrido leyendolo;menos mal que al final seguisteisy va todo bien ahora,eres una valiente!
    Un beso

  • Reply diasde48horas 3 abril, 2014 at 9:04

    Fue difícil, tantas semanas seguidas… me sentí la peor madre del mundo. Más que valiente, fue cabezona, creo yo jejeje.
    Menos mal que acabó todo bien y ahora va todo rodado 🙂
    Un beso!

  • Reply Crisis de Lactancia | días de 48 horas 9 noviembre, 2016 at 5:09

    […] de las crisis de lactancia de manual: a las tres semanas, al mes y medio, a los tres meses… y alguna más de propina. Sin embargo ahora con TRex no hemos tenido ni la primera, si alguna vez necesitó más leche […]

  • Reply Cerrando Etapas | días de 48 horas 25 abril, 2017 at 5:29

    […] experiencia maravillosa, a pesar de que la primera vez hubo varias crisis (hablé de ellas aquí y aquí), y que la segunda tuvo unos comienzos muy difíciles, pero me quedo con todos los buenos momentos […]

  • Leave a Reply