Cosas cotidianas

Mi reto antiestrés en tres semanas

8 enero, 2018

Como contaba en mi último post, el año 2017 fue un pelín estresante para mi (por decirlo finamente). Necesito desesperadamente desestresarme, es indispensable para mi salud mental y también física, pero sobre todo la mental, para qué vamos a engañarnos; si sigo así corro serio peligro de acabar como las maracas de Machín. Intentaré tomarme las cosas con más calma, pero en el mes de enero me auto impartiré una terapia de choque, que espero libere mi mente y mi cuerpo de gran parte del estrés acumulado.

Mi reto antiestrés en tres semanas

Día 1: Establecer un calendario semanal de cenas y cumplirlo. Este es un motivo de agobio para mi, pensar cada día qué hacer de cenar, ir casi a diario al super… me trae por la calle de la amargura. Así que cada semana me haré un calendario de cenas, estaré más organizada y así podré reducir también el número de visitas al super. Ahorro tiempo, lo que me lleva a reducir estrés.

Día 2: Respirar. Me tomaré un par de minutos, ó 5, o los que necesite para sentarme sola y concentrarme en mi respiración, en mi misma y vaciar mi mente de todo lo demás. Intentaré hacerlo a diario.

Día 3: Cúidate por fuera. Hace un mes o dos empecé a didicame algo de tiempo para limpiar bien la cara y ponerme mis cremitas (si me lo dicen hace 6 meses no me lo creo). Lo hago a diario, me lleva 5 ó 6 minutos pero he notado una gran diferencia. Si no lo hago alún día lo echo de menos. Tengo que decir que mi intención era dedicarme este tiempo mañana y noche, pero lo cierto es que la mayor parte de los días sólo lo hago una vez: o por la mañana o por la noche. Mi intención es pasar a hacerlo todas las mañanas y todas las noches, me sienta de maravilla tanto física como mentalmente.

Día 4: Pintar una mandala. Tengo entendido que es muy relajante, así que por probar que no sea.

Día 5: Darme un baño relajante. Luz ténue, música relagante y baño de burbujas, toda la parafernalia para un relax intenso.

Día 6: Salir a dar un paseo por la naturaleza. Un buen paseo, a buen ritmo y sin ruído de coches ni gente. Sólo pájaros, el viento en los árboles y seguramente lluvia.

Día 7: Dedicar un rato largo (si puede ser una mañana entera o una tarde mejor que mejor) a mi bienestar personal. Hace ya semanas que tengo tres mascarillas (cara, manos y pies) esperando para ser usadas, pero no lo hago nunca porque se necesitan 20 minutos y no los tengo. A esto hay que ponerle remedio, no puede ser que no pueda disponer un día de 20 minutos para mí.

Día 8: Planificar mi vestuario de la semana. Esto es algo que me flipaba de mamá puede, ella es tan ordenada que planifica con antelación sus modelitos para toda la semana. Pues tengo que morderme mis palabras y reconocer que sería muy útil hacerlo, y sobre todo que me ahorraría mucho tiempo. Así en vez de mirar al armario sin saber qué ponerme o coger lo primero que me venga a la mano, tendría ya todo planificado con antelación y sería cogerlo y ponérmelo. Intentaré hacerlo.

Día 9: Media hora de ejercicio al día. No vale andar, tienen que ser ejercicio vigoroso, de sudar la camiseta. Esto hace ya unos meses que lo venía haciendo y me estaba sentanto de maravilla. Me busqué mi huequecito, de 7 a 7:30 de la mañana, mientras los demás aún duermen. Me sienta genial empezar así el día, pero tengo que reconocer que en Navidades me he relajado un poco con este tema, sumado a que últimamente no estoy descansando muy bien de noche… pero me propongo volver a retomarlo con fuerza y a rajatabla.

Día 10: Escribir tres cosas positivas y que me gusten de mí misma. Está bien tener presente que soy una buena persona, que no soy la última carta de la baraja e intentar valorarme un poco más.

Día 11: Arreglarme un poco más. Aunque no vaya a hacer nada especial, pero creo que a todas nos sube el ánimo vernos guapas ¿no?

Día 12: Desintoxicación digital. Llevo exactamente una semana y tres días sin móvil y tengo que decir que los primeros días me sentaron de maravilla. Ya últimamente me pesa estar incomunicada, espero que se solucione hoy el problema, pero en serio, un día sin redes sociales no sienta nada mal, de verdad. Lo volveré a hacer, pero esta vez voluntariamente. Para que no tener tentaciones desactivaré todas las notificaciones de mi móvil.

Día 13: Salir en plan novios con mi marido. Maquillarme, arreglarme, verme guapa y disfrutar de una cita con mi marido.

Día 14: Ordenar mi armario. Me agobia muchísimo verlo desordenado, tengo hacerme un kondo y liberarlo. Donar lo que no uso o no me sirve y poner orden. Los armarios ordenados son paz para mi mente.

Día 15: Limpiar mi bandeja de entrada. El mundo se divide entre los que nos agobia tener mensajes sin leer en la bandeja de entrada del correo electrónico y los que no. Todas las mañanas, tengo por lo menos 20 mensajes de newsletters y tonterías que no necesito para nada. Me tomaré un rato para darme de baja de todas ellas y manterner mi bandeja de entrada limpia más fácilmente. Será un gran descanso mental para mí.

Día 16: Buscar una playlist (o hacerme una) con música relajante y ponerla.

Día 17: Delegar y pedir ayuda. Hay un dicho en Galicia que dice que vale más hacer algo que mandarlo hacer. Esa era mi máxima hasta ahora porque cuando mando hacer algo nunca lo hacen a mi gusto, así que acabo haciendo yo todo (o casi todo). No way, esto se va a acabar. Tengo que aprender a delegar, y da igual si las cosas no se hacen como yo quisiera, el caso es que se hagan. Un ejemplo: dejar que mi marido elija la ropa de los niños por las mañanas. ¿Que van un día al cole con un calcetín diferente en cada pie? pues nada, más originales que son.

Día 18: Leer un libro. Hay estudios que demuestran que leer es una actividad más relajante que otras como pasear, o escuchar música. Además, si lo hacemos de noche nos ayuda a conciliar el sueño.

Día 19: Quedar con una amiga. Día de chicas (mañana, tarde o lo que sea). A mi personalmente me encantaba y me sentaba de maravilla pasar una mañana de compras o lo que fuese con una amiga. Hace tiempo que no lo hago… a ver si lo consigo.

Día 20: Un masaje relajante o unas hora en un spa. Personalmente, ahora mismo un ratito en un jacuzzi se me asemeja al paraíso en la tierra. Si no puede ser, un masaje relajante (aunque te lo dé tu pareja) también valdría.

Día 21: Tomarme un día completo para mí. Que mi marido se lleve a los niños a ver a su madre y yo me quedaré en casa para descansar y relajarme. Echarme una siesta, tomarme un te caliente con la casa en silencio, ver una peli moñas en la tele, leer… en fin, un día de relax, de descanso de la vida.

¿Qué me decís, os animáis a acompañarme durante estas tres semanas de mi reto antiestrés? Al final veremos si ha valido la pena o no. Os dejo aquí el archivo por si queréis descargároslo y acompañarme 🙂 sólo tenéis que pinchar en el enlace: reto anti estres

You Might Also Like

10 Comments

  • Reply Carolina Vargas 8 enero, 2018 at 9:38

    Esto lo necesito yo como agua de mayooooooo, pero claro, también necesito tiempo para llevarlo acabo y ahora mismo como que no. Pero creo que en cuanto pueda me pongo al lío.

    Un beso

    • Reply dias de 48 horas 8 enero, 2018 at 16:52

      Jajajaja, ahí está, el dichocho tiempo! Mira, yo he tomado la determinación de dejar de ser siempre la última y anteponer todo a mí misma. Me lo estoy tomando muy en serio, y para empezar, ya tengo las cenas de la semana organizadas. Día 1 cumplido 🙂

  • Reply No sin mis patucos 8 enero, 2018 at 10:49

    Me parece muy bien que hayas tomado esta determinación. Creo que nos exigimos demasiado como madres, pero somos muchas cosas más y al final necesitamos ser personas, sentirnos bien, descansar, vivir.
    Hay cosas como salir una vez al mes con tu pareja que recarga las pilas y además me parece necesario. Y lo de delegar, lo mismo te digo, te entiendo porque a mi también me gusta hacerlo todo, pero no se puede y hay que asumirlo.
    Un besote.

    • Reply dias de 48 horas 8 enero, 2018 at 16:54

      Has dado en el clavo, nos exigimos demasiado. Yo personalmente, siempre antepongo las necesidades de todos a las mías y eso tiene que dejar de ser así. Pienso cumplir todos y cada uno de los días del reto, lo necesito, de verdad. Para empezar, lo de hoy ya lo he hecho, tengo las cenas de la semana ya planeadas 🙂

  • Reply Mo 8 enero, 2018 at 11:25

    Todo lo que comentas suena genial, algunas cosas ya forman parte de mi rutina, otras no y espero solventarlo 😉
    Besos!

    • Reply dias de 48 horas 8 enero, 2018 at 16:56

      Si es que no son cosas difíciles de hacer, es simplemente sacar el tiempo para hacerlas (aunque eso en sí si que es difícil jejeje). Pero bueno, estas semanas pienso llevar a cabo todas las propuestas del reto sí o sí!
      Besos!

  • Reply mamá puede 8 enero, 2018 at 11:50

    Me parece un plan perfecto!
    Yo tengo que coger alguna de esas ideas y aplicarmelas también, porque últimamente veo que vuelvo a las andadas del estres y eso no me gusta nada.

    Lo de la ropa, la rutina de belleza, lo de mandar a tu marido con la suegra… esas cosas me suenan mucho jaja pero anda que no has tardado en darte cuenta!!! jaja

    Por cierto, mi mascarilla para los pies ahí sigue, tampoco he encontrado esos 20 minutos todavía.. jooooo

    • Reply dias de 48 horas 8 enero, 2018 at 16:57

      Jajajaja, eres una gran fuente de inspiración para mi, que lo sepas ;P
      Avísame el día que te pongas la mascarilla, igual lo podemos hacer simultáneamente jejejejeje

  • Reply Nueve meses y un día después 9 enero, 2018 at 12:58

    Bufff, lo necesito como el comer. Pero en este momento muchas de las cosas no son viables. Aunque algunas sí que las hago y supongo que son las que me mantienen medio cuerda jejeje.

  • Reply Aventurasconmama 2 marzo, 2018 at 22:18

    Como ya ha pasado un tiempo…. me intriga… ¿qué tal te ha ido? ¿Ha funcionado?
    Firmado: otra estresada (jajjaja)

  • Leave a Reply