lactancia

Mi Experiencia como Donante del Banco de Leche Materna

14 septiembre, 2016

Hace ya un tiempo que colaboro con el Banco de Leche Materna del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela (el CHUS, para los amigos 😉 ) y si os digo la verdad, está siendo una de las experiencias más enriquecedoras a nivel personal de mi vida. Aportar mi granito de arena para ayudar en la recuperación de bebés principalmente prematuros me hace sentir muy bien conmigo misma, realmente me encanta poder colaborar con ellos.

Estoy escribiendo esta entrada por si me lee alguien del área sanitaria de Santiago de Compostela y está intereada en colaborar. Lo cierto es que nos dan muchas facilidades para poder hacerlo, incluso a las que no vivimos en la ciudad, así que por favor, si eres de la zona y te gustaría ayudar no lo dudes, habla con la matrona de tu centro de salud y ella te indicará lo que debes hacer.

En mi caso, mi matrona me puso en contacto con la directora del banco de leche, que me explicó más o menos el funcionamiento del banco y comprobé que yo podría colaborar sin problemas. A partir de ahí concertamos una reunión en la que me hicieron una analítica de sangre para comprobar que fuese apta como donante y una entrevista personal sobre mis hábitos de vida (si soy fumadora, si bebo, enfermedades, operaciones… lo típico), la edad de mi bebé, cuanta leche me suelo extraer…  El día de la reunión ya me dieron todo lo necesario para empezar a donar: una nevera, dos bloques de frío, biberones, gasas, suero y las etiquetas identificativas con mis datos para pegar en los biberones; sacaleches ya tengo los míos así que les dije que no necesitaba.

El modo de proceder para hacer la donación es bien fácil. Hay que tener unos requisitos mínimos de higiene para realizar la extracción, que son esterilizar siempre el sacaleches antes de usarlo, lavarnos bien las manos y los antebrazos antes de la extracción y limpiarnos el pezón con una gasa empapada en suero. Luego lo que tenemos que hacer es anotar la fecha y la cantidad de leche extraída en una de las etiquetas identificativas y pegarla en el biberón. La recomendación es congelar la leche nada más extraerla, pero en caso de no ser posible, se puede mantener refrigerada hasta que lleguemos a casa y poder congelarla. Yo no tengo problemas con este punto, porque en el trabajo tenemos una frigorífico combi, así que congelo la leche justo después de sacármela.

Biberones almacenados en el congelador

Biberones almacenados en el congelador

En mi caso, voy guardando los biberones en el congelador y los llevo al banco de leche cada tres semanas, bien metidos en la nevera portátil con los bloques de frío. En el momento de entregarlos me dan otros tantos vacíos, más etiquetas, más suero y más gasas. Otra ventaja que nos dan, es un permiso especial para poder aparcar delante de la puerta mismo del hospital durante 15 minutos, así no tenemos que perder tiempo buscando aparcamiento ni pagar el parking.

Finalmente tengo que decir que tanto la directora del banco de leche como sus compañeras son unas chicas majísimas y que están dispuestas a ayudarnos para facilitarnos al máximo la donación. Yo no vivo en Santiago y además trabajo a jornada partida, con lo cual el horario de entrega de las donaciones, que es de 8:00 a 15:00, no me viene muy bien, pero hasta ahora siempre me han ayudado a cuadrar los horarios para poder hacer la entrega.

Así que ya sabeis, si sois madres lactantes de la zona de Santiago, animaros a colaborar, no lleva casi nada de tiempo aportar nuestro granito de arena.

Nota: Para más información podéis consultar la página web del Banco de Leche Materna del Hospital de Santiago de Compostela.

You Might Also Like

11 Comments

  • Reply mamapuede 14 septiembre, 2016 at 6:24

    Se te ve feliz siendo donante de leche!

    Es genial que puedas hacerlo y que desde el hospital te pongan facilidades

  • Reply Almu 14 septiembre, 2016 at 7:54

    Yo lo hice pero para investigación, porque no me informé bien y no se la podían dar a los bebés.
    Madre mía, menudo arsenal!!! No me extraña q sean tan amables si tu lo eres y con creces!!

  • Reply Mama Puñetera 14 septiembre, 2016 at 8:51

    A mi me hubiera encantado, me parece algo maravilloso! Pero nuestra lactancia aunque larga fue complicada y yo tuve que llevar dieta especial, así que no se si hubiera podido hacerlo.

  • Reply Madre Agua 15 septiembre, 2016 at 10:24

    Ojalá hubiera más mamás que se animaran a donar a partir de leer tu experiencia.

    Un beso y a seguir soñando 🙂

  • Reply No sin mis patucos 15 septiembre, 2016 at 14:29

    Me parece algo increible lo que haces porque seguramente con tu leche se ayuda a muchísimos bebes.
    Es de admirar también que os den tantas facilidades¡¡¡¡

  • Reply anigv 16 septiembre, 2016 at 1:39

    La verdad es que funciona muy bien y son encantadoras! Sólo lamento no conseguir sacarme tanto como tú pero ahí estamos, poco a poco 😀

    • Reply diasde48horas 21 septiembre, 2016 at 16:50

      Bueno, cada una se saca lo que puede, y cada gota es importante!

  • Reply Planeando ser padres 16 septiembre, 2016 at 18:49

    Una de las grandes facilidades que hay en Barcelona es que vienen a recogerte la leche a casa. Siempre fueron súper amables y la verdad es que es una satisfacción poder ayudar así a familias que lo necesiten.

    • Reply diasde48horas 21 septiembre, 2016 at 16:38

      Oye, eso está genial!! Que se pasen a recogerte la leche por casa es la leche (nunca mejor dicho jeje)!
      Lo que pasa es que aquí no sería factible… yo vivo a casi 40km del hospital…

      • Reply Planeando ser padres 21 septiembre, 2016 at 17:15

        ¡Eso no es problema! Yo vivo a 35 km. pero te lo recogen en cualquier pueblo de Cataluña en el que te encuentres, incluso si estás fuera de tu casa de vacaciones, con tal de que no salgas de la Comunidad Autónoma.

        • Reply diasde48horas 21 septiembre, 2016 at 17:28

          Pues entonces ya es genialisimo! Todo un puntazo y una facilidad tremenda para las madres donantes!

    Leave a Reply