Maternidad Uncategorized

Los Niños y las Pistolas

9 marzo, 2017

Nunca me han gustado las armas y siguen sin gustarme. Cuando nacieron mis niños nunca se me ocurrió en ningún momento regalarles una pistola de juguete. No es que fuese algo premeditado, algo que estuviese pensado y decidido con anterioridad, no, fue solo que ni se me pasó por la cabeza, no se me hubiese ocurrido nunca, ni por casualidad regalarles una pistola.

Redondo creció sin saber qué era eso, se divirtió todo lo que quiso y más jugando con todos sus juguetes, nunca ha necesitado una pistola para divertirse. Y tal y como le pasó a Redondo, le está pasando a T-Rex, que tampoco juega con pistolas. Incluso las pistolas de agua que les compramos en verano no tienen forma de pistola, las que yo les compré son estas cilíndricas con un émbolo, no sé si sabéis a cuales me refiero.

El caso es que al poco de empezar Redondo el año pasado el cole las pistolas entraron en nuestras vidas. Empezó a poner las manos con forma de pistola y a disparar, con los megablocks se construye pistolas… yo sigo sin comprarle armas, ahora ya premeditadamente, no se las compro porque no me da la gana. Creo que las armas no son algo para tomarse en broma y no son juguetes adecuados para los niños, lo último que necesitan es asociar arma con diversión o con juego. Creo que es algo muy serio, y que les hay que enseñar que son peligrosas, que no son divertidas y que no se puede jugar a disparar a personas (ni a animales, ni a cosas, pero a personas mucho menos; entendedme, por favor).

La primera vez que llegó del cole con la cantinela de las pistolas no me gustó nada de nada, cada vez que hacía el gesto yo le decía que eso no se podía hacer, que las pistolas hacen mucha pupa y no se puede jugar con ellas… buen, todo mi repertorio. Ahora cada vez que lo hace me mira y sin que yo diga nada ya él sólo me suelta un: “mamá, no es una pistola de verdad ¿eh? es de mentira y dispara piñas” Lo de las piñas no se muy bien de dónde lo ha sacado pero se ve que mi mensaje sólo ha calado a medias… y me da la sensación de que nunca calará más de lo que ha calado, desgraciadamente.

Hace unos días vimos una imagen que a nadie le llamó la atención más que a mi. A mí se me quedó grabada en el cerebro. Se trataba de un bebé pequeño, sentado en su sillita y jugando con una pistola de juguete. Ni siquiera se trataba de una de estas de colorines, o una de hacer pompas, no, era una pistola negra, muy realista. Me pareció hasta grotesco, ver a un bebé jugando así con un arma de juguete. Y no quiero ofender a nadie, no es mi intención en serio, pero es que se me revuelve algo dentro al ver este tipo de cosas. Mi pensamiento es ¿no habrá otros juguetes más adecuados para un niño pequeño (un bebé en este caso)? ¿tiene que jugar con una pistola, un juguete que imita un arma de fuego, que puede matar?

No quiero que mis hijos crezcan jugando a disparar y a matar gente. No quiero vanalizar un tema tan serio, no quiero que ellos vean las  armas como algo divertido y desde luego no quiero que jugar a matar les parezca divertido. Me niego a aceptar eso. Así que me seguiré negando a comprarles pistolas e intentaré que no se las regalen tampoco (y si es así, lo siento pero van a desaparecer).

Mucha gente cree que exagero con este tema, e igual es cierto, no digo que no, pero no sé, el dinero que cuesta una pistola en los chinos prefiero gastármelo en un libro de pintar, en un dinosaurio, un tractor o cualquier otra cosa que les guste. 

¿Qué os parece este tema? ¿Compráis pistolas a vuestros hijos?

You Might Also Like

12 Comments

  • Reply La maternidad de Krika en Suiza 9 marzo, 2017 at 6:58

    Opino exactamente exactamente lo mismico que tú!! Lo único que me hace gracia del tema es que mis hijos en vez de disparar dicen “pistolar”, que es una palabra que me ha hecho mucha gracia y que no les he corregido porque me parece más inocente que disparar. Yo también les suelto el sermón y también me dicen “pero mamá, tranquila que no es de verdad, es de finta (de mentira en italiano), y es sólo para pistolar a los malos”. Uf, el cole tiene muchas cosas buenas pero también aprenden todo lo malo 😔

    • Reply diasde48horas 9 marzo, 2017 at 19:06

      jajjaja, me hace mucha gracia lo de pistolar jejeje. Redondo también me dice que es sólo para matar malos… en fin. Es lo que dices tú, que del cole a veces también traen lo malo para casa…

  • Reply mamapuede 9 marzo, 2017 at 7:08

    Totalmente de acuerdo!
    Alucine cuando un Leo hizo la primera vez con los megablocks una pistola. ¿Pero de donde han sacado eso? Casualmente unos días después en una excursión con sus amigos lo entendí 😔.

    Mis hijos saben que a mí no me gusta hasta tal punto que este año se fueron al pueblo de su padre y mis suegros le compraron una pistola (él La debió pedir y a pesar de que saben que no me gusta la compraron), Leo aprovechó la situación, yo no estaba y su padre hizo la vista gorda (nos costó una bronca) pero para que veas, Leo me hizo una foto para enseñármela porque tampoco quería ocultármelo.

    En cambio Gonzalo está todo el día con las pistolas para arriba y para abajo, y con el vamos a luchar, las espadas de piratas… eso sí, aquí tengo que decir que yo si le he comprado una espada para el disfraz de pirata y que los playmobil de Reyes venían con pistolas…

    • Reply diasde48horas 9 marzo, 2017 at 19:04

      Lo de los megablock debe estar muy generalizado, por lo que se ve.
      Nosotros también tenemos espadas (sobre todo espadas laser de la guerra de las galaxias y alguna de pirata también) pero no es lo mismo, con ellas jugamos a luchar un rato pero no muere nadie, no jugamos a matar, jugamos a luchar. No sé si me explico…

  • Reply Una mama mas 9 marzo, 2017 at 7:53

    Yo tampoco soy amiga de las pistolas! A nosotros nos regalaron una y no tarde nada en tirarla. Y lo de los mega blocks sera de todos los niños! Porque el mio también lo hace! Intento no darle importancia, pero porque cansada estoy de explicarle a la gente que no es gracioso, que no es un juguete y que de juego tiene poco. Mis suegros siempre están comprando pistolas, y yo me dedicó a sacarle las pilas y a romperlas, no me gustan. Mi padre cuando le compró una, contra mi voluntad, la pistola no entró en la casa. Y si, espadas también tenemos, pero no jugamos a apuñalarnos, jugamos a los espadachines. Donde nadie muere, nadie se hiere.
    Que no eres la única!

    • Reply diasde48horas 9 marzo, 2017 at 18:57

      Jajaja, lo de los megablocks debe ser generalizado, ya veo, se buscan la vida como pueden.
      Nosotros también tenemos espadas, pero es lo que tu dices, no jugamos a matar a nadie, luchamos un rato con ellas y luego lo dejamos, nos damos una tregua como quien dice, jeje, no acaba nadie haciéndose el muerto en el suelo.
      Me alegra mucho ver que no estoy sola en esto 🙂

  • Reply Aprendemos con mamá 9 marzo, 2017 at 9:26

    Antes me parecía totalmente normal pero hace un tiempo que pensé lo mismo que tú y le aparté de las pistolas. Parece un juego pero creo que es una manera de iniciarle en la violencia y mejor que juegue a otra cosa más pacífica

    • Reply diasde48horas 9 marzo, 2017 at 18:54

      Claro, hay muchísimas cosas con las que jugar sin llegar a las pistolas. Yo al menos lo veo así… que jugando con ellas no le hacen daño a nadie, cierto, pero yo no quiero “echar leña al fuego” por decirlo de alguna manera

    • Reply diasde48horas 9 marzo, 2017 at 19:01

      Exacto, es un juego que lo que consigue es normalizar la violencia; les hace ver que matar al alguien es normal…

  • Reply No sin mis patucos 9 marzo, 2017 at 12:05

    Es un tema bastante delicadito. Mira yo siempre pensé que no quería que mis hijos jugasen con pistolas, me parece un juego bastante absurdo, la verdad, jugar a matarse.
    La cuestión es que no les podemos meter en una burbuja y juegan y hablan con otros niños. Por esto, estas navidades toda la obsesión de Diego era tener una pistola de esas que se llaman Nerf, yo no sabía ni lo que era. Tanto me la pidió que entonces me puso en un dilema conmigo misma.
    Uno de mis principios básicos es no prohibir, sino enseñar a elegir. Creo que cuanto más le prohiba una cosa, más lo van a querer. Diego con 6 años puede entender pq las pistolas no son buenas, pero quiere jugar con su amigo. Total, que al final, los reyes trajeron una pistola para Diego y una para Alejandra, que por unirse a la polémica se le antojó otra. Lo bueno es que están muertas de risa en un armario y que como ya las tienen ya no las piden. Objetivo conseguido.
    Yo creo que no eres exagerada, hay muchas cosas con las que jugar y muchos juguetes apropiados a cada edad. Entiendo perfectamente tus sentimientos.

    • Reply diasde48horas 9 marzo, 2017 at 18:53

      Pues yo creo que has hecho muy bien, cuando el niño se empeña en que lo quiere, si no hay manera de convencerlo lo mejor es lo que has hecho tu: ceder, porque si no cedes es peor, se va a convertir en su objeto de deseo. Sin embargo, al ceder y comprárselo, la cosa seguramente acabe cayendo por su propio peso, como fue en vuestro caso.
      Yo intentaré seguir evitándolo mientras pueda…

  • Reply Sépoles mellis 9 marzo, 2017 at 23:15

    Mis chicos van a hacer seis años y la primera pistola fue de este Carnaval porque quiso vestirse de americano y le dejé claro que era para el disfraz pero que luego no se usaba.
    Al terminar carnaval la escondi y no la ha echado de menos.
    Ellos dicen que van a “pistolear”. Cuando me la ha pedido que creo que habrá sido una o dos veces le he dicho que no se la compro porque no considero que sea un juguete y porque no permite jugar con mas personas. Siempre se ha conformado. Las de playa y piscina también las compro cilíndricas.

  • Leave a Reply