Uncategorized

Esas mamás perfectas

28 enero, 2014

Por si acaso no queda claro por el nombre del blog, voy a decir una vez más que necesito días de 48 horas. No sé como se las arreglan las demás mamás del mundo, pero para mí 24 horas no son suficientes. 

Creo que ya he comentado más veces que vivimos en un pueblo en Galicia. Todas las embarazadas de la zona nos hacíamos los controles rutinarios con la matrona del centro médico, así que en la sala de espera de la consulta fui coincidiendo con algunas de las mujeres que estaban embarazadas al mismo tiempo que yo. El caso es que un día, ya al final del embarazo, estaba yo esperando a que me llamara la matrona y llegó una chica que era vecina mía cuando éramos pequeñas y que además estuvimos en la misma clase durante varios años en el colegio y el instituto. Nos llevábamos más o menos bien, no es que fuéramos amigas pero sí halábamos de vez en cuando, teníamos una relación cordial. Luego yo me fui a Santiago a hacer la carrera, ella se quedó en el pueblo y perdimos el contacto. 

En cuanto nos vimos en la consulta nos pusimos a hablar y resulta nuestra fecha de parto era casi la misma, sólo teníamos una semana de diferencia. Pero la gran diferencia entre ella y una servidora era que ella estaba perfecta, maquillada, perfectamente peinada con su pelo planchado y todo, sus tobillitos esbeltos, maravillosa, vamos. Yo sin embargo, entre lo hinchada que estaba y mis pies-bola no tuve un embarazo demasiado glamuroso…Y allí estaba yo sintiéndome como una mierdecilla con mis pantalones del Decathlon y mis zapatillas blancas de correr que eran el único zapato en el que me entraban los pies, a parte de las chanclas. 

Siguió pasando el tiempo, nacieron nuestros retoños y hemos vuelto a coincidir varias veces. Bueno, pues en todas y cada una de esos encuentros se repite la misma película. Ella perfecta, sin un pelo que se mueva de su sitio, maquillada, monísima. Y yo pues un día con el pelo sucio, otro día con las cejas sin hacer, otro día con las gafas llenas de huellecitas minúsculas… porque de lentillas ya ni hablar, por supuesto… y podría seguir detallando hasta el infinito. 

Mi pregunta es: ¿pero cómo lo consigue? Es que yo lo veo imposible, no soy capaz de imaginarme cómo es capaz esa mujer de salir así de arreglada de casa. Para mi ya es tarea de titanes ducharme, desayunar y lavarme los dientes. Y menos mal que tengo a mi Hombre Tranquilo que si no me tendría que levantar a las 6 de la mañana para salir de casa a las 8:45. Y ya no es sólo salir arreglada de casa si no que para más inri permanece arreglada todo el día, que da igual que me la encuentre a las 10 de la mañana en la consulta de la pediatra que a las 8 de la tarde en el súper, la mujer está siempre igual. ¿Pero de dónde saca el tiempo?

 Según el cartel este y como trabajo a jornada completa sólo me queda una para escoger así que… lo dicho, necesito días de 48 horas. 

Por favor, que algún alma caritativa me confirme que no soy la única…

You Might Also Like

11 Comments

  • Reply Mo 28 enero, 2014 at 16:51

    Por suerte yo no ando rodeada de mamis “perfectas”…así mi autoestima aún anda bastante rumbosa, jajajaja!
    Muas!

  • Reply Paula Fernández Sánchez 28 enero, 2014 at 20:54

    jajajaja creo que esa la excepción!! que vivan las camisetas manchadas de galleta, las manchas de leche en las tetillas y las uñas sin pintar!! no te agobies que lo extraño es lo ella jeje mmua!

  • Reply Patricia Vera 28 enero, 2014 at 21:58

    Con decirte que la peluquera me ha dado por imposible cuando voy a hacerme las cejas una vez cada ¿tres meses? Y mi peinado oficial desde hace un año es coleta (vale, algo pasable) pero ¡con tres horquillas para recogerme el flequillo! Y lo peor es que hasta me veo bien hasta que me hacen una foto y me enfrento a la cruda realidad. Menos mal que para mi bebé sí que soy perfecta, y tú para el tuyo.

  • Reply diasde48horas 29 enero, 2014 at 9:26

    Suerte que tienes, hija, disfruta mientras puedas ;P
    Besos!

  • Reply diasde48horas 29 enero, 2014 at 9:31

    Se me habían olvidado las camisetas manchadas de galleta!!! Qué cabeza tengo!
    Menos mal que estoy viendo que nos soy la única mamá desastre, ya me estaba yo hundiendo en la miseria ;D
    Muaks!!

  • Reply diasde48horas 29 enero, 2014 at 9:36

    Jejeje, yo me hago las cejas cuando voy a cortarme el pelo y, si tengo tiempo (je-je-je), me las apaño en casa entre medias, tampoco os creais que ando por ahí pareciendo Frida Kahlo… aunque a veces casi 😉
    Y tienes razón, deja de importar todo cuando viene mi Redondo y me da un besito o un abrazo porque sí, o se abraza a mí para dormirse… me derrito…

  • Reply Mamá Pata 29 enero, 2014 at 9:38

    Buf! Yo creo que hace tiempo que no salgo conjuntada de casa, pero no me doy cuenta hasta que me reflejo en algún cristal por la calle, y digo ¿pero donde vas con estas pintas? jajaja

  • Reply Caminem plegats 29 enero, 2014 at 10:09

    No mujer , no. No es que tenga tiempo para maquilalrse y arreglarse. Es que no se desmaquilla nunca y lleva peluca !! ay, inocente. jejeje.
    A mi me encanta ir sin arreglar , es el signo de que las cosas que realmente me importan no tienen nada que ver con mi look externo .
    Jaja, en los últimos emses a mi sólo me cabian zapatillas anatómicas de abuela !! ajajja O sea que todavai ibas más moderna que yo !!
    Un beso

  • Reply diasde48horas 29 enero, 2014 at 10:16

    ¿Hablas de ti o de mí? Porque describes mi caso a la perfección jejeje

  • Reply diasde48horas 29 enero, 2014 at 10:23

    A ver si va a ser eso… no había caído yo en lo de no lavarse la cara y lo de la peluca, pero ahora que lo dices tiene mucho sentido 😉
    A mi ir sin arreglar encantar, encantar no me encanta, pero tampoco me preocupa porque como tú dices, es lo menos importante de mi lista con bastante diferencia.
    Y si, mis pies y tobillos eran una enorme bola redonda, pero gracias a dios no necesité recurrir a las zapatillas de abuela, uff!!
    Un beso!

  • Reply La ciclogénesis explosiva y yo con estas pintas | días de 48 horas 4 marzo, 2015 at 13:11

    […] la sala de espera y mientras le estoy sacando la cazadora a Redondo ¿sabeis quien entra? Pues sí, la madre perfecta. Y se repite la misma escena de siempre. Yo con mis pelos todos revueltos por culpa de la […]

  • Leave a Reply