Embarazo

Errores que no pienso repetir de cara a mi segundo parto: las visitas

3 marzo, 2015

Ya sé que todavía falta mucho tiempo de para que llegue el momento del parto… aunque este embarazo se me está pasando tan rápidamente que en menos de nada ya estamos ahí. De todas formas tengo clarísimo que hay ciertos puntos relacionados con las visitas en el hospital en los que me equivoqué de cabeza, ahora tengo clarísimo cuales son los errores que no pienso repetir de cara a mi segundo parto.

En este post conté cómo fue la llegada de Redondo a este mundo, no fue para nada como yo me lo había imaginado ni como quería en un principio que hubiese sido. Nunca me imaginé que podría acabar en cesárea, pero al final la experiencia resultó ser maravillosa igualmente. Tuve una cesárea respetadísima, a los 15 minutos ya estaba con mi niño en la teta, nada de horas de separación, y todo el personal del hospital nos trató genial, nos ayudaron muchísimo con la lactancia… en definitiva, que fue una experiencia casi perfecta. Casi. Porque aquí es cuando entra en escena mi mala cabeza.

Resulta que mi marido y yo, inocentes de nosotros, le dijimos a la familia la fecha límite que me habían puesto, es decir, el día que tenía que ingresar para hacerme una inducción si no me ponía de parto antes. Total, que llegó el día y Redondo seguía sin ganas de salir… así que hubo que desalojarlo, que la casa se le quedaba pequeña. Para mí, el momento del nacimiento de mi hijo, es un momento íntimo en el que sólo quiero que estemos mi marido y yo… bueno, y el personal médico necesario. El momento de conocer a mi bebé, quiero que sea casi tan íntimo como el momento de concebirlo, en serio, no quiero que ese momento tan especial se convierta en un circo de gente. No me gusta tener a gente allí tocando las narices y privándome de mi momento con mi niño… y eso es extensible a todo el proceso del parto, no sólo al momento del nacimiento en si. Esta es mi opinión, no tiene por qué coincidir con la de los demás, pero para mi era importante que fuera así… y al final resultó ser casi todo lo contrario. Primer error que no pienso repetir: no voy a avisar ni a cristo bendito cuando ingrese en el hospital. Bueno, mis padres lo sabrán porque se tendrán que quedar con Redondo pero al resto nada de nada.

Ingresé a las 9 de la mañana y, a pesar de que estaba operada de un pie, mi suegra se presentó a las 11 de la mañana en mi habitación del hospital, con un par. Yo que no había dejado ir a mi madre ¡a MI madre! tengo que aguantar que la suegra se me persone allí a tocar las narices a las 11 de la mañana, con el aprecio que le tengo. Ella llegó, preguntó en que habitación estaba yo, y allí que se nos planta. Menos mal que Hombre Tranquilo consiguió que se marchase relativamente pronto, estaría allí como una hora… aunque fue suficiente para ponerme de mala leche. Por la tarde también apareció una prima mía, pero esa es maja y se marchó enseguida. Segundo error que no pienso repetir: les pediré a las enfermeras que no dejen pasar a nadie.

Finalmente, a última hora de la tarde, a mi madre ya no había quien la contuviera en casa y vinieron mis padres al hospital a vernos… con tan mala suerte que justo se estaban marchando cuando vino la ginecóloga y me dijo que tocaba cesárea, así que ya se quedaron allí… lo cual también entiendo un poco. Si yo voy al hospital a ver a mi hija y justo me dicen que la tenemos que operar, pues me quedo, no me voy tan tranquila para mi casa a dormir. Así que no tuvimos ese momento de privacidad que yo quería para conocernos como familia. Mis padres se marcharon enseguida, en cuanto me subieron para la habitación y comprobaron que tanto yo como el niño estábamos bien ya se marcharon y nos quedamos allí los tres solos. Pero bueno, no tuve ese primer momento de privacidad que hubiese querido.

El día que nos fuimos para casa otra vez más de lo mismo, yo que quería también estar los tres solos en ese momento va y se presenta mi suegra justo a  la hora de irse…y encima de joderme la salida del hospital como familia de tres, la tenemos que llevar a su casa en coche porque está operada del pie… (pero venir, vino andando, ojo al dato). Tercer error que no pienso repetir: no le voy a decir a nadie cuando nos dan el alta. Ya avisaré cuando lleguemos a casa.

Hasta aquí los errores cometidos en el hospital, otro día os cuento sobre las visitas en casa, que eso da para otro post…

You Might Also Like

53 Comments

  • Reply garbanzita 3 marzo, 2015 at 6:37

    uy yo este tema lo estoy hablando con la gente, pero a habido gente que me a dicho incluso que ellos haran lo que les de la gana… asi que creo que lo voy a llevar muy muy mal.. un besito

    • Reply diasde48horas 3 marzo, 2015 at 9:30

      Pues aún estás a tiempo de ponerle freno, aprovecha.
      Besos!

  • Reply anigv 3 marzo, 2015 at 7:21

    Seguro que esta vez es tal y cómo queréis!!! Un beso

  • Reply mamapuede 3 marzo, 2015 at 7:33

    Déjalo muy claro desde ya!
    En mis dos cesáreas estuvieron mis padres con Óscar, cosa que agradezco, esos momentos creo que es mejor estar acompañado, y en el nacimiento de mis sobrinos yo también estuve por allí, acompañando a mi hermano y al padre de mi sobrina, eso si, cuándo llego el momento de que estuviesen juntos los tres ahí desaparecieron/desaparecimos todos. Es un momento íntimo.

    Incluso conseguí que estuviésemos solos cuándo entro Leo a conocer a Gonzalo, ainsss que me estoy emocionando de recordarlo, pues anda que no estoy sensible con el tema!

    • Reply diasde48horas 3 marzo, 2015 at 9:33

      Ese también es un momento muy especial en el que quiero que estemos los cuatro solos, cuando Redondo venga a conocer a su hermanito.
      A ver si esta vez conseguimos tener todo controlado…

  • Reply Mama Blogger 3 marzo, 2015 at 8:27

    Yo también lo hice, porque con la primera no pude descansar de tanto ir y venir de la gente!! Pero con el segundo avisé cuando ya estaba en casa, menos a los más allegados que esos fueron los que vinieron.

    • Reply diasde48horas 3 marzo, 2015 at 9:35

      A mi las visitas luego en la habitación tampoco me molestaron demasiado, lo que me fastidió fueron esos momentos especiales en los que me hubiese gustado estar nosotros solos como familia… A ver si esta vez hay más suerte

  • Reply másqueelprimerdía 3 marzo, 2015 at 9:53

    Es que claro, soñamos con ese momento tan especial, tan íntimo y tan nuestro que ver luego a la suegra allí tiene que ser para ponerse a llorar!!! Buf! Yo no quiero -ni de coña!- que la mía esté allí mientras yo sufro con las contracciones! 🙁

    un besito!

    • Reply diasde48horas 3 marzo, 2015 at 9:56

      Me entiendes a la perfección… Por eso está vez no la avisamos ni de coña jejejeje
      Besos!!

  • Reply misuperbabycom 3 marzo, 2015 at 10:03

    En estos casos es cuando me alegro que
    MI familia, viva a casi 800 kilómetros, porque mis tíos son de los que se te apalancan en el hospital y de ahí no salen. A mis hermanas si las eché de menos… Con SB dijimos que no queríamos ninguna visita, pero por culpa de mi suegro al final vino más gente de la deseada, menos mal que solo fue una tarde, pero vaya tarde… Los momentos íntimos lo fueron, no estaba nadie esperando y mayor parte del tiempo estuvimos solos, cosa que agradecí eternamente. Esta segunda vez voy a ser más tajante, aunque luego la gente hace lo que quiere.

    • Reply diasde48horas 3 marzo, 2015 at 10:11

      Pues mira, realmente es una cosa que pienso muy a menudo… Esto de vivir cerca de la familia a veces es una putadilla, aunque también tiene sus ventajas. A ver esta vez como nos va

  • Reply pequeboom 3 marzo, 2015 at 10:18

    Yo la verdad es que no sé qué me pasó, estaba tan eufórica que aunque el primer día hubiera preferido no ver a nadie el resto no me importó, la verdad.

    • Reply diasde48horas 3 marzo, 2015 at 10:43

      Si, a mi fue sólo en esos momentos puntuales que eran especiales para mi. El resto de días tampoco me molestaron demasiado las visitas… excepto unos que vivieron a las 9:30 de la noche.

      • Reply pequeboom 3 marzo, 2015 at 11:12

        Vaya horas…la gente en qué piensa???

        • Reply diasde48horas 3 marzo, 2015 at 11:58

          Eso mismo pensé yo!! A quién se le ocurre venir a las nueve y media de la noche??

  • Reply mamaenbulgaria 3 marzo, 2015 at 10:46

    Yo confieso que mentí como una bellaca sobre mi FPP para que la gente me dejara en paz jaja!
    Qué pena que tuvieras que aguantar visitas indeseadas, a veces la gente no pilla que ayudan más quedandose en casa..

    • Reply diasde48horas 3 marzo, 2015 at 10:56

      Que buena idea!! Yo no estuve tan espabilada, la verdad…
      A ver si esta vez tengo más suerte y hago mejor las cosas para que no se me entere nadie jaja

  • Reply Aporelbebe 3 marzo, 2015 at 11:43

    BuuufFF! Yo tengo pesadillas solo de imaginarme a mi suegra entrando por la puerta de la habitación, y ya cuando voy más allá y pienso en que lugar pretende dormir ( cuando no viven en Madrid), ahí ya me dan los 7 males imaginando que sus pretensiones sean quedarse unos días en casa😡😡😡

    • Reply diasde48horas 3 marzo, 2015 at 12:00

      Ahhhh!!! Pesadilla máxima!! Yo, con la suegra que tengo, no lo permitiría ni de coña. Me da igual quedar mal con ella, pero sólo de pensar en tenerla allí metida todo el día me da algo!

  • Reply Cristina Madre Autónoma 3 marzo, 2015 at 13:17

    Nosotros visitas tuvimos pocas, ya avisamos de que no queríamos que viniera nadie y como di a luz en e Salnés, tampoco es que a la gente les pillase muy a mano.
    Para mí lo pero fue que mis suegros (que viven fuera) se presentaron en casa el mismo día del alta y se quedaron más de una semana en casa! Lo pasé fatal, yo quería estar a mí aire y no podía. Si hay un próximo, ya avisé a J que sus padres se quedan en su casa por lo menos las dos primeras semanas.

    • Reply diasde48horas 3 marzo, 2015 at 14:28

      Ay, que suerte con el hospital. A mi es que me queda bastante lejos, si no allá que me iba de cabeza.
      Lo de los suegros si que es una auténtica pesadilla!! A mi se me planta la suegra en casa una semana y me da algo, en serio

  • Reply entremishoras 3 marzo, 2015 at 13:52

    Yo la verdad es que en ninguno de los dos partes di instrucciones sobre las visitas. Es cierto que con Niño vino muchísima gente, pero estuve 10 días en el hospital así que iban repartidas y al fin y al cabo me entretenían un poco. Pero con Niña que fueron sólo dos días y en fin de semana, no vino casi nadie y qué quieres que te diga, me sentó fatal, pero no por el hecho de que no viniera gente, que me da igual, estuvimos los tres y mi madre y mi suegra a ratos y tan contentos. Sino por el hecho del diferente trato a mis hijos, qué pasa, que al primero todo el mundo quiere verlo y hacerle regalos, pero el segundo no merece lo mismo? Como ya has tenido uno, al segundo que le den? Me sentó como un tiro de verdad…
    Bueno tú adelante, y si es lo que sientes y te apetece disfrutarlo vosotros, pues da la menor información posible!

    • Reply diasde48horas 3 marzo, 2015 at 14:30

      Pues la verdad es que si que fue raro, sobre todo al coincidirte en fin de semana, que por lógica debería ir más gente, no?

      • Reply entremishoras 3 marzo, 2015 at 14:35

        Por eso, pasó el sábado y ni cristo, incluso hubo gente de la familia que no vino! Y me sentó mal por eso, por la diferencia con Niño, si a él lo viniste a ver y le trajiste un regalo, pues a ella también no? Que insisto que no es por el regalo sino por el hecho, para mí fue como un desprecio o una falta de interés pero bueno, cada cuál con lo suyo! Un beso guapa!

        • Reply diasde48horas 3 marzo, 2015 at 15:10

          Si, te entiendo, el regalo es lo de menos… Pero el detalle quedo feo, la verdad

  • Reply Mama Puñetera 3 marzo, 2015 at 14:29

    Yo avisé solo a mis padres y a mis suegros. Y luego vinieron pocas visitas al hospital por expreso deseo nuestro. Son momentos muy delicados en los que esta la necesidad de intimidad como familia, pero eso hay gente que no lo entiende… Tu suegra, ejem, vaya tela tu suegra!

    • Reply diasde48horas 3 marzo, 2015 at 14:32

      Pues que suerte tuvisteis!! Espero que esta vez nosotros lo llevemos mejor también.
      Mi suegra… es un mundo a parte…

  • Reply sagochayo 3 marzo, 2015 at 14:57

    Yo tengo la “suerte” de vivir tan lejos que sólo estuvo mi madre que vino a echarnos una mano ya unos días antes del parto. Lo peor fue que luego vino mi padre con mi hermana y sobrino unos días y justo después mis suegros una semana. Hasta que no pasó un mes no empezamos a sentirnos una familia

    • Reply diasde48horas 3 marzo, 2015 at 15:12

      Pues mira, no te envidio nada. A mi mi madre me volvió loca los primeros días… y mi suegra todavía más. Bueno, a ver cómo nos apañamos esta vez

  • Reply mamaruja24horas 3 marzo, 2015 at 15:38

    Qué pena que haya gente que no lo entienda, y tengas que estar con ciertas “restricciones”. Yo con los dos, han ido la familia más allegada, Enhorabuena, qué tal estáis, qué contentos todos y a casa. Con cabeza, como debe ser. Claro, que también hubo alguna visita inesperada… pero en general bastante bien.
    Suerte con tu segunda vez! (cómo se va aprendiendo, eh?)

    • Reply diasde48horas 3 marzo, 2015 at 17:22

      Uff, tienes toda la razón, ahora para la segunda vez hemos aprendido un montón, la primera teníamos una venda en los ojos, ignorantes total!! Jajaja
      Gracias!!

  • Reply Un Papá en Prácticas 3 marzo, 2015 at 15:55

    Nosotros controlamos un poco las visitas, pero sí que es cierto que un par de días después de estar en casa mis padres, que viven fuera, vinieron a vernos y se quedaron el fin de semana. Hubiese sido mejor que esperasen una semana más, pero fue imposible contenerlos. Al margen de eso, la madre y los abuelos de la mamá jefa, que se pasaron por casa varias veces y por el hospital la tarde después del parto, pero nada agobiante. No fue mal si tenemos en cuenta otras experiencias.

    • Reply diasde48horas 3 marzo, 2015 at 17:24

      Si, la verdad es que ni tan mal… A ver si nosotros de esta vez tenemos la misma suerte

  • Reply Diario de una Mami 3 marzo, 2015 at 17:20

    ¡Cómo te entiendo! Mi próximo parto y postparto (si vuelvo a tener uno) espero que no sean así. Mi dilatación se propagó como la pólvora por toda la familia (si lo sé no aviso a mi madre): ¡el whatsapp de mi chico echaba humo! Mi suegra se presentó a las 9 de la mañana del día siguiente (di a luz la noche anterior, a las 00h) y se pasaba el día entero en la habitación. ¡Imposible descansar con alguien vagando por allí! ¡Esto no vuleve a pasar!

    • Reply diasde48horas 3 marzo, 2015 at 17:25

      Somos almas gemelas de parto jajaja. Para la siguiente cremallera!! En boca cerrada no entran moscas jaja

  • Reply Yo tampoco sabía... 4 marzo, 2015 at 0:22

    Ufffff ese momento. En mi caso para mi sorpresa mi Rubio asumió total y absolutamente el control tanto en el hospital como en casa y se quedaba más alto q ancho cuando alguna vez tenía q decir q ese no era el momento, q ua avisaría él para q nos vinieran a ver. Ya verás q irá todo como tú quieres. Feliz día! Muack!

    • Reply diasde48horas 4 marzo, 2015 at 8:06

      Ay, ojalá! Así me gusta, mira tu Rubio que tenía todo bien controlado!
      Un beso!

  • Reply lamamadealvaro 4 marzo, 2015 at 0:31

    Jooo, q no ma ha salido tu post en el lector!
    Haces bien en apuntar tus errores para no volver a cometerlos. Yo también cometí unos cuantos, ilusa de mí, pero para la próxima vez ya voy de vuelta 😉
    Besos

    • Reply diasde48horas 4 marzo, 2015 at 8:07

      Pues igual que yo entonces… Pero tus vas más preparada que no te importa decir cuatro cosas y te quedas tan ancha. A ver si yo también lo consigo!

  • Reply yademasmama 4 marzo, 2015 at 7:28

    Ay, mucha suerte en este parto, seguro que te quitas la espinita. En el mío la gente fue muy respetuosa y apenas tuve visitas. Como yo estaba muy mal y el bebé en la incubadora, no conmigo, no había nada que ver. Dedpués las visitas se agolparon en casa, y aquello fue casi peor…

    • Reply diasde48horas 4 marzo, 2015 at 8:12

      Ojalá lo consiga. Lo de las visitas en casa también daría para otro post.., pero en fin..

  • Reply Mamá Pata 4 marzo, 2015 at 10:37

    jeje! Yo fui super rancia y dije a todo el mundo que de primeras no quería a nadie en el hospital, lo que me tocó oir! Pero como el parto fue tan bueno les di el ok para venir, de hecho retransmitimos el parto por whatsapp. Eso si, no se acercó nadie hasta que ya habían pasado 2-3h desde el nacimiento. Y las visitas fueron todas consensuadas, quitando unos tíos míos nadie se acercó al hospital sin antes preguntar si podían venir.
    Mucha suerte guapa!

    • Reply diasde48horas 4 marzo, 2015 at 10:39

      Jo, pues que suerte!! A mi me llegaron sin avisar y en los peores momentos… Pero bueno, las visitas los días posteriores tampoco me molestaron demasiado.
      Esta vez voy a hacer como tu, voy a ser rancia y allí no entra bicho viviente!! 😜😜

  • Reply planeandoserpadres 4 marzo, 2015 at 11:41

    Para no cometer esos mismos errores, en los que también caí como primeriza, yo barajo lo de llevar el embarazo en secreto hasta el día del parto o lo de largarme a parir a otra ciudad lejana.

    • Reply diasde48horas 4 marzo, 2015 at 11:55

      JajaJajaja, buenas ideas, para la primera ya llego tarde pero la segunda la tendré en cuenta 😄😄

  • Reply mamirecientecuenta 4 marzo, 2015 at 18:32

    Me parece una gran idea. Creo que cada mami es un mundo y la verdad es que se nos tendría que respetar más.
    Yo la verdad es que si me quedo embarazada, creo que me pasaré el primer trimestre sin decírselo a nadie. Solo al papi de la criatura, porque el problema de que lo contásemos a mis padres, es que al día siguiente mi teléfono ardía con las llamadas de familiares.
    En cuanto al resto. Puedo decir que lo del parto fue como quise. Solo estuvo mi marido. Mis padres esperaron pacientemente en la sala de espera. Y estuvimos bien, las primeras horas. Pedí que todo el que quisiera viniera al hospital. Más que nada porque son visitas de cortesía, de 10-15 minutos y en casa así no nos molestó nadie. Algo que agradecí profundamente. Eso sí, la primera tarde, se juntaron 18 personas en mi habitación.

    Saludos

    • Reply diasde48horas 4 marzo, 2015 at 19:11

      Madre de dios! 18 personas!!! Que locura!! Eso a mi me hubiese vuelto loca…

  • Reply Sonia Martin 5 marzo, 2015 at 17:07

    A mi este tema me toca la fibra sensible también,que malos recuerdos,que mal lo pase con lo de las visitas,estuve al borde de la depresión,en serio! tuve que ir a llorar al cuarto de las enfermeras y una supermaja,me dijo que me tenía que poner borde y les echo ella misma a todos de allí;también se nos agrego mi suegra en el coche el día que vinimos a casa…y mil cosas mas que ahora mismo si me volvería a quedar embarazada no repetiría aunque me dejasen de hablar! Es recordarlo y me dan ganas de llorar…uff
    Mucha suerte,ojala lo consigas
    Besos

  • Reply Una sonrisa para mamá 6 marzo, 2015 at 22:39

    Cómo te entiendo. Cuando Iris nació me hicieron una cesarea de urgencias y al tener la familia fuera y ser ya las 9 de la noche en invierno no dio tiempo a que viniesen, pero al día siguiente se convirtió en una feria que terminaba nunca. Cuando nos dieron el alta y volvimos a casa, teniamos allí de anfitriona a mi suegra con las tias esperandonos, sin parar de llamar al móvil para ver porqué tardabamos tanto ufff lo recuerdo con horror. Si repitiese con un segundo embarazo no cometería el mismo error 😉

    • Reply diasde48horas 10 marzo, 2015 at 22:30

      Uff, que pesadilla!! A mi me da algo si me encuentro ese panorama. Pero también te digo una cosa, esta vez no se va a repetir lo de la anterior, voy a volverme borde y si alguien me molesta no me pienso cortar ni un pelo (eso lo digo ahora pero luego seguro que me callo 😩😩)

  • Reply Las visitas en casa después del parto | días de 48 horas 19 marzo, 2015 at 0:16

    […] unos días escribía un post sobre las visitas en el hospital y los errores que no tengo pensado volver a repetir de cara a mi segundo parto. Hoy vengo con lo […]

  • Leave a Reply