Embarazo Uncategorized

De como llegó TRex a nuestras vidas: los previos

1 septiembre, 2015

Creo que después de mi retiro del último mes, lo primero sobre lo que quiero escribir es sobre como llegó TRex a nuestras vidas. Como la historia completa se haría bastante larga, creo que lo voy  a dividir en dos posts. Así que aquí va la primera, los previos.

De como llegó TRex a nuestras vidas

TRex se hizo esperar. Mucho. Estaba yo desesperadita ya porque saliera, en las últimas semanas me encontraba pesadísima, no era capaz de atarme los zapatos yo sola, dormía mal, no me movía bien… vamos que estaba yo deseando que se decidiera a hacer acto de presencia de una vez por todas. En la semana 39, cuando fui a monitores, me dijo la ginecóloga que la cosa estaba muy verde todavía y la posibilidad de una nueva inducción tomó fuerza. Redondo también se hizo esperar y llegamos a la inducción, que finalmente acabó en cesárea, con lo cual lo ultimo que yo quería era una nueva inducción… sobre todo después de que la ginecóloga me explicara que ante una nueva inducción no podían dejar que se alargase mucho tiempo, por eso sí tendría más probabilidades de acabar en cesárea que si me ponía de parto natural. Ante esta perspectiva me puse las pilas y empecé a andar, todos los días andaba una media de 5km por las tardes. Esa fue una semana de muchísimo calor y un par de días no salí a andar para no morirme asfixiada, pero no vaguee, esos días por las noches estuve subiendo y bajando las escaleras del altillo en casa durante casi una hora. Estaba decidida a que mi niño saliera por su sitio así que si no podía ser, al menos que no fuese por falta de empeño por mi parte.

La semana paso pero la cosa no avanzaba, yo tenía contracciones de vez en cuando pero no iban a más. Llegó mi fpp y pasó de largo sin que TRex hiciese acto de presencia y yo cada vez estaba mas desanimada. En la semana 40+5 fui de nuevo a monitores y además me hicieron un tacto. Mi ginecóloga me dio un rayito de esperanza cuando me dijo que parece que la cosa había avanzado desde la última cita. Ahora tenía un centímetro de dilatación y la cabeza ya estaba bien baja. De todas formas, el niño ya estaba bastante pesado y me programo la inducción. Si no me ponía de parto antes, debía ingresar el próximo lunes, estando embarazada de 41+3 semanas.

Durante los siguientes días seguí con mi rutina de caminar, pero el tiempo pasaba sin ningún cambio y yo cada día me desanimaba a más… hasta que finalmente me resigné y acabé aceptando que lo más probable es que me practicasen otra cesárea. Lo mejor sería hacerme a la idea lo antes posible…

El domingo por la mañana nos levantamos y estuvimos preparando todos los detalles que teníamos pendientes, esa es una de las ventajas de tener una fecha marcada, que puedes dejar todo preparado y sin cabos sueltos. Montamos el carrito, la silla del coche… Redondo se quedaría en casa de mis padres mientras nosotros estuviésemos en el hospital, así que también hicimos una maleta para el. En esas estaba yo cuando sentí  la primera contracción. Serían las doce de la mañana más o menos y desde ese momento y hasta que nos marchamos a comer a casa de mi suegra tuve tres. Durante el viaje en coche, la comida y la sobremesa seguí con contracciones, las empecé a cronometrar y las tenía cada 15 minutos. En cuanto al dolor, no me dolían demasiado, la verdad, pero sí eran molestas… desde luego no eran como las de Braxton-Hicks.

Por la tarde nos fuimos al parque con Redondo y como las contracciones no paraban nos volvimos pronto para casa. Sobre las once de la noche me fui para cama a dormir un rato, las contracciones habían aumentado de frecuencia y de intensidad, ahora las tenía cada 10 minutos y eran más molestas, pero desde luego no me impidieron dormir bien, como una piedra diría yo, un par de horas.

A las dos de la madrugada me desperté con dolor… en ese momento las contracciones eran más dolorosas, perfectamente soportables pero dolorosas, como un dolor de regla, parecido. Empecé a cronometrarlas otra vez y las tenía cada 7 minutos. Me quedé en cama intentado descansar y lo conseguí durante un rato, pero las contracciones se iban haciendo más dolorosas y más frecuentes. A las 4 de la mañana las tenía cada 5 minutos y también eran algo más dolorosas así que desperté a Hombre Tranquilo y decidimos irnos para el hospital, así que dejamos a Redondo en casa de mis padres y nosotros pusimos camino a Santiago. Y ahora, para crear intriga, lo voy a dejar aquí y el próximo día cuento el resto 😀 😀 😀

You Might Also Like

27 Comments

  • Reply No sin mis patucos 4 septiembre, 2015 at 0:45

    Hija por dios nos dejas en lo más emocionante. Y cuanto tardas en llegar a Santiago?? Madre mía yo hubiera estado de los nervios pensando que nacía el niño a mitad de camino.
    Un besote fuerte

    • Reply diasde48horas 6 septiembre, 2015 at 0:31

      Llegar a Santiago media horita, pero luego hay que sumarle meter el coche en el parking, subir las cosas e ir al hospital… En total unos 45 minutos. Nosotros estábamos tranquilos, sabíamos que la cosa no era tan inminente jeje. Besos!!

  • Reply sagochayo 4 septiembre, 2015 at 1:01

    Eso eso!! No nos dejes con la intriga!!

    • Reply diasde48horas 6 septiembre, 2015 at 0:32

      Si ya sabéis el desenlace! Jejeje. Pero bueno, venga, la semana que viene os cuento la segunda parte

  • Reply lamamadealvaro 4 septiembre, 2015 at 6:33

    Hola guapa!
    Como me alegra verte por aquí de nuevo! Pero mira que dejarnos en lo más interesante… Admiro tu fuerza de voluntad y tu perseverancia. Y estoy deseando que nos cuentes si al final TRex llegó por cesárea o no.
    Muakkk

    • Reply diasde48horas 6 septiembre, 2015 at 0:34

      Y yo me alegro muchísimo de estar de vuelta! Casi me sacas los colores con tu comentario ☺️☺️.

      Para la semana que viene os cuento el resto. Besos!!

  • Reply Mamá Pata 4 septiembre, 2015 at 10:07

    Pero esto no vale!!! Si no nos has contado casi nada!!! jiji!! Pues ala, a esperar al siguiente capitulo 😉

    • Reply diasde48horas 6 septiembre, 2015 at 0:34

      Venga, prometo no haceros esperar mucho 😜😜

  • Reply Una mamá muy feliz 4 septiembre, 2015 at 10:49

    Yo creo que en esa primera contracción UPMF me hubiera metido en el coche y arreando para el hospital…tu ventaja es la de tener Un hombre tranquilo jejejejej, aunque yo me lo hubiera pensado para no comer en casa de la suegra!!!

    Deseando leer la otra parte!!!

    • Reply diasde48horas 6 septiembre, 2015 at 0:38

      Jajajaja, tienes razón, yo soy tranquila y mi marido es muy tranquilo así que nos juntamos un roto con un descosido jejeje.
      La semana anterior ya no habíamos ido a ver a la suegra así que ese día me daban remordimientos de no ir otra vez… tonta que es una.::

  • Reply El día que llegaste 4 septiembre, 2015 at 11:21

    Qué intriga! No se pueden dejar así las cosas!! jaja Esperaremos ansiosas leer el segundo capítulo!!
    Un beso!

    • Reply diasde48horas 6 septiembre, 2015 at 0:39

      En breve llegara, prometo no tardar mucho en publicarlo 😊😊. Besos!

  • Reply másqueelprimerdía 4 septiembre, 2015 at 14:10

    Ohhh nos dejas en lo mejor!! Continúa que estamos expectantes!! 😉

    un besito!

    • Reply diasde48horas 6 septiembre, 2015 at 0:40

      Esta semana caerá lo que falta 😄😄. Besos!!

  • Reply Planeando ser padres 4 septiembre, 2015 at 15:15

    Mira que yo también relaté la crónica de mi parto por entregas pero cuando lo hacen otros ¡no puedo con la intriga! Es que me engancho como si fuera una telenovela. Al menos no te lo tuvieron que inducir ¡eso siempre es bueno!

    • Reply diasde48horas 6 septiembre, 2015 at 0:41

      A mi me encanta leer historias de partos y me pasa lo que a ti… Así que esta era mi oportunidad de venganza jejejejejej

  • Reply Mamifutura 4 septiembre, 2015 at 18:33

    Esto no se hace, son mucho más preferibles los post bíblicos, hombre ya…

    Pero me alegro de que fuera finalmente por decisión propia 😊

    • Reply diasde48horas 6 septiembre, 2015 at 0:43

      De posts bíblicos nada, de tamaño mormalito jeje. En breve la segunda parte 😊😊

  • Reply Mamá Jumbo 5 septiembre, 2015 at 0:33

    Y nos dejas así? eso no se hace, espero que no tardes mucho en darnos mas detalles…

    • Reply diasde48horas 6 septiembre, 2015 at 0:43

      Así mismo os dejo, pero por poco tiempo. Enseguida caerá la segunda parte 😊

  • Reply Mamá en Bulgaria 5 septiembre, 2015 at 16:17

    En parte intriga, y en parte… ¡ya deducimos el final jaja!

  • Reply Sonia Martín 5 septiembre, 2015 at 16:34

    Que intriga!! No tardes mucho en contarnos la segunda parte mujer jeje; que bien que al final saliera por su sitio, eso sí yo habría usado las contracciones para no comer donde la suegra 😉
    Besos

    • Reply diasde48horas 6 septiembre, 2015 at 0:46

      La segunda parte la semana que viene, prometido! Jeje
      Lo de la suegra, que quieres que te diga, que soy medio tonta… 😅

  • Reply De como llegó TRex a nuestras vidas: el parto | días de 48 horas 9 septiembre, 2015 at 6:20

    […] semana pasada empezaba a contar cómo llegó TRex a nuestras vidas… más bien la primera parte de la historia, ahora toca acabarla y contar cómo fue mi parto. […]

  • Reply La maternidad de Krika en Suiza 29 septiembre, 2015 at 6:41

    Pero como es posible que me haya perdido yo el parto con lo que me gustan!! Voy a ponerle remedio ahora mismo! 😉

  • Leave a Reply