Uncategorized

Conciliación y lactancia

14 mayo, 2014

El otro día, ler este post de Mamá Periodista me hizo pensar en este tema. Luego, descubrimos que Buggy Mamá y yo debemos de tener telepatía porque ella también escribió la semana pasada este post con la misma temática (es que el tema da para mucho… telita)

¿Cuántas lactancias se irán al traste por la no conciliación? La nuestra sin ir más lejos podría haber sido el caso.

Hace tiempo expliqué en este post como era nuestra conciliación. Los dos trabajamos a jornada completa y partida, de nueve de la mañana a siete y media de la tarde con una pausa a medio día. Este horario sería completamente incompatible con la lactancia exclusiva… serían muchísimas horas sin dar el pecho. Por este motivo me considero realmente afortunada de poder llegar a donde estamos y de haber tenido y seguir teniendo una lactancia maravillosa.

¿Cómo conseguimos llegar hasta aquí? Pues con mucho sacrificio por mi parte, por parte de mi marido y por parte del pobre Redondo. Me explico, yo tuve la posibilidad de repartir las 16 semanas que me correspondían de baja como me dio la gana. Y lo que hice fue lo siguiente: 8 semanas me las cogí completas y las otras 8 en vez de cogerlas completas, las dividí y cogí 16 a media jornada. Es decir, a las ocho semanas de nacer Redondo, con dos mesiños que tenía mi niño, empecé a trabajar a media jornada, y segí a media jornada hasta que cumplió 6 meses. Como tuve la facilidad de poder estar a media jornada empecé a trabajar dos meses antes de lo normal, para luego poder seguir dos meses más de lo normal sin volver a mi horario habitual.

Cuando Redondo tenía dos meses empecé a trabajar otra vez, dos horas por la mañana y dos horas por la tarde. De esta manera le daba de mamar a las 8:30 de la mañana, lo dejaba en casa de mis padres y a las 11:30 ya estaba de vuelta otra vez para darle la siguiente toma. Luego me quedaba con él hasta mediodía cuando le daba la siguiente toma antes de volver al trabajo. Trabajaba otras dos horitas y luego volvía otra vez a casa de mis padres para darle la toma de la tarde. Estábamos juntos un rato dándonos mimos y luego nos íbamos a buscar a papá al trabajo y para casa donde ya seguíamos con las tomas de la noche. Así estuve un mes y pico o dos pero enseguida se me empezó a acumular el trabajo y tuve que aumentar las horas.

Lo que hicimos a continuación fue básicamente lo mismo, sólo que yo iba a casa de mis padres a darle la toma y al acabar volvía al trabajo a hacer una horita más antes de cerrar para mediodía y por la tarde más de lo mismo. Llegué a hacerme 70km al día en coche para ir a darle de mamar al niño. Hacía 10 viajes al día a 7km por viaje. Vamos a ver, tampoco voy a ir yo aquí de mártir. Me hacía los km en coche porque me daba la gana, porque quería ver a mi niño y estar con él aunque sólo fuera media horita. Podría haberme sacado la leche en el trabajo y dejársela un biberón para que se la dieran, pero no quise.

Cuando Redondo cumplió los 6 meses a mi se me acabaron mis 16 semanas de baja con lo cual lo que hice fue sustituír la toma de la tarde por papilla de fruta que le podían dar aunque yo no estuviera. Yo seguía yendo a darle la toma de la media mañana (hacía uso de la hora de lactancia a la que tenía derecho durante un año) y por la tarde le daban la fruta. Y así estuvimos hasta hace bien poco, hará un mes como mucho que abandonó la toma de media mañana.

Me considero afortunada porque la mayor parte de las madres que trabajen a jornada completa y partida seguro que no tienen la facilidad que yo tuve para coger la baja según mejor les convenga y repartirla de la forma que yo lo hice para poder mantener la lactancia. Me considero afortunada porque tuve la facilidad de seguir con la hora de lactancia al día más allá del año que me correspondía. Me considero afortunada porque a pesar de todas las dificulatades que tuvimos, de tenerme que separar de mi hijo tan pronto y de todos los kilómetros que me hice hemos podido mantener la lactancia hasta los 18 meses (y seguimos).

Tristemente en este país es lo que hay. Muchas madres tienen que abandonar la lactancia o recurrir a la lactancia mixta simplemente por incompatibilidad de horarios y eso me parece lo más triste del mundo. Si una madre no le da la teta a su hijo que sea por decisión propia y no por tener que estar ocho horas mal repartidas en su puesto de trabajo. Vamos a ver, no nos engañemos, si estamos trabajando no podemos estar cuidando a nuestros hijos, esto es así y punto, pero sí se puede, con un poco de esfuerzo por parte de todos, repartir estas ocho horas laborales de manera que nos faciliten el cuidado de nuestros hijos y nos permitan estar más tiempo de calidad con ellos.

Se habla mucho de conciliación, pero vuelvo a decir que no existe ni existirá mientras la gente que realmente puede hacer algo por cambiar esto no lo haga… ni siquiera piensan en ello, ni siquiera les importa.

You Might Also Like

30 Comments

  • Reply sonia bs (la mamá de Álvaro) 14 mayo, 2014 at 8:25

    Me alegro q tuvieras esa suerte. Pero no deberia ser una suerte, sino un derecho.
    Tb me parece contradictorio que se recomiende la lactancia exclusiva hasta los 6 meses y las bajas por maternidad duren 16 semanas, algo no cuadra…

    • Reply diasde48horas 14 mayo, 2014 at 13:21

      Exactamente ¿cómo vas a mantener una LM exclusiva hasta los 6 meses si sólo tienes 16 semanas de baja? Pues haciendo encaje de bolillos, y eso el que tiene la suerte de poder…

  • Reply Patricia Vera 14 mayo, 2014 at 10:19

    En primer lugar, muchas gracias por citarme.
    En segundo, ¡no tenía ni idea de que pudiera hacerse esto! Creo que ya lo conté en un post, pero lo resumo: yo acumulé las 16 semanas, más 15 días de vacaciones, más la lactancia compactada y unos días que me debían para incorporarme a jornada bastante reducida (solo cinco horas) cuando tenía 5,5 meses. Como pasaba solo seis horas sin mí, me sacaba leche y le daban una toma. Y pronto empezó con la AC y a los 8 meses le dejé de llevar un bibe de mi leche porque estaba harta de sacarme, y eso que lo hacía en diez minutillos. Yo lo pude hacer porque tenía esos días disponibles y porque mi jefe me lo permitió, pero en otro caso quizá hubieran puesto pegas. De cara a otro embarazo, de no poder acumular todo ello, me cogería un mes o dos de excedencia hasta establecer un poco la AC, porque ahora que veo a niños de 5/6 meses recién incorporados a la guardería me da una pena infinita. De todos modos, yo estoy a siete kilómetros de la guarde, así que podría hacer algo parecido a lo tuyo.
    Qué difícil nos lo ponen.

    • Reply diasde48horas 14 mayo, 2014 at 13:25

      De nada, mujer, tú me inspiraste jeje.
      Pues la verdad es que también te apañaste bastante bien, pero yo creo que eso es justo el problema. No tendríamos que buscar “apaños” para esto, tendría que ser algo fácil y que nos dieran hecho.
      Coincido completamente contigo, nos lo ponen demasiado difícil.

  • Reply pequeboom 14 mayo, 2014 at 10:53

    Creo que encontraste una muy buena solución, suerte que te dieran esa opción. La mía ha sido diferente pero al menos me ha permitido continuar, es durillo pero compensa 😉
    La mía fue algo así: http://pequeboom.com/2014/03/23/lactancia-y-trabajo/

    • Reply diasde48horas 14 mayo, 2014 at 13:30

      Yo también utilicé tu método. Cuando tenía algún viaje de trabajo en vista un mes antes o más empezaba a sacarme leche en el trabajo, normalmente a media tarde y a la hora en la que él se tomaba la fruta. De esta manera creaba reservas para aguantar los días que yo iba a estar fuera.
      Luego, también me llevaba el sacaleches al viaje para sacarme leche de vez en cuando y no bajar la producción… y si es difícil sacarse leche en el trabajo imagínate cuando vas a ver a un cliente al extranjero… las peripecias que he tenido que hacer 🙂

  • Reply Un Papá en Prácticas 14 mayo, 2014 at 11:46

    Lo tuyo han sido malabares horarios y lo demás son tonterías 🙂 Qué difícil es ser madre en este país… Qué difícil.

    • Reply diasde48horas 14 mayo, 2014 at 13:32

      Y que lo digas… y eso que no he detallado mis aventuras durante los viajes de trabajo… eso daría para otro post 🙂
      En este país es extremadamente difícil ser madre, tienes toda la razón.

  • Reply Mamá Pata 14 mayo, 2014 at 12:08

    Jo maja, vaya vueltas habéis tenido que dar, pero que bien que ese esfuerzo haya merecido la pena para seguir con la lactancia!
    Yo dejé a la patita en la guarde con 5 meses y medio. Como lo mío es una beca y al único que tengo que rendirle cuentas es a mi director de tesis que es un amor, siempre me ha dado vía libre para hacer lo que quiera cuando quiera o mejor dicho pueda. Al reincorporarme me extraía la leche que le daban a la patita en la guarde, y la verdad que no me suponía demasiado trabajo y pudimos aguantar así hasta la introducción de la AC.
    Yo nunca he podido contar las tomas, la patita tiene barra libre siempre que esta conmigo, así que imposible llevar la cuenta, tenemos un vicio…
    Cuanto tienen que cambiar las cosas para una conciliación real!!

    • Reply diasde48horas 14 mayo, 2014 at 13:33

      La verdad es que los becariso estais muy puteados en otros asuntos, pero en esto teneis bastante suerte.
      Yo tengo amigos también becados y la verdad es que tienen bastante libertad de horarios. Bueno, también influye tener un director de tesis majete, supongo jejeje

  • Reply matronaonline 14 mayo, 2014 at 14:04

    Menudo esfuerzo has hecho! te felicito!
    Qué triste y qué cierto es lo último que has dicho. Ni si quiera piensan en conciliación… hoy por hoy yo creo que no existe. Sí, hay empresas que dan muchísimas facilidades, tienen guarderías en el lugar de trabajo, permiten flexibilizar de manera individual los horarios al máximo, no “penalizan” a las madres con falta de promoción, menosprecio, exclusión en proyectos importantes… Pero la conciliación, para existir como tal, debería estar 100% garantizada en cualquier puesto laboral y… estamos a años luz de que esto sea así.

    • Reply diasde48horas 14 mayo, 2014 at 15:28

      Yo no podría haberlo explicado mejor. Por supuesto que hay empresas que dan todo tipo de facilidades a las madres, pero son la excepción a la regla, me temo. También entiendo que esto no puede ser así siempre, lógicamente un autónomo o una pyme con 5, 10 ó 15 empleados no tiene la misma capacidad ni recursos para darnos facilidades a las madres que una gran empresa.
      Aún así, yo no me quejo, trabajo en una pyme y me ha costado, pero he conseguido poder compatibilizar lactancia y trabajo… hablar de conciliación ya es harina de otro costal, en mi caso particular y en general también.

  • Reply mamapuede 14 mayo, 2014 at 14:58

    Pues sí que te toco hacer malabares con los horarios, pero así planteado no suena tan mal lo de fraccionar el permiso de maternidad… Además si a vosotros os ha funcionado genial.

    • Reply diasde48horas 14 mayo, 2014 at 15:32

      Si, para mí ha sido la solución del problema (porque tristemente este país hace que tener un hijo sea un “problema” para las madres trabajadoras). Tengo claro que cuando venga un hermanito voy a seguir con el mismo método.
      En mi caso fraccionar la baja ha sido y será la única solución aceptable…

  • Reply Una sonrisa para mamá 14 mayo, 2014 at 15:36

    Puedes sentirte orgullosa de haber conseguido prolongar la lactancia, desde luego este pais, no es pais para madres.

    • Reply diasde48horas 14 mayo, 2014 at 15:39

      Desde luego que no, nos ponen las cosas demasiado difíciles…

  • Reply Futura Mamá 14 mayo, 2014 at 17:09

    Yo vivo a 50 kms de donde trabajo, por más que quiera la conciliación se me hace difícil… Pero bueno, no lo veo imposible. En mi trabajo se respeta a la madre y todavía hay que dar las gracias. De verdad que no hay derecho para muchas cosas.

    • Reply diasde48horas 14 mayo, 2014 at 18:23

      Pues la verdad es que es tienes suerte con tu trabajo.
      Es triste pero es así, hoy por hoy lo de poder conciliar en un privilegio reservado a muy pocos y hay que dar las gracias…
      Es lo que hay, más vale que nos vayamos acostumbrando porque esto no tiene visos de cambiar…

  • Reply Virginia 14 mayo, 2014 at 18:28

    Gran luchadora!! es una historia de sacrificio, y te entiendo. Lo importante es el resultado…. Pero desde luego, sería mejor tener unas óptimas condicoines laborales y de compatibilidad o conciliación.
    Ojalá lleguemos a eso!! un besote

    • Reply diasde48horas 14 mayo, 2014 at 18:59

      Gracias! Nosotros lo intentamos y nos ha salido bien, tuvimos suerte.
      Yo intento ser optimista, pero la verdad es que lo veo todo muy negro. Hay mucho que cambiar para que lleguemos a poder hablar de verdadera conciliación… creo que estamos a años luz.

  • Reply Marmes 14 mayo, 2014 at 18:57

    Vaya, encaje de bolillos tuviste que hacer, que pena inmensa te daría separarte de él con sólo 8 semanas… que mierda de pais y de conciliación laboral. Eres una campeona, muchas hubieran tirado la toalla por ser tan dificil.
    Un beso!

    • Reply diasde48horas 14 mayo, 2014 at 19:02

      Me dio una pena enorme, pero por otra parte creo que lo fui llevando mejor así. Quiero decir, lo dejaba pero luego volvía con él a las dos horas y pico o tres y era más llevadero. Creo que hubiera llevado peor separarme de él durante ocho horas completas después de estar acostumbrada a estar con él todo el día. Así fue más gradual y creo que más fácil para mí.
      Un beso!

  • Reply BuggyMama 14 mayo, 2014 at 19:26

    Yo no lo llamaría suerte, lo llamaría hacer la cuadratura del círculo y un esfuerzo enorme para dar el pecho a Redondo! Puedes estar más que orgullosa!
    Eso sí, que penita te tuvo que dar dejarlo tan pequeñito, aunque fuesen dos horas… Este país es una mierda!

    Besos guapa!!

    • Reply diasde48horas 14 mayo, 2014 at 19:29

      Yo soy así, si se me mete algo entre ceja y ceja… jejeje
      Si, me dio mucha pena pero lo fui llevando bien, como eran intervalos no muy largos… fue tan paulatino que casi lo preferí así.
      Pero sí, este país es una mierda, no es de recibo que tengamos que dejar a nuestros niños tan pequeños al cuidado de otros. Ains, si me tocara el euromillones….
      Un beso guapa!

  • Reply masqueelprimerdia 14 mayo, 2014 at 19:51

    Qué triste es la no-conciliación 🙁 Ves otros países que no están tan lejos de nosotros que lo hacen a las mil maravillas, y aquí parece que no va a llegar nunca…
    Enhorabuena por lo bien que lo has llevado!

    un besito!

    • Reply diasde48horas 14 mayo, 2014 at 22:05

      Gracias! Me quedo con tu comentario, aquí parece que no va a llegar nunca.
      Un beso!

  • Reply mamaenbulgaria 14 mayo, 2014 at 20:30

    Madredelamorhermoso, qué filigranas hiciste! Me quito el sombrero, en serio, no sé si yo habría hecho algo tan pesado…
    Esto si que es amor del güeno, y no Leonardo diCaprio haciendo el payaso en la proa del Titanic 🙂

    • Reply diasde48horas 15 mayo, 2014 at 8:13

      Jajaja lo hice por amor del güeno, como dices tú… y también porque a cabezona no me gana nadie ;D

  • Reply Mariafmarino 15 mayo, 2014 at 12:52

    Sigo tu blog, aunque creo que es la primera vez que comento, así que encantada de conocerte. Nosotras tuvimos la suerte de tener una lactancia muy fácil y muy intensa, mi hija hizo tres años en enero y no tiene intención de dejar su adorada tetita.
    Yo trabajaba a jornada partida, iba a comer a casa y por la tarde llegaba sobre las 8, empecé a trabajar cuando casi tenía seis meses y hasta casi los ocho, en que empezó la guardería, se quedaba con mi madre por la mañana y con el papá por la tarde. Cuando empezó la guarde le dimos descanso a la abuela. Empecé a sacarme leche, pero ella prefería esperar y pasaba de biberones, así que lo dejé pronto, (gran alivio). Eso si cada vez que llegaba a la guarde antes de arrancar el coche teníamos que ponernos al día, no daba tregua. A los cuatro meses de estar a jornada completa decidimos reducir la jornada y así estoy ahora, trabajo por la mañana, 5 horitas, y tenemos las tarde para ella. Tenemos mucha suerte, suerte de que no hemos tenido ningún problema con la lactancia, que la niña siempre ha ido engordando y así es más fácil no tener dudas de que lo estás haciendo bien, que no hemos sido cuestionados, y que hasta ahora se ha respetado nuestra manera de criar.
    Creo que me he desviado un poco del tema del post 😉

    • Reply diasde48horas 15 mayo, 2014 at 15:57

      Encantada de conocerte!! Me alegro de que te hayas animado a comentar 🙂
      No te has desviado nada del tema, no te preocupes. Yo creo que cuando hay la posibilidad de reducir la jornada es estupendo, si puedes permitirte la reducción de sueldo, claro. Tener toda la tarde para pasarla con mi niño sería mi sueño hecho realidad ahora mismo… pero de momento habrá que esperar y conformarme con las horitas que pasamos juntos. Es lo que hay…
      Muchas gracias por pasarte y contarnos tu experiencia!

    Leave a Reply