Uncategorized

Compras indispensables para el recién nacido

23 enero, 2014

Siguiendo la línea de este post, hoy voy a hablar de las compras que en mi caso (puntualización importante) fueron indispensables. También comentaré otras que sí compré y que no utilicé. Al igual que dije en el post anterior, siempre hablo desde mi experiencia, seguramente otras mamás incluirían cosas distintas en esta lista y borrarían algunas de las que he puesto yo. 

Las 10 compras fundamentales para nuestro bebé fueron:

Ropa: Obviamente. Nosotros le compramos unos cuantos bodies y pijamas antes del parto pero después tuvo que ir Hombre Tranquilo corriendo a comprar más por dos motivos. El primero fue que nos quedamos cortos comprando, o lavábamos a mano o nos quedábamos sin mudas. El segundo fue que de los bodies que compré sólo 2 eran de abrir con corchetes por delante, el resto eran cerrados y habría que ponérselos por la cabeza (super incómodo y además me daba yuyu) así que allá que se fue mi marido corriendo a comprar más bodies de los abiertos. Al final me hice con 10 mudas y me nos fuimos apañando. En cuanto a la talla, a Redondo la talla 0 le sirvió durante todo el primer mes de vida. La talla 1 le quedaba algo grande pero se le podía poner igualmente. 

Mantas: Yo le compré dos bien amorositas, de tela como polar y dobles, con dos capas. Luego le regalaron un montón de perlé y también polares. Nosotros las usamos muchísimo, sobre todo las polares. Redondo nació en octubre y el invierno pasado fue durísimo así que nos vinieron de perlas sobre todo para sacarlo de casa bien arropadito.

Pañales y toallitas: Compré un paquete en la farmacia y luego me di cuenta que era para prematuros (creo que era la talla 0) pero a Redondo le quedaron genial. En cuanto lo acabamos (duró 2 ó 3 días) ya pasamos a la talla 1. Dodot tiene unos packs especiales para el primer mes que traen un paquete de la talla 1, un paquete de la talla 2 y toallitas. Están bien, pero nosotros tuvimos que comprar más paquetes de la talla 1 antes de poder ponerle los pañales de la talla 2. 

Tijeras: Esto fue algo que no se me ocurrió comprar y mandé al Hombre Tranquilo corriendo a compar unas en cuanto volvimos del hospital. A Redondo le crecían las uñas a una velocidad increíble, al principio había que cortárselas como dos veces a la semana. Hay quien usa una lima en vez de cortar pero a mi me da mucha grima y me apaño mejor con las tijeritas (ya son especiales para bebés).

Alcohol de 70º y gasas: Para la cura del ombligo. Un bote pequeño sobra. 

Champú, gel y esponja: Nosotros se lo compramos todo en la farmacia y nos dieron la marca Suavinex. El gel es el mismo para cabeza y  cuerpo, y me gustó bastante. Luego cuando lo acabé probé la marca Mustela que me había venido en una canastilla y también me gustó, quizás este haga más espuma. 

Bañera / cambiador: La nuestras es una bañera de plástico duro encajada en unas patas (cierre de tijera, super cómodo) y que tiene una tapa acolchada que es la que hace de cambiador. La usamos muchísmo, la bañera ya no, pero el cambiador aún está en uso. 

Toallas: Nosotros le compramos un par de ellas y luego, cuando nació nos regalaron un montón más. 

Cojín de lactancia: El mío es de la marca Boppy Pillow y le saqué muchísimo partido. Al principio es super cómodo para darle el pecho. Luego en cuanto el niño creció, ya no lo usamos tanto para mamar pero sí para sentarlo o acostarlo en él. Lo usamos muchísimo hasta que Redondo cumplió los 7 meses más o menos, cuando fue capaz de estar sentado sin ayuda.

Fular elástico: El nuestro es el Boba Wrap pero lo compré demasiado tarde, Redondo ya tenía 5 meses. De todas formas, a él le encantaba. Lo usamos bastante tanto para estar en casa como para salir. Para usarlo en los primeros meses debe de ser estupendo. Ahora usamos sobre todo la mochila, tenemos una Boba Carrier 3G. 

Ahora las compras que para mí fueron no tan indispensables, no le sacamos el partido que pensábamos sacarle:

Saquitos para dormir: La verdad a estos sacos sí les saqué partido pero verdaderamente no fueron indispensables. A mi ni se me había ocurrido comprarlos pero me regalaron dos. Al principio no los usé absolutamente nada. Luego, en cuanto el niño se empezó a mover él sólo por las noches (sobre los dos meses más o menos) se destapaba y se me congelaba. Entonces empecé a ponerle el saquito para dormir y nos fue bastante bien. Nos habríamos apañado bien sin ellos pero ya que los tenía les dimos uso. Lo usamos hasta que se acabó el invierno pasado (que aquí fue más o menos por el mes de junio). 

Detergente especial para bebés: Aún tengo el bote lleno en casa. Lo usé en dos lavados pero la ropa quedaba fatal, como áspera, así que empecé a lavarle la ropa con un detergente de los convencionales pero hipoalergénico, concretamente el Colón Nenuco, creo que se llama. 

Vigilabebés con cámara: Lo usamos muy de vez en cuando. El piso en el que vivimos es pequeño y aunque Redondo esté dormido en su cuna si le dejamos la puerta abierta lo oímos perfectamente desde cualquier punto del piso. Igual cuando nos mudemos a la casa nueva lo usamos más, no lo sé. 

Esterilizador para microondas: La verdad es que poco tenemos que esterilizar, lo único las partes del sacaleches o los chupetes, así que lo que hacía era hervir todo en una olla. Pero nos regalaron este esterilizador y ni siquiera lo llegamos a estrenar porque resulta que entra en el microondas pero no gira, se queda encajado, y en las instrucciones dice claramente que tiene que girar. Lo probamos en tres microondas distintos y pasa lo mismo en todos. Ahora me compre unas bolsas de esterilización para microondas de Medela que son comodísimas, baratas y cada bolsa se puede usar hasta 20 veces, creo. 

 Y hasta aquí mi lista de compras indispensables y no tan indispensables. Espero que ayude a alguna futura mamá!

< /span>Por favor, si alguien quiere añadir algo a la lista, no os corteis en dejar un comentario 😉

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply Mo 23 enero, 2014 at 9:29

    Bastante de acuerdo! De la primera sección lo único que yo no tuve fue fular elástico (ahora creo que me lo compraría), me regalaron -porque la pedí- una Ergo y traté de usar adaptador, pero iba de pena, así que esperé a que Peque creciese un poquito. De la segunda sección no tuve nada salvo el detergente, que sí usé para lavar toda la ropita nueva, jejeje…
    Muas!

  • Reply diasde48horas 23 enero, 2014 at 16:52

    A nosotros la mochila nos la regalaron casi al mismo tiempo que yo me había comprado el fular, y coincido contigo, Redondo no iba muy bien dentro así que esa temporada usamos el fular y fue todo un descubrimiento. Una auténtica lástima no haberlo tenido desde el principio porque lo habríamos usado muchísimo.
    Gracias por tu aportación Mo!
    Besos!

  • Leave a Reply