La lactancia y los profesionales de la salud


En los últimos meses ha habido cerca mía dos casos en los que la lactancia se ha ido al traste (una de ellas se ha ido al traste y la segunda tiene todas las papeletas para irse también) por culpa de malos consejos que en mal momento han dado distintos profesionales de la salud. Os cuento, a ver qué os parece. 

En el primero de los casos se trata de un bebé nacido a término, completamente sano. La madre empieza con la lactancia sin mayor problema pero en la revisión de los 15 días el pediatra le dice que el bebé está bajo de peso, que hay que darle suplemento de biberón sí o sí. La madre, loca de preocupación, sigue su consejo a pies juntillas y se autoflagela por haber tenido al niño pasando hambre durante 14 días. No voy a entrar en el tema de los percentiles porque tendría para un post entero, pero si realmente el niño estaba bajo de peso (cosa que pongo en duda) lo primero que tendría que haber aconsejado ese médico no era el biberón, era más teta. Si el bebé estaba comiendo cada tres horas pues despertarlo a la dos horas, o a la hora y media. Hacer tomas de pecho más a menudo. Pero no, aconseja justo lo contrario, la madre reduce tomas de pecho y aumenta tomas de biberón, va bajando su producción cada vez más y lactancia a la mierda en cuestión de un par de meses. Todo por la mala información y el mal consejo de un pediatra. 

El segundo caso se trata de unos bebés nacidos un mes antes, en la semana 36. Uno tiene suficiente peso y está con la madre en la habitación, el otro se queda en la incubadora. A la madre le dan un sacaleches para que se saque leche para el pequeñito, pero claro, obviamente sólo consigue sacarse unas gotas de calostro. No sólo nadie le explica que es normal que no se consiga sacar mucha cantidad porque es calostro, no leche, y que con esa cantidad tendría que ser suficiente, si no que la presionan para que se saque más cantidad o si no le darán biberón al niño. La madre, agobiada, está todo el dia con el sacaleches pegado, intentando sacarse mas. Resultado: estimula  demasiado y la leche le sube a lo bestia, muchisima cantidad. El bebé mayor no consigue engancharse bien porque tiene el pecho muy duro y ella con el sacaleches no consigue sacarselo bien tampoco. En vez de ayudar, lo que hacen las enfermeras que la tratan es amenazarla y asustarla: tienes que sacártelo o vas a tener mastitis. Ella pide que le expliquen cómo porque el niño no es capaz de engancharse y con el sacaleches tampoco es capaz de sacarse para que le den al pequeño. Tiene los pechos a tope de leche pero a los dos niños les están dando tomas de biberón. Ningún profesional ni matrona, ni pediatra consuigue ayudarla, nadie le da un buen consejo, ni ánimos, ni ayuda. La cosa tiene todas las papeletas para acabar mal. 

Todo esto me ha hecho pensar en que los profesionales de la salud deberían estar más informados y mejor formados sobre la lactancia. No puede ser que muchos de ellos sean la causa de fracaso de muchas lactancias. Yo viví los dos casos, al principio, cuando nació Redondo, tuve la enorme suerte de dar con una matrona buenísima que me ayudó mucho, le cerró la boca a las abuelas y todos los opinólogos que me rodeaban y gracias a ella conseguimos empezar con la lactancia sin miedos y felizmente. Más adelante me topé con el caso contrario, una pediatra que ante el bajo peso de Redondo me recomendó el biberón. Por aquel entonces yo ya estaba super informada sobre el tema y sabía que esa no era la solución. No le hice caso, seguimos con el pecho y al final la pediatra descubrió cuál era el problema (un caso muy serio de reflujo) y pudo ponerle solución. La lactancia duró casi 22 meses, hasta que el niño quiso, pero si le hubiese hecho caso al consejo de aquella pediatra, hubiese durado sólo 3 meses. Esto es lo triste. 

Ojo, no me entendáis mal, no estoy diciendo que sean malos profesionales, es más, el pediatra del primer caso que os conté lo conozco personalmente y tanto él como la que atendió a Redondo son muy buenos, muy buenos médicos. Simplemente, lo único que pasa es que ni uno ni la otra tienen conocimientos sobre lactancia. No sé hasta que punto tienen que tenerlos, ellos son especialistas de la salud y la lactancia no es un problema de salud… pero mi opinión personal es que no tienen que ser expertos en la materia pero unos conocimientos mínimos debían tenerlos. 

Si una lactancia se acaba o ni siquiera llega a empezar por decisión de la madre me parece perfecto, pero cuando la madre opta por la lactancia y esta se acaba por un mal consejo de un profesional de la salud… eso me parece muy triste. 

¿Qué opináis sobre este tema? ¿Os dieron algún mal consejo?

Anuncios

6 comentarios en “La lactancia y los profesionales de la salud

  1. A mi no me dieron malos consejos, pero también es verdad que tampoco me ayudaron absolutamente nada.
    Cuando nació Alejandra tuve la gran suerte de que fue todo facilísimo. La niña se engancho super bien desde el minuto uno con lo cual no hubo problema, pero por ejemplo yo no sabía que dando el pecho había que sacar los gases a la niña, porque lo iba a saber si nadie me lo había contado. Y poco más que me trataron de lerda por no sacar los gases a la niña. Luego por ejemplo fue una niña que no pasó nunca del percentil 3 y agradezco que mi pediatra nunca me metió miedo, al contrario, siempre me decía que ella crecia a su ritmo. Y así sigue porque con 8 años pesa 20 kilos escasos. Con esto quiero decir que por mucho bibe que la hubiesen recomendado nunca habría engordado más. Ella nunca tomó biberón.
    En el caso de Diego, creo que ya lo he contado, tuve lo que llaman una crisis de lactancia a los 4 o 5 meses, y yo por aquel entonces no tenia tanta información como ahora y pensaba que se quedaba con hambre, y no quería teta, total que nadie me supo ayudar o yo no pedí ayuda y tenía otra niña muy pequeña y terminé dándole biberón demasiado pronto.
    Por todo esto estoy muy de acuerdo contigo con que deberíamos tener más información, las futuras mamas y los profesionales de la salud.
    Mi hermana acaba de ser mama y yo he intentado ayudarla en las dudas que tenía para que todo fuera genial, y le recomendé que si se veía superada consultase con una asesora de lactancia. Afortunadamente todo va bien, pero me parece tan importante esos primeros meses…

  2. Es una verdadera pena que algo tan importante para la salud de los bebés y las mamás se lo tomen tan a la ligera.
    Yo perdí la lactancia de mi niño mayor por culpa de los médicos, soy alérgica y me coincidió la primavera con mi reincorporación tras la baja maternal, así q enseguida empezaron mis toses, mis crisis asmáticas…y no me dejaron darme el inhalador, me dijeron q era incompatible con la lactancia, así q aguanté y aguanté, hasta q una noche mi marido me tuvo q llevar al hospital a ponerme oxígeno, porque me ahogaba.
    Obviamente me tocó empezar a medicarme con pastillas, no sólo con los inhaladores y aunque me estuve sacando leche, cuando pude volver a poner a mi niño al pecho…ya no lo quería. Q imptencia sentí!!!!
    Así q antes de nacer mi niña, me informé, leí, busqué, hasta q dí con la web de e-lactancia.org, hasta les mandé un correo q contestaron en muy poco tiempo, por supuesto q me podía dar los inhaladores co la lactancia, simplemente, tenía que procurar no hacer coinicidir las tomas, tan simple como eso!!!!
    Aún así, cuando se repitió la situación, y llegó la primavera, me tocó batallar con el médico, porque se negaba a hacerme la receta!!!!!!!!!
    Además, tenía el agravante de q mi niña se negaba a tomar biberón, ni aunque fuera de mi leche, el que se tenía q tomar durante mi jornada laboral, se lo tenían q dar con cuchara, porque no quería ninguna tetina, ni chupete, ni nada.
    Mi nena también estaba por debajo del percentil 3 y me ha costado muchas lágrimas conseguir q comiera…cada 2 horas la ponía al pecho, día y noche, fue agotador y luego al incorporarme al trabajo…pensando q no quería bibe…
    Estuvo tomando teta hasta los 2 años y medio, el pediatra siempre me dice q conseguí sacarla adelante con mi paciencia y perseverancia.
    Ahora ya tiene 5 años, y este curso no ha faltado ni un sólo día al cole, sólo ha tenido un catarro y justo lo pilló en navidad. Sigue comiendo poco, pero estoy segura q todo lo q tomó de teta la ha dado unas defensas q con el bibe no tendría.

  3. Es una pena, lamentablemente es así en la gran mayoría de los casos, los pediatras no ven lactancia materna durante su formación, tiene que ser que ellos se formen independientemente, lo que peor llevo yo es que opinen sin tener información certera, luego llegan mamis a la asociación de lactancia en la que estoy y tienes que decirle que su pediatra no tiene ni idea de lactancia.

  4. Sí, es lamentable pero muchos pediatras ni siquiera son pro-lactancia. Y algunos, aunque no estén en contra, como bien señalas, no están informados al respecto.
    Uno de mis requisitos principales a la hora de elegir pediatra para mi bebé, pues estaba decidida a lactar, ya que como médico sabía que era lo mejor que podía ofrecerle, era que fuese pro-lactancia.
    Mi nena nació prematura y bajo peso para su edad gestacional y uno de mis grandes temores era que insistieran en que le diera formula.
    Afortunadamente pude completar seis meses de lactancia exclusiva y agradezco a la pediatra que elegí por haberme apoyado todo el tiempo.

  5. Pingback: La lactancia y los profesionales de la salud — días de 48 horas – Proyectos Online JC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s