Consejos para sacarse leche en el trabajo

A las madres trabajadoras (en casa y fuera de ella, puntualización importante) nos ponen muy difícil el poder mantener la lactancia materna una vez finalizada la baja maternal, sobre todo si nuestra jornada laboral es partida, como la mía. La OMS recomiende la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad y a partir de ahí combinarla con otros alimentos hasta por lo menos los 2 años de edad, sin embargo la baja maternal española dura solamente unas tristes 16 semanas, ni siquiera cuatro meses, y mucho menos los 6 de LME que recomienda la OMS. Con semejante panorama, a las madres trabajadoras (ya sé que trabajadoras somos todas, pero por no repetirlo mil veces, por favor entiéndase que me refiero a las que trabajamos fuera de casa) nos quedan pocas salidas si queremos mantener la lactancia, más bien nos queda sólo una: sacarse leche en el trabajo.

Dicho así, puede parecer algo fácil, pero no lo es, de hecho es muy difícil. La Asociación Española de Pediatría, ha creado una guía con consejos para las empresas, para que faciliten al máximo y apoyen la lactancia materna, entre ellos proporcionar tiempos de descanso a las madres para que podamos sacarnos leche y habilitar espacios adecuados y dignos donde podamos hacerlo. Lo de proporcionar el tiempo necesario está en mano de todas las empresas, pero lo del entorno… bueno, entiendo que no se le puede pedir a una pyme o aun autónomo con dos empleados que habilite una sala de lactancia única y exclusivamente para una empleada que ha sido madre. Por este motivo muchas madres acaban teniendo que sacarse la leche en los baños… pero bueno, este tema daría casi para otro post.

En mi caso, tanto de la lactancia de Redondo como ahora con TRex tuve la suerte de poder mantenerla después de reincorporarme al trabajo. Con esfuerzo, con sacrificios, con cansancio y con incomodiades… pero pude hacerlo. Así que después de casi 22 meses de lactancia con Redondo y casi 9 que llevo con TRex (y lo que me queda, espero) me tomo la libertad de dar unos consejillos sobre el tema.

Consejos para sacarse leche en el trabajo

  1. Invertir en un buen sacaleches. Esto es fundamental. Cuando nació Redondo con la subida de la leche necesité comprarme un sacaleches de urgencia, así que un día por la mañana sintiendo que iba a explotar mandé al marido a que me comprara uno. Me trajo el manual de Medela que me vino de perlas y que usé puntualmente mientras estuve de baja, pero en cuanto empecé a trabajar (y sobre todo a viajar) me di cuenta que necesitaba algo más. Así que me compré el Swing, el sacaleches eléctrico también de Medela, y combinaba los dos. Así podía sacarme la leche de los dos pechos a la vez, con lo cual acabo en la mitad de tiempo y además de esta manera se produce algo más.
  2. Un top de extracción fácil puede resultar cómodo. No es indispensable, pero usando el top tienes las manos libres (en mi caso sólo una, ya que yo uso un sacaleches eléctrico y uno manual al mismo tiempo) y puedes mirar cosas en el movil, navergar por internet, leerte mi post y comentarlo… 😉 😉
  3. Tener reservas de leche en la nevera o el congelador, al menos para el primer día de trabajo. Luego, la leche que te saques hoy durante tu jornada laboral será la que le den al bebé mañana.
  4. Si en tu empresa no hay una sala de lactancia, que como es dicho antes en una pyme no es fácil encontrarla, es bueno buscar un rinconcito tranquilo que puedas usar durante 15 minutos, sin que te molesten… como último recurso siempre nos quedarán los baños :(. En mi caso, uso una sala de juntas que sólo se usa de vez en cuando y que tiene llave, así puedo cerrar por dentro para que en caso de que aparezca alguien no me encuentre a mi con el tetamen expuesto jejeje.
  5. No dejar pasar más de 3 horas desde la última extracción o la última vez que te pusiste a tu bebé al pecho. En mi caso, si TRex come a las ocho de la mañana, por poner un ejemplo, como máximo a las once yo me saco leche. Lo último que queremos es bajar la producción y para eso es indispensable no saltarse tomas.
  6. Si en tu oficina no dispones de una nevera, necesitarás una neverita de playa con un bloque de hielo, para mantener la leche refrigerada hasta que llegues a casa. En mi caso en su día me compré una neverita de medela que viene con cuatro botes para el sacaleches con sus cuatro tapas y el bloque de hielo que se adapta perfectamente a ellas. Es súper cómoda y a mi me valió mucho la pena la inversión.
    fuente

    fuente

     

  7. Y por último, un aviso a navegantes. Cuando TRex mama directamente del pecho, lo hace tranquilamente, relajado, con calma… una toma puede durar diez minutos, quince o veinte, sin embargo cuando toma la leche del biberón es un visto y no visto, en minuto y medio ya se ha zampado toda la leche que le dejo, es tan rápido, que  no tiene tiempo de sentirse saciado. Puede parecer que se queda con hambre, pero no es así, simplemente es que no le ha dado tiempo a tener esa sensación de saciedad. Nos pasa lo mismo a los adultos, que si comemos rápido comemos más porque sentimos la sensación de saciedad más tarde. Normalmente TRex cuando se acaba el bibe, se queda un momento inquieto pero enseguida se le pasa. ¿Como sé que realmente no se ha quedado con hambre? pues porque no quiere comer hasta pasadas unas horas, si no hubiese tenido suficiente reclamaría más al poco tiempo.

Sacarse leche en el trabajo no es fácil, pero se puede hacer.  Reconozco que para mí es un auténtico coñazo andar todo el día con el sacaleches para arriba y para abajo, que si monta, que si desmonta, que si lava, que si vuelve a montar, que si esteriliza… (tengo que reconocer que esterilizar, esterilizo sólo de pascuas en viernes) pero bueno, es el precio que tengo que pagar por querer seguir con la lactancia, y lo pago gustosamente. Es lo que nos queda hasta que en este país se pueda realmente conciliar… si es que se consigue alguna vez.

NOTA:  que quede claro que yo no soy comercial de Medela ni este es un post patrocinado, que no me han regalado nada ni he visto un duro, es simplemente que esta marca me gusta y me parece buena. Aunque bueno, señores de Medela, una tiene las puertas abiertas ¿eh? 😉

Anuncios

24 comentarios en “Consejos para sacarse leche en el trabajo

  1. Yo me lo planteé cuando me incorporé de la baja de Leo pero desistí sin llegar a intentarlo. Por mi horario tendría que hacerlo dos veces en cada jornada y un día puedes hacerlo pero más no. Y hay días que no puedes. Así que para hacerlo un día sí, dos no, al siguiente a medias… Lo dejé, estuve más de un mes sacándome leche en cuanto llegaba a casa y antes de salir y así conseguimos aumentar dos meses más la lactancia, hasta los 7 meses pero sin sacarme leche en el trabajo.

  2. Es muy peliagudo el tema. Yo me saco leche en un despacho vacío pero no siempre me da tiempo porque depende de cómo vaya de trabajo. Por otro lado, en un mes empiezo con un trabajo nuevo y no sé qué opciones voy a tener para extraerme. Yo todas las noches intento sacarme pero algo a mayores pero no consigo mucho más de 20 ml… La verdad es que a día de hoy es un tema que me tiene muy preocupada…

    • Pues no te preocupes, hazme caso. Con dos sacaleches en 10 minutos acabas, y no creo yo que nadie te vaya a decir nada por 10 minutos… 10 minutos casi, casi, ya los tardas yendo al baño. Todo va a salir bien, ya verás, te lo digo yo 😘😘

    • Si es muy difícil… y según que trabajo tengas se puede complicar más la cosa todavía. Es una pena enorme que nos pongan las cosas tan difíciles…
      Claro que lucho por la lactancia, si para mí ha sido y es una de las mejores experiencias de la maternidad!!

  3. Yo nunca me saqué leche en el trabajo, pero conseguí que siguieran con lactancia materna por algún tiempo más. Pero recuerdo Alejandra cuando la recogía de la guardería se tiraba como una loca a mi pecho, menos mal que vivia cerca, jejeje
    Diego es que pasaba un poco más de la teta y enseguida mostró interés por otros alimentos y pasaba un poco de la teta.

    • Uff, yo sí que me saco en el trabajo, una vez al día, a media mañana. La verdad es que con los dos sacaleches no me lleva más de 10 minutos y enseguida acabo. Y claro, es importante también que mi pequeñajo sea un tetadicto, que es subirme la camiseta y el tío empieza a hacer palmas con las orejas jejejee

  4. Yo no soy capaz de sacarme leche si no tengo al niño en el pecho. Lo he intentado de todas las formas posibles, mentalizándome, pensando en el niño… pero nada, lo máximo que logro extraerme es unos 30 de los dos pechos. Aún así lo hago porque es una cantidad que ya tengo para el día siguiente pero no sé por qué razón no soy capaz de extraerme nada más.
    Así que lo que hago por la tarde es extraerme de un pecho mientras del otro mama. Es la única solución que he encontrado 😉

    • Huy, yo sí que no tengo problemas para sacarme leche, eso sí, tengo que estar tranquila, si estoy agobiada no hay manera.
      Lo de sacarse de un pecho mientras el mama del otro es una buena idea, yo también lo hago de vez en cuando, y con el mayor lo hice muchísimas veces 🙂

  5. Yo con mi hija mayor me saqué la leche en el trabajo hasta que cumplió seis meses. Hacía como tú: la que me sacaba el lunes, era para el martes y así sucesivamente. Tuve la suerte de que me pilló en pleno verano (junio y julio) que es cuando menos carga de trabajo tenemos, y siempre conseguía un hueco para encerrarme en una sala de juntas vacía y hacer la extracción. Sin embargo, con mi hija pequeña fue imposible: yo tenía un pequeño (minúsculo!!!) banco de leche congelada que me sirvió para la primera semana de guardería y al incorporarme en pleno febrero, justo en lo peor de lo peor y tras cinco meses fuera, casi no conseguía sacarme nada. La primera semana logré alguna cosa, pero después de que me pillaran dos veces en el despacho con la teta fuera lo dejé por imposible. La peque tenía de aquellas casi seis meses y durante unos días en la guarde le dieron fórmula y luego cambiaron la toma por la fruta. Aún así, mantuvimos sin problema la lactancia casi hasta sus 19 meses ¡lo que es un logro!
    Ah y yo también he usado el sacaleches de medela. Es estupendo!

    • Ay, yo me muero si me encuentran con las tetas fuera me sal algo… además que yo me saco de las dos a la vez!! Menos mal que la sala que yo uso tiene llave y cierro por dentro, que si no…
      Tienes razón, esos 19 meses sin un éxito!!

  6. Yo también pasé mucho meses sacándome leche en el trabajo. Al principio buscaba un sitio tranquilo para hacerlo sola, pero me aburría un montón Así que terminé haciéndolo delante del ordenador sin problema alguno, con mis compis alrededor y con la puerta del labo abierta a cualquier comercial! jajaja! Pero digo yo, que si queremos normalizarlo tendremos que dejar que nos vean no? 😉

  7. A mí me quedó una espinita clavada con lo de la lactancia. No pude extenderla todo lo que hubiera querido. Era complicado. En cuanto no estás todo el día con el bebé…la cosa se pone chunga. Por lo menos en mi caso. Llegaba a casa al mediodía y le tenía que dar el pecho al bebé…y luego ya no me sacaba nada el sacaleches. Por la noche lo mismo. Si el bebé me vaciaba el pecho ya no quedaba para el sacaleches y viceversa. Los fines de semana aprovechaba a sacarme más y congelar pero la cosa se complicaba por días y fui perdiendo la leche. Tenía uno manual y acabé con el Swing de Medela. Pero milagros …a Lourdes….snif.

  8. La verdad es que tiene que ser muy sacrificado, un ole por todas vosotras.
    yo si hubiese tenido que seguir trabajando no hubiese tenido ningún sitio para hacerlo excepto el baño (como dices eso da para un post enterito), además seguro que mi jefe me hubiese puesto pegas, que esa es otra.
    Ole por tu esfuerzo. besos

  9. Pingback: Cómo Congelar Leche Materna | días de 48 horas

  10. Un post genial! Muy clarito y completo. Muchísimas gracias por la información!! En mi caso me agobiaba un poco la idea de todo ese trajín en mi trabajo y desistí porque ya tenía bastante con mis noches sin dormir, mis apuros de primeriza y con “conciliar”. Lo que hice fue que una vez que me incorporé a trabajar comenzamos con la lactancia mixta. Le seguía dando el pecho cuando estaba con ella y las tomas que le tocaban mientras estaba en la guardería se las daban con leche de fórmula. Y así nos fuimos apañando hasta los 7 meses. A la peque, muy a mi pesar sólo le puede dar pecho un mes. Tuve unas mastitis bestiales, que aguanté todo lo que pude hasta que mi estado fue límite, ya que sumado a la anemia tremenda que tenía me dejó KO y sin apenas fuerzas para atender a la niña, con lo que me recomendaron que le retirara el pecho…Así que no me vi en esa situación de tener que sacarme leche en el trabajo. Con tu permiso compartiré el post en redes sociales porque me ha parecido buenísimo. Enhorabuena por los esfuerzos que haces para darles a tus hijos lo que sin duda es lo mejor y a seguir así!! Un beso

    • Gracias!! Lo tuviste que pasar fatal con esas mastitis, yo tuve una obstrucción los primeros días que me hizo ver las estrellas, y era sólo una obstrucción…
      Todo mi permiso para compartir donde quieras 😉
      Besos!

      • La verdad es que sí!! Fue una auténtica pesadilla…Y encima como soy tan cabezota y estaba empeñada en darle lactancia materna aguanté un mes en ese plan! Pero no hubo más remedio que abandonar…Cosa que también emocionalmente afecta…Pero bueno, es algo superado! Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s