Explorando el mapa: Qué meter y qué no en la maleta de los niños (pequeños)

A la hora de viajar con niños corremos el peligro, sobre todo si no lo hemos hecho muchas veces, de acabar con la maleta llena de cosas innecesarias y echando en falta cosas que no hemos llevado. Creedme, os habla la voz de la experiencia, me ha pasado varias veces de tener la maleta a tope y necesitar justo lo que me he dejado en casa. Eso es así, la ley de Murphy, pero como la experiencia es un grado, después de bastantes viajes con niños, primero con Redondo y ahora también con TRex, he ido aprendiendo cosas y he ido perfeccionando el delicado arte de preparar la maleta.

Qué meter y qué no en la maleta de los niños pequeños

  1. En primer lugar, y donde yo más metí la pata: los pañales. El principio cometía el tremendo error de llevarme los pañales de casa para todo el viaje, con lo cual, ocupaba media maleta o incluso tres cuartos sólo con pañales dejando muy poco espacio para lo que realmente necesitaba. Después de dos o tres viajes haciendo esto, me cambió el chip y lo que hacía era llevarme pañales para dos o tres días y luego comprar en destino. En todas partes venden pañales así que no vamos a tener problemas para encontrarlos y así dejamos espacio en la maleta para otras cosas que sí debemos llevar de casa. Ahora bien, si el viaje es más bien una escapada, de dos ó tres días, no vale la pena comprar nada en destino, te los llevas de casa y punto. Si el viaje es de una semana o más, desde mi punto de vista lo mejor es llevar unos pocos en la maleta y luego comprar más. Puede preocuparnos que llegados a nuestro destino tengamos que comprar un tremendo paquete de pañales enorme y que nos van a sobrar la mitad o más. Tengo que decir que no, siempre hay paquetes más pequeños y en destinos más turísiticos yo he visto en supermercados minipaquetes de 20 pañales.
  2. En cuanto a la alimentación, pues más de lo mismo. No es plan ir cargados con 20kg de potitos en la maleta, mejor llevar para un par de días y luego comprar en destino. En nuestro caso, Redondo nunca ha sido de potitos, siempre ha preferido los purés hechos en casa (llámale tonto al tío) y un par de veces que intentamos dárselos me dijo que me los comiera yo. En el primer viaje largo que hicimos con él, cometimos el error de meter noventa mil pañales en la maleta, pero no la batidora de brazo, con lo cual, traje de vuelta para casa pañales y me tuve que buscar las castañas como pude para hacerle los purés. Intentamos darle potitos pero no los quería, así que se lo comenté en la recepción del hotel y nos dijeron en la cocina nos triturarían el puré sin problemas. Pero era un incordio, irme todos los días desde nuestro apartamento hasta la cocina, con la olla en la mano para que me lo triturasen. En estos casos, si nos alojamos en un apartamento o en un aparthotel es mejor contactar antes con ellos y preguntarles si podemos disponer de batidora en la habitación, si no es posible con llevarla de casa lo tenemos solucinado, que una de estas de brazo poco ocupa y nos soluciona la papeleta. Si hemos optado por el BLW, ya no tendremos este problema. Y si el niño no toma teta, o toma cereales, con llevarnos un poco en unos recipientes herméticos, que nos llegue para todo el viaje será suficiente.
  3. Otro punto en el que yo exageraba muchísimo era con la ropa. Si nos íbamos de viaje una semana yo me llevaba como si fuesemos para 3 ó 4. Está bien llevar ropa a mayores, los niños siempre se manchan más, pero tampoco sin exagerar. Además, si es necesario siempre se puede lavar algo, o comprar una muda si es una urgencia, y sales del apuro.
  4.  Dependiendo del tipo de viaje que hagamos y también de la manera de ser del niño será necesario llevarse más o menos juguetes o libros. Por ejemplo, si viajamos en avión yo recomiendo tener preparado una buena batería de cosas con las que entretener al niño durante las largas horas de espera en el aeropuerto (en esta entrada podéis leer mis consejos para viajar en avión con niños), si viajamos en coche, en nuestro caso no necesitamos tantas cosas, porque nuestros niños se suelen quedar dormidos en cuanto el coche empieza  andar. Lo que sí es necesario, para nosotros al menos, es llevarnos cosas para el momento restaurante. Redondo cuando se sienta a la mesa es para comer, lo de esperar a que le traigan la comida y lo de la sobremesa no va con él así que necesitamos llevarnos cosas para tenerlo entretenido. El pequeño de momento se adapta bastante bien, pero todo se andará.
  5. La cuna de viaje. Esta no la llevamos en la maleta, pero si viajamos en coche sí podemos estar tentados a llevarla en el maletero. Nosotros la llevamos hace dos años cuando fuimos a Bretaña y Normandía y fue un tremendo error. Iba el maletero hasta los topes, la dichosa cuna ocupaba muchísimo y casi no la usamos porque en casi todos los hoteles tienen cunas de viaje a disposición de los huéspedes. De hecho, ahora que somos cuatro, muchas veces ya ni pedimos cuna, sobre todo si es una escapada de dos días, preguntamos al hotel cuál es el tamaño de la cama y si mide 1.80m o más de ancho ya dormimos todos juntos tipo cama-patera y punto.
  6. Y por último, y casi lo más importante de todo. Si vamos a viajar fuera de España, hay que acordarse de solicitar la tarjeta sanitaria europea, en nuestro centro de salud nos informarán sobre cómo hacerlo. Es importante llevarla, porque sólo así te garantizas la asistencia sanitaria en el extranjero, si no la llevas tendrás que hacerte cargo de los gastos sanitarios. Aún así, con la tarjeta europea y todo, en muchos países la seguridad social española no cubre los gastos al 100% y nos tendríamos que hacer cargo de un porcentaje de la factura. En nuestro caso, solemos hacer un seguro de viaje para todos, así nos curamos en salud… y nunca mejor dicho jejeje. Bueno, esto es válido cuando viajamos por la Unión Europea, si nos vamos a un país de fuera es imprescindible hacerse el seguro de viaje sí o sí.

Espero que mis consejos puedan ayudar a alguien a la hora de preparar la maleta para los niños, a mi me hubiese venido bien saberlo cuando hicimos nuestro primer viaje con un bebé. ¿Qué os ha parecido? ¿Añadiríais algo?

Anuncios

18 comentarios en “Explorando el mapa: Qué meter y qué no en la maleta de los niños (pequeños)

  1. Yo mantengo la teoría de que cuanto más viajas menos maleta llevas. Vas priorizando

    Yo siempre llevo un paquete de detergente pequeñito por si acaso fuese necesario lavar alguna prenda y así llevo menos ropa.

    Lo que sí es cierto es que si tienes espacio porque vas en coche al final no paras hasta que lo llenas, total si hay sitio cargas jaja

  2. Yo siempre peco de exceso con la ropa… pero con el tiempo voy aprendiendo y mis maletas son más minimalistas, jejejeje…
    Muy interesante el último punto! Creo que con Peque sólo hemos estado en Portugal saliendo de España, pero ni pensé en su momento en eso…
    Muas!

    • Lo de la tarjeta sanitaria yo también viajaba despreocupada hasta que mi padre tuvo un problema grave de salud estando en Francia y la seguridad social española solo cubría el 80% de los costes. Menos mal que tenía un seguro privado que se hizo cargo del otro 20% y de la repatriación (tenía que viajar acompañado de personal sanitario) porque nuestra seguridad social no se hacía cargo de nada, si por ellos fuera se tenía que quedar tirado en París. Desde esa, siempre tengo mucho cuidado de tener la tarjeta sanitaria europea al día y de hacernos un seguro privado si vamos a salir del país.
      Besos!!

  3. Yo la verdad es que suelo viajar con lo mínimo siempre. Para que os hagáis una idea: el verano pasado pasé 20 días en casa de mis padres, con las dos enanas, que de aquella tenían 10 meses una y tres años y medio otra y mi único equipaje para las tres cabía dentro de una mochila, de las de llevar a la espalda y en un bolso grande. Como dices, no me molesté en llevar más pañales que los necesarios para un día, porque mi madre ya me había comprado una bolsa en destino y lo mismo con la comida. La ropa: la justa, y a poner lavadoras. También hemos estado de camping con las niñas y la perra durante 10 días, y excepto por la tienda de campaña, sacos de dormir y colchones, que ocupan lo suyo, el equipaje propiamente dicho me entraba en una maleta pequeña. Creo que es cuestión de priorizar y de saber que siempre puedes ir al super más cercano a comprar lo que hayas olvidado!

  4. No hemos viajado aún con la peque, me será muy útil toda esta información. Si ya soy exagerada preparando mi equipaje (llevo ropa para el doble de días..) no quiero ni imaginar cómo seré con la niña!!

  5. Yo con la ropa sigo exagerando “por si acaso” pero pañales y comida, siempre he sido práctica y lo compraba en destino. Tampoco llevaba bañeras, trona,s cunas etc.. trataba de buscarlos desde aqui para que alli me lo prestasen y ahorrar un trasto más. Me parece que tenía un post sobre consejos para viajar con niños, escrito desde el punto de vista de mi yo trabajadora, que me dedico a la hostelería y 10 años de experiencia con un hotel dan para saber que puedes llevar y que puedes pedir jaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s