Es muy difícil ser madre

Ser madre es lo mejor que me ha pasado en la vida, lo mejor, mis dos niños son mi sol, giro en torno a ellos. Son mi motor, los adoro, hacen que me derrita de amor y siempre consiguen sacarme una sonrisa en los peores momentos. Pero, desde que ellos están aquí me he dado cuenta de que es muy difícil ser madre, de hecho, creo que es lo más difícil que he hecho en toda mi vida… y os lo dice una que ha necesitado cinco folios para resolver una integral, ahí es nada jeje.

Desde que nació Redondo el miedo y el sentimiento de culpa se instalaron en mí, para no marcharse más en la vida, supongo. La vida se me va en ¿lo estaré haciendo bien? ¿qué será mejor para él (ellos, ahora que está TRex)? ¿hubiese sido mejor haber hecho tal cosa? y en sentirme infinitamente culpable por todo. Pero hoy no vengo a hablar de esto, hoy vengo a hablar de mi libro (jajaja, perdón por el chiste fácil). Ser madre es muy, muy difícil, por muchos motivos, estos entre ellos, pero hoy vengo a hablar de otros motivos… más egoístas diría yo. Desde que nacieron los niños el tiempo para mí ha sido cero… o incluso negativo. Encontrar un momento para ducharme es casi imposible (y cuando digo un momento, es un momento, las duchas de más de 5 minutos ya ni me acuerdo de lo que eran) así que de arreglarse mínimamente ya ni hablamos. Los días se me pasan volando… nos levantamos a las 7:30 de la mañana y entre desayunos, teta, vestirlos a los dos, preparar la merienda para el cole… se nos pasa el tiempo volando, acabamos de prepararlos a las nueve menos cinco, a menos diez si ha habido suerte ese día. Y esos cinco o diez minutos que hay hasta que pasa el autobús del cole son los que me quedan a mi para prepararme yo. Y por las noches más de lo mismo, entre teta, duchas, baños, preparar cenas y cenar se nos acaba el tiempo. Ayer sin ir más lejos, estábamos cenando y tuvo que ir Hombre Tranquilo a acostar a Redondo porque se caía del sueño y yo a dormir a TRex por la misma razón, así que dejamos la cena a medias. Me acabé mi cena a las diez de la noche, completamente fría, por supuesto, y estaba tragándome el último bocado cuando TRex empezó a llorar otra vez. Me lavé los dientes a toda prisa y para cama con él… ni blog, ni tele, ni sofá con Hombre Tranquilo. Nada de nada. Se acabó el ir de compras con las amigas a la mínima de cambio, se acabaron las cenas fuera, se acabaron las citas de novios con mi marido… ahora, en el mejor de los casos, hay que planificarlo todo con dos semanas de antelación para conseguirlo.

No me quejo, ser madre es difícil pero no me quejo, mis dos soles me compensan todo eso y más. Y si por las mañanas parezco un mapache y tengo pelos de loca, pues ya está me pongo mis gafas, que además de disimular las ojeras también disimulan las cejas mal depiladas, me ato una coleta y hala, a trabajar. No me quejo, porque esto me lo esperaba… bueno, quizás no me esperaba que fuese tan heavy, pero sí me esperaba tener menos tiempo y sí sabía que iba a ser difícil. Pero sí me quejo, y mucho, de lo que no me esperaba, de lo que ni siquiera me imaginaba. Me quejo de las críticas de la gente, de las críticas de otras madres, de otras mujeres, que parece que no tienen más que hacer que meterse en la vida de los demás y criticar a la gente es su deporte favorito.

¿A qué viene todo esto? Pues viene porque resulta que el otro día me dijeron, por segunda vez, que tenía que ir a cámbiame, no sé si lo habéis visto alguna vez. Yo vi una vez un trozo, un sábado haciendo zapping durante un momento teta, y la verdad es que no me quedaron ganas de volver a verlo. Bueno, el caso es que me lo dijeron y en el momento me lo tomé a coña, me hizo gracia, pero luego me afectó. Me afectó que gente de confianza, de la familia, me diga esas cosas, que hablen de mi entre ellos a mis espaldas, que me critiquen, y que se asuma que por ser mujer tengo que ir todos los días de punta en blanco, maquillada, con el pelo planchado, tener mi casa perfectamente ordenada, a los niños vestidos pijolillos, con el pelo bien peinado, cocinar bien,  estar delgada, poner buena cara a todo y que no me parezca mal nada de lo que me dicen. Dame días de 48 horas e igual lo consigo, pero mientras mis días tengan sólo 24 horas no puedo hacer ni la mitad. A cámbiame id vosotras, que tanto os gusta criticar, pero a que os cambien la cabeza, la mentalidad, porque así mal vamos. Yo seguiré con mis vaqueros, mi camiseta y mis deportivas o mis botas, con mis cejas mal depiladas y con mis pelos de loca pero la mar de feliz con mis dos niños. Sólo me amargaré el día que os tenga que ir a ver (porque tengo que ir, que ni no no iba) y rezo para no acabar como vosotras, monísimas pero solas. Os lo habéis buscado. Os lo habéis ganado a pulso.

Anuncios

25 comentarios en “Es muy difícil ser madre

  1. A mí mis cuñadas una vez me dijeron que me tenía muy abandonada, el pelo despeinado, sin el tinte y que debía ir a la peluquería que como salía así!… Les dije que yo a diferencia de ellas no tenía con quién dejarle el peque como ellas que se lo dejaban a las abuelas y se pueden ir dos horas a la peluquería! Que nosotros dependíamos de nosotros y que tenía otras prioridades que tentarme el pelo! Lo que más me molesto es que en ese momento estaba mal emocionalmente, con la moral por los suelos y lo que mejor me hubiera venido es que me digan “oye no quieres aprovechar que estamos nosotras y te vas a un spa o a la pelu?” Pues no, en vez de ser parte de la solución fueron parte del problema. Luego mi marido la cogio a su hermana y le dijo que para decir cosas que no tienen sentido que mejor no diga nada, que él no la anda criticando porque se viste fatal.
    Besos! Que no te hace falta cámbiame ni nada!… Mándalas a ellas a cámbiame y que les den.

  2. Igual tienen envidia porque ven que tienes una vida llena y feliz. Intenta que no te afecten. Yo también salgo a la calle sin mirarme al espejo, aprovecho los escaparates para arreglarme el pelo, jajajajajaja, con lo que yo he sido. Pero seguro que más adelante ya tendremos más tiempo para nosotras y echaremos de menos todos estos maratones diarios. Feliz finde!!!

  3. Cambiame? Perdona chata! Cambiate tú! Que seguro que te hara más falta! que poca vergüenza tiene la gente y encima familia… hace 12 días que tengo a mi pequeña y mi look consiste en pelos largos (por todas partes) ojeras ( que luzco con orgullo, por que tienen una magnifica razón) camison y bata. Y cuando salgo un chandal! El que me diga que vaya a cambiame, lo mando lejos! Un beso gigante!

  4. Hace un año que no voy a la peluquería. No digo más… Bueno sí, que algunas mañanas tengo que elegir entre ducharme o ir al baño. El desayuno directamente en el trabajo… Y si a alguien le molesta mi vestido lleno de manchas le dejo que me haga la colada

  5. Hola. Descubrí tu blog hace un tiempo pero por esta falta grave y crónica de tiempo tengo que ponerme al día con tus posts. Me parece triste y cruel que te hagan ese comentario. No entiendo porqué la gente se mete en la vida de los demás y esa falta de empatía o ganas de fastidiar, que también puede ser. Te lo dice una que está hasta el gorro de comentarios al respecto de lo que hacemos o no hacemos. Tienes toda la razón, lo peor de la maternidad no es el agotamiento o la culpa…es la intromisión de los demás. Ni caso, las personas felices no tenemos necesidad de meternos con nadie.
    Silvia

  6. Bien dicho! Yo he conseguido ir a la peluquería 6 meses después de dar a luz y casi daba palmas con las orejas de la alegría. Tú ni caso, los opinólogos hay que mandarlos a tomar viento fresco. Y a mí me gustan tus camisas!!😘😘

  7. Ay, mucho ánimo guapa! La verdad es que la falta de empatía es la peor parte de todo esto… Para mi menos soportable que los días sin dormir y el agotamiento. Abrazo grande. Lo estás haciendo genial! ❤

  8. Joder me has dejado helada, de verdad alguien te ha dicho eso? y no le has dado un puñetazo en las narices?, jajajaj
    Pues es verdad que la maternidad es lo mejor de nuestras vidas y a la vez es duro durísimo. Pero tengo que decirte que llegará un momento en que todo se normalice, y poco a poco irás teniendo algo más de tiempo para ti misma, no mucho no te vayas a pensa, jejeje, pero un poquíto más si.
    Además tus hijos te van a querer con malos y con buenos pelos y eso es lo que importa.
    Un besote.

  9. Yo también alucino bastante, la imagen no lo es todo jope, yo no me canso de decirlo. Las q te dijeron eso, cuando sean viejas, anda q no van a pasarlo mal jeje. Bss.

  10. Ayyyy amiga yo tengo que hacer un post de estos y sacar todo lo que llevo dentro…qué es mucho!!! Y a todos esos que te dicen que te van a mandar a cámbiame, mándalos tu a Cuenca, pero a la Cuenca del otro lado del charco.
    Mejor estar despeinada y tener una miaja bigote y ser feliz que estar tan aburrido que solo te queda meterte en la vida de los demás…anda yaaaaaaaaaaaaaaa

  11. Pero bueno, a cámbiame que vayan ellas a ver si les hacen un trasplante de cerebro! La gente no tiene nada mejor que hacer criticar, hay que joderse! Tu a lo tuyo y a los demas que les den!

  12. Ay cuánto hacía que no me pasaba por aquí!! Bueno, del programa no voy a hablar, porque me trago toda la telebasura habia y por haber XD pero básicamente ese formato busca un cambio físico para un día, ni eso, para un programa, para aparecer unos minutos en la tele. Tu vida no cambia porque te tiñan el pelo, te maquillen y te pongan una ropa que no suelas llevar, porque sales de ahí y tu armario sigue siendo el mismo… y qué se supone, que somos nuestros atuendos? yo estoy harta de oir que no me pega nada una cosa u otra (por ejemplo, que no pega nada que me guste la música que me gusta con mi estilo de vestir), qué manía tiene la gente con poner etiquetas!
    No será más fácil, si te ven desaliñada (cómoda para mí, no veas las pintas que llevo yo cuando no me arreglo, cosa que suele suceder el 90% de los días jaja) que se ofrezcan a echarte una mano para que tengas más tiempo para ti? no sé… en vez de decir “oye ve a cámbiame!” por qué no un “oye pásame tu lista de la compra, que te la llevo a casa y luego me lo pagas” o un “oye vete un rato a dar un paseo, que voy a encargarme de la plancha que tengas” poooor ejeeeemplo! es que es muy fácil dar consejos que no son más que críticas, si alguien quiere ayudar ahí están las tareas de la casa que tanto tiempo quitan y no se pueden dejar pasar. Acaso no es mejor esto que ir un día a que te tiñan de amarillo pollo y te vistan de vedette trasnochada? dónde va a parar! XD
    Y por cierto, lo del “no me quejo”… ¡quéjate! es totalmente lícito que lo hagas, sí, la maternidad es preciosa, pero una cosa no quita la otra, estás en tu derecho de quejarte de que no te queda tiempo para ti, no es en ningún caso decir que tu hijo te lo roba vilmente y que por ello no estás tan vinculada a él como sería lo correcto… y quien piense así es que es muy cortito de miras. A ver si ahora no vamos a poder ni quejarnos de la precariedad laboral porque en la India explotan a niños para trabajar en fábricas…

  13. El primer año de mis hijas no lo recuerdo mucho, tuve gemelas y no estaba lista en ningun sentido. Llegué a pesar 100 lbs, era una mamaZombie, andaba por andar. Hoy tienen 22 años y pues ya todo es diferente claro, siempre me dan mas trabajo que el resto por lo que tienen capacidades especiales pero en general al fin veo la luz! Anduve despeinada hasta que me corte la melena de tal manera que no necesitase mas que pasar los dedos. La gente nunca está conforme, siempre tienen algo que decir, y las peores somos nosotras las mujeres, por que no en vez de criticar a una madre primeriza te vas y le cuidas al bebe unas horas para que ella duerma? pero bien falta mucho aun…sigamos despeinadas y felices!!! abrazos a todas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s