Las suegras, esas grandes desconocidas: de estereotipos va la cosa

Ya hacía muchísimo que no contaba por aquí ninguna de las historias de mi suegra… y creedme, en todo este tiempo no ha sido por falta de oportunidad ¿eh? que la mujer me lo ha dejado bien a huevo unas cuantas veces. Pero bueno, tampoco era cuestión de hacer leña del árbol caído… el caso es que esta última vez me tocó la fibra sensible y ya no me puedo reprimir más ¡¡tengo que contarlo o reviento!!

Resulta que estábamos todos comiendo fuera un día y Redondo quería ir a la zona de juegos que había en el restaurante, pero no quería ir sólo, quería que lo acompañásemos. Entonces nos contó la milonga de que los niños que estaban jugando allí eran malos y por eso quería que fuéramos nosotros con él. La respuesta de mi suegra a este comentario fue la siguiente, textual ¿eh?, no saco ni una coma del sitio:

“No Redondo, esos niños son buenos, no son malos ni pegan que no son de tu pueblo”

Con un par, y se queda tan ancha la tía. Se debe pensar que aquí a brutos no nos gana nadie y que andamos todos con el garrote en la mano para darle de hostias al primero que se nos cruce… y si es de la ciudad más todavía y con más fuerza, que a esos finolis no los podemos ver delante. Y comemos con las manos, lamemos el plato y en vez de médico vamos al brujo de la tribu que nos reza tres padrenuestros y dos avemarías y nos deja como nuevos. Manda huevos…

Como comprenderéis, ante semejante ofensa, nada más oír el comentario de marras se me hinchó la vena y no me pude reprimir, y le solté un “¿qué pasa, que en el pueblo somos todos malos y vamos pegando a la gente?” Lo cierto es que no sé ni qué contestó, empezó a decir algo pero ni me acuerdo de cómo salió del atolladero… En fin, que ojito conmigo ¿eh? no me busquéis las cosquillas que os meto un viaje acabáis sonriendo con los dientes en la mano… Ains, paciencia, señor, paciencia… que si me das fuerza…

Y ya para acabar, recordaros que ya hace diez meses ( O_O )que empecé con mi sección de las suegras y que si alguien quiere usar mi blog para desahogarse o para contarnos las maravillas de su suegra, sólo os tenéis que poner en contacto conmigo mandándome un mail a diasde48horas@gmail.com

Anuncios

30 comentarios en “Las suegras, esas grandes desconocidas: de estereotipos va la cosa

  1. Ahhhh, que eres de pueblo??? Haber avisado para leerte de lejos… Que me das miedito, jajajajaja.
    Me encanta esta sección, hacía ya tiempo que no nos contabas nada de la buena mujer y ya la echaba hasta de menos 😉
    Un beso y muuuuucha paciencia.
    Fdo. Otra pueblerina 😉

    • Jolin Sonia, hay que ver qué riesgo has corrido así tontamente, todo este tiempo leyéndome bien pegada a la pantalla. Has tenido suerte de que no te soltase un viaje así en la distancia, que las de pueblo ya sabes que tenemos peligro ;P ;P ;P

  2. Por fin retomas la sección!!

    Lástima que ahora sabiendo que eres de pueblo no vuelva por aquí por si acaso… Aunque… Yo también soy de pueblo así que ya voy yo contigo y hablamos con tu suegra jaja

    Que mujer! Pero vamos lo que te digo siempre porque te pasas de buena sino no te decía tantas tonterías

    • Ay, ya sé que me paso de buena, ya lo sé… si le dijera todo lo que le tengo que decir, me tiro tres días seguidos poniéndole los puntos sobre las ies… todo sea por estar a bien con el marido jejeje

  3. Jajajajajajaja! Mis suegros dicen que mi hijo se sorprende cuando está con sus primos porque hay muchos niños y dicen “como es el de pueblo no conoce nada!” Y yo pienso lamentablemente las tonterías de los abuelos están en la ciudad!
    Este finde a ver qué me toca escuchar…

    • Claaaro, es que en el pueblo no conoce nada, que atravesamos un tunel del tiempo para entrar aquí y nos trasnladamos al pleistoceno… si todavía escribimos en piedra con un cincel y todo… anda que… lo que tienes que aguantar

  4. Desconocidas!!!??? yo conozco a la mía mejor que si la hubiera parido…ayyyyyy ni imaginarme quiero lo que tiene que ser parir a mi suegra en toda su inmensidad…

    Mira yo me traigo una con este tipo de comentarios, que antes me encantaba cuando UPMF y UNMF iban solos a visitarla, pero ahora ni me pierdo ni una visita, allí que me planto en plan Gestapo analizando cada una de sus expresiones para a la mínima saltarle a la yugular!!!

    Qué pena no poder desahogarme en mi blog, menos mal que has retomado la sección, la úlcera ya empezaba a apuntar en este tiempo.

    Besosssss

    • Ay, hija, qué suerte que se iban sólos a visitarla… yo odio ir a ver a la mía, nos vamos a comer y nos tiramos allí toda la tarde, hasta la noche! qué pesadilla…
      Tinenes que pasarme un poco de tu mala leche, a ver si yo me decido a poner a la mía en su sitio de vez en cuando…
      Besos!!

  5. Cuanto tiempo sin leer las historias de tu suegra, madre mía es que se las trae, mira que decirle al niño que en su pueblo son unos salvajes, vamos que tiene narices la señora.
    Oye y ella no vive en tu pueblo?? o pertenece a otra zona mucho mas refinada? jajajajajaj
    Un besote.

  6. Si es que se meten en unos jardines… es como si hubiese algo dentro de ellas que hace que necesite salir… Yo tengo una muy buena también: el otro día fuimos a verlos e iba Celia muy linda, con ropita que me prestaron de otras niñas y que habitualmente no lleva, yo no paso de Primark y Zara.
    Pues nada más llegar suelta: “Ay, ese vestido… ya te queda justo”… “Y la chaqueta, corta de mangas”…. “El abrigo este… la última vez que lo pone, le va justísimo”… y para rematar: “Y estos zapatos, medio número grande!”. AGGGG!!!! Y le digo yo: “Sí, fulanita, va toda mal: el vestido, pequeño, la chaqueta, corta, el abrigo, justo y los zapatos grandes: ¿Algo más?”. Desde ese día se guarda la tertulia sobre tallas para otro momento o para sí misma, no ha vuelto a soltar prenda.
    Debo yo también ser de tu pueblo, porque me dan arranques violentos jajaja

  7. Jajajaja, pues yo también soy de pueblo, y es verdad que veo de vez en cuando a algunos con garrotes y todo ;).
    Yo me apunto, cualquier día me desahogo en tu blog, porque vaya tela.
    Yo últimamente tengo el cielo ganado, con la cosa del reposo la tengo en casa día si y día también, y aguantando sus magníficos comentarios a los niños…Ay! que me enervo.

    • Pues aprovecha, mujer, y desahógate que sienta de maravilla, serás bienvenida en mi blog! Yo si tuviese a mi suegra todo el día en casa estaría tarumba ya hace tiempo, tú debes ser una santa 😉😉

  8. Cómo es el paletismo de ciudad, no puedo con él (y que conste que yo soy de ciudad), eso demuestra ser corto de miras. Tienen en su imaginación un pueblo que no es así en la realidad, pero como no salen de su barrio no saben cómo son las cosas de verdad. Aquí lo sufrimos especialmente con la gente que no es de Madrid pero viven allí. Cuando vuelven “al pueblo” (la ciudad pequeña) no hacen más que destacar lo buenísimo y excelentísimo que es allí todo, como si los demás hiciéramos todavía fuego con un palo. Negrita me pongo!! Bss.

  9. Vamos que tu suegra tiene un cariño a tu pueblo…… jejejejej Si es que son para darlas de comer a parte. Mucho ánimo que algo me dice que tiene ocasiones de meter más la pata…
    Y más que nada, debería tener cuidado con los comentarios porque los niños lo oyen todo y lo van repitiendo. Además que no tiene que pensar que hay niños malos en un sitio determinado. En fin, paciencia paciencia ymás pacienciencia. Besos

  10. Ufff…qué miedito las suegras! En mi caso, la “bestia negra” no es tanto ella como la abuela de mi marido..Ufff que señora por dios! Mira que la veo 4 días al año (y creo que hoy toca) pero se me hace eterno el rato..Y mi suegro..Pues para echarle de comer aparte también….¡Tengo que activar el modo zen con ellos para no estar saltando a la yugular todo el rato!

    • Jajajajaja, me meo con lo de bestia negra. En mi caso la abuela de mi marido era una señora majisima y muy simpática… la madre ya es otro cantar, es completamente insufrible!!
      Espero que llevaras bien la visita!

  11. Ostras! Soy la única por aquí de la que no va hablar mal de la suegra. Yo estoy contentisima con la mia. Me ayuda mucho, me escucha, me respeta y nos hechamos unas risas de vez en cuando,bueno quizá me llevo bien con ella por que vive a 40 minutos de mi casa, en coche…Claro que los problemas los tengo con mi madre, asi que una por otra. Nunca llueve agusto de todos. Acabo de conocerte y me voy a leer todas las historias de tu suegra! Un besazo!

    • Jolines!! Pues si quieres puedes enviarme para mi sección la historia de tu suegra, contándonos lo bien que se porta. Así veremos qué las buenas suegras también existen… Y nos mataras de envidia, claro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s