¿Es realmente posible cambiar de médico?

Pues en Galicia hasta el pasado abril la respuesta a esta pregunta era un no rotundo… si vives en una zona rural, claro, y a día de hoy, todavía no es un sí, es un quizás.

Vivir en el campo tiene sus ventajas (bastantes) y sus inconvenientes (muchos). Entre las ventajas está la tranquilidad, el que los niños puedan correr y jugar al aire libre sin peligro, que sepan desde el principio qué y cómo es una mazorca de maíz o de dónde viene la leche sin tener que ir a una granja escuela. En la otra cara de la moneda están los inconvenientes: necesitamos el coche para todo y no tenemos los mismos servicios, ni de lejos, que en la ciudad. Por poner un ejemplo, hasta hace bien poco en mi casa teníamos lo que se llamaba ADSL rural, 1 Mb, ahora tenemos 6 y ya es la leche. Creo que no hace falta decir más, ya me entendéis.

Entre los inconvenientes está que no podíamos cambiar de médico. A ver, en teoría si, en teoría si no estás contento con tu médico todo el mundo tiene derecho a solicitar el cambio, peeeero (siempre hay un pero) aquí en mi pueblo sólo tenemos un pediatra, así que si no te gusta pues ajo y agua, te jodes y te aguantas. Yo estaba muy contenta con la pediatra que teníamos hasta ahora pero tuvimos la mala suerte de que se nos fue en el último concurso de translados y el nuevo pediatra deja mucho que desear, la verdad.

En la primera visita que le hice ya me chirrió bastante, Redondo llevaba unos días afónico, con mucho moco y unas décimas de fiebre así que fuimos a verlo. Después de examinarlo me dice que parece vírico pero que me deja unos antibióticos recetados por si acaso, y que si veo que va a peor que se los dé. ¿¿Comor?? ¿Pero no me estás diciendo que es vírico? si veo que no mejora en un par de días no le voy a dar antibióticos así porque sí, volveré por aquí para que lo examines otra vez, le hagas un cultivo y compruebes si es bacteriano o no. Y si es que sí, pues le doy los antibióticos y si no pues no. Yo soy muy contraria a medicar sin necesidad, así que la primera impresión ya no fue muy buena. Luego, cuando nació TRex y empezamos con todos los controles acabé de confirmar mi mala impresión sobre él: en primer lugar no se cambia de guantes entre paciente y paciente (muy mal y mucho asquito), va a toda velocidad y no se para nada a mirar bien al niño, menosprecia al enfermero… no sé, no me gusta ni me fío de su criterio. El caso es que no voy a ponerle una queja porque ¿qué puedo poner? ¿que no me fío de él? es algo muy subjetivo…

El caso es que hasta abril aquí en Galicia no se podía solicitar el cambio de médico para otro centro, tenías que tener el médico en el centro de salud que te corresponda según donde estés empadronado. Así que en casos como el nuestro, no podíamos cambiar de médico, ya que al sólo haber uno en nuestro centro de salud, con él nos teníamos que quedar. Así que después de tres visitas con el pequeño y una con el mayor, he decidido que hasta aquí hemos llegado, tengo que fiarme del pediatra de mis hijos, así que tengo que cambiar porque de este no me fío pero nada.

He ido a solicitar el cambio para el centro de salud del pueblo de al lado, pero se nos presentan varios problemas:

  1.  La asistencia domiciliaria no está cubierta. Esto no es problema, una persona mayor sí necesita asistencia domiciliaria, pero con un niño creo que no es necesario, nos podemos acercar al centro de salud sin problemas.
  2. No está muy claro a qué PAC debemos acudir en caso de urgencia. Si cambiamos a los niños de centro de salud, el PAC que les corresponde también cambia, pero en teoría si es una urgencia debes poder acudir a cualquier centro de salud sin problemas… esto todavía no han sabido aclararme cómo va.
  3. Como por aquí sólo suele haber un pediatra por centro de salud, cuando se cogen una baja o se van de vacaciones pues nos quedamos sin médico para los niños porque el SERGAS hace tiempo que no cubre las bajas cortas ni las vacaciones. En estos casos, en teoría es el médico de cabecera de los padres el que tiene que atender al niño, pero si el niño está en un centro de salud y el padre en otro, el médico del padre se puede negar a atender al niño por no pertenecer a este centro de salud.

En mi centro de salud han quedado de avisarme en cuanto tuviesen claros estos puntos, pero de momento no me han dicho nada. Así que de todo esto, lo que he sacado en claro es que los habitantes de zonas rurales no tenemos derecho a cambiarnos de médico… o al menos nos lo ponen muy difícil.

Anuncios

14 comentarios en “¿Es realmente posible cambiar de médico?

  1. Vaya… Pues yo nunca lo había pensado. El nuestro es súper agradable y muy bueno. Pero creo que nos pasaría como a vosotros. Solo hay uno y encima lo compartimos varios pueblos con lo que no creo que nos pudiésemos cambiar. Ya nos contarás en que ha terminado la historia 😉
    Y publica más que te tenemos perdida la pista!!!

  2. Aquí también tenemos un sólo pediatra, pero de momento estamos bien. Ya no está mi querido Gonzalo (el anterior pediatra) y la de ahora aunque es un poco borde reconozco que con nosotros se porta muy bien y los niños están súper atendidos, ya es cuestión de afinidad y eso no lo importante. De hecho también tenemos seguro privado y con los niños no lo hemos llegado a utilizar.

    Sobre tus dudas, si El Niño se pone malo mientras esté de vacaciones tu pediatra habitual siempre le pedes llevar a urgencias, no? Y además al llegar a urgencias decir que vas allí porque no tienes asistencia sanitaria en tu centro de salud.

    Lo de la asistencia domiciliaria no sabia ni que seguía existiendo…

    • Nosotros es que hemos tenido muy mala suerte, porque teníamos una muy buena y ahora…
      Claro, lo e las vacaciones del pediatra es lo de menos, pero claro, vamos por urgencias pero a que pac? A ver si me lo aclaran de una vez

  3. Uffff. Cómo te entiendoooooo!!! Nosotros estamos en la misma situación y no me queda más remedio que aguantarme. La pediatra que tenemos (y que compartimos con otros dos o tres pueblos) es buena chica y muy maja, pero también muy joven y alarmista y ante la más pequeña duda te pone en lo peor y te manda a Urgencias, donde el 99% de las veces te miran con cara de pero-para-esto-vienes-aquí? Y lo mismo digo de mi médico de cabecera, un señor mayor cuyo diagnóstico para mi, después de dos semanas con fiebre fue: “Pues, hija, no sé lo que te pasa. Tómate unos antibióticos a ver…” Además, como los médicos son compartidos, los horarios de consulta son de lo más descabellado: en el caso del de cabecera de martes a jueves de 12 a 13:30. Lo ideal. En fin. Ánimo!

  4. Lo siento en el alma, pero justamente por estas cosas no dudo en la sanidad privada, y lo siento muchísimo. Para urgencias confío totalmente en la pública, pero el pediatra de mi centro de salud me gusta a medias… Y eso que sólo he ido a revisión. Pero nuestra pediatra de verdad, la adoro (aunque en alimentación hago lo que yo quiero).

  5. Es que como no te de confianza la persona que trata a tus hijos, es horrible. Y ya si recetan antibioticos sin razón, no me extraña que te quieras cambiar.
    Es lo malo de las zonas rurales, no contar con los medios necesarios. Yo cuando nacieron los niños sobre todo me tranquilizaba saber que tengo dos hospitales a menos de 5 minutos de casa.
    Ya nos contarás que pasa al final.
    Un besote.

  6. Vaya!! Pues si que tiene su dificultad el tema de cambio de médico en zonas rurales. La verdad es que tiene muchos aspectos positivos y alguna que otra limitación. A ver qué tal es el nuevo pediatra. En cualquier caso, el no cambiarse de guantes entre un paciente y otro si considero que es algo objetivo, aunque luego hay muchos otros aspectos a nivel de percepción, que seguro que tu los has sentido y por eso has tomado esa decisión. Ojalá tengas suerte.

  7. Es aquí, que vivimos en una mini muy mini ciudad y tenemos muchos problemas para acceder a muchos servicios, imagino lo que tiene que ser vivir en el campo campo. Nosotros tenemos dos pediatras, y yo estoy encantada con el nuestro.
    Nada más que pegas…

  8. Yo estoy encantada con el nuestro, aquí tenemos 5 pediatras, pero tres tienen el cupo cubierto, es decir los mejores…
    Me imagino que vivir en el campo, un solo pediatra y que sea así…

  9. Pues vaya, la verdad que es faena porque como no te guste no tienes más remedio que aguantar, aquí tenemos 4 pediatras en un ambulatorio y creo que dos o tres en el otro, pero claro somos 50.000 habitantes…
    Yo me cambie porque la anterior, uff menuda sota! Y ahora estamos encantadas, Izaro hasta la llama cuando la vemos por la calle jeje

  10. En mi pueblo ha pasado lo mismo con el de cabecera, se ha jubilado y nos ha tocado un estúpido de cuidado así que tendré que cambiarme a uno de la población cercana, con todo lo que eso significa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s