Los celos del hermano mayor

Antes de nacer TRex todo el mundo me asustaba con este tema, yo me asustaba a mi misma con este tema, estaba acojonada perdida muy asustada, por decirlo finamente. Tenía miedo de que Redondo no se tomase bien la llegada de su hermano, que se sintiese desplazado, que pensase que ya no le queríamos… no sé, se me pasaron por la cabeza muchísimas cosas, y todas malas, por cierto. Pero llegó el momento de la verdad y mi niño precioso vino a sacarme de mi error e hizo que lo quisiese todavía más si es posible (que pasteloso me está quedando esto ¿no?).

Cuando me quedé embarazada, ya le empecé a ver las orejas al lobo y decidimos empezar a tomar medidas para que Redondo se tomase la llegada del hermano de la mejor manera posible. No queríamos que se le juntaran demasiados cambios juntos así que primero decidimos ir sacándole el chupete con calma, sin prisas, pero sin posponerlo demasiado. Una vez superada la operación chupete empezamos a sacarle el pañal, cosa que fue muy rápida también, y así de esta manera conseguimos que los cambios fuesen paulatinos… que en cuestión de 6 meses fuera chupete, fuera pañal, llega el hermano y empieza el colegio, eran muchas cosas juntas.

El caso es que cuando nació TRex, sólo estuve dos días en el hospital así que decidimos que Redondo no viniera hasta el día de irnos y así ya nos marchábamos los cuatro juntos. Recuerdo que llegaron Hombre Tranquilo y él a buscarme al hospital, y Redondo al ver a su hermano lo primero que se le ocurre es decirnos “TRex está durmiendo”, como si ya lo conociese de toda la vida. Luego le dimos una excavadora de playmobil y le dijimos que se la había regalado TRex y va el pobre y nos contesta “qué bueno es TRex”. Obviamente dejé el suelo de la habitación lleno de babas.

Los dos primeros días en casa fueron algo raros, Redondo se alejaba, era como si le tuviese miedo a TRex y si el bebé estaba en una habitación él no quería entrar ahí. Después de una llorera de campeonato pensando que Redondo me rechazaba a mi por fin al tercer día le cambió el chip y se ve que se dio cuenta de que nada había cambiado, que todo seguía igual sólo que con una personita más en casa. A partir de ese momento volvió a ser el Redondo de siempre; me veía darle de mamar a TRex y venía y me decía, por si acaso yo no me había dado cuenta, “mamá, TRex está comiendo”, yo podía coger al bebé en brazos, darle besos, darle de mamar… lo normal, que a Redondo no le afectaba para nada. También es cierto que en nuestro afán porque no se sintiese desplazado  nunca lo dejamos de lado, siempre lo hacíamos partícipe de todo. ¿Que le vamos a cambiar el pañal al pequeño? pues le preguntábamos a Redondo si nos quería ayudar, ¿que TRex está mamando y Redondo quiere ir a hacer pis? pues nada, allá que nos vamos los tres al baño y si hay que ayudar a Redondo a subirse los pantalones pues dejo un momentito a TRex, le ayudo, y vuelvo a coger al bebé y santas pascuas.

Creo que es importante decir que nosotros nunca los hemos comparado a los dos hermanos. Es decir, yo he oído innumerables veces lo de “qué mal te estás portando, mira tu hermano que tranquilito está”, o lo de “¿no me quieres dar un beso? pues nada, ya me lo da tu hermano”, cosas del estilo… Redondo es Redondo y TRex es TRex, y no quiero utilizar a uno para conseguir que el otro haga lo que yo quiero, no quiero que uno se sienta menos que el otro o que sienta que le prestamos más atención al otro que a él, así que hemos desterrado (si es que alguna vez los pudimos haber usado, que creo que no) este tipo de comentarios de nuestra casa. Es cierto que mi suegra sí los ha hecho alguna que otra vez (ya sabemos que esta mujer es todo diplomacia ella) pero Hombre Tranquilo ha sabido pararle los pies cuando los ha hecho.

A día de hoy y con casi tres meses que tiene TRex todavía no ha habido el primer episodio de celos en esta casa. Redondo ni ha dejado de comer sólo, ni ha vuelto a hacerse pis encima, ni ha vuelto al chupete… nada de nada, ninguna de las cosas que me habían dicho que iban o podían pasar han pasado, más bien todo lo contrario. Redondo se preocupa por su hermano (a ver, dentro de lo que se puede esperar en un niño de tres años, tampoco le vamos a pedir peras al olmo), me avisa cuando llora, le hace monerías, cosquillas, le gusta que TRex le dedique sonrisas… y yo no podría estar más contenta. Lo cierto es que nos ha salido todo a pedir de boca en este sentido, hemos tenido mucha suerte.

Anuncios

30 comentarios en “Los celos del hermano mayor

  1. Que la gente tiene mucha manía de decir cosas para meter miedo!
    Que lo de los celos son casos aislados y no al revés como nos quieren hacer ver

    Me alegro mucho que en tu casa los celos hayan pasado de largo, eso es porque lo habéis hecho muy bien

    • Pues miedo me metieron bastante, si. No sé si lo de los celos son casos aislados o no, lo cierto es que yo conozco casos donde sí ha habido celos y muchos, pero en nuestro caso afortunadamente Redondo se lo ha tomado genial

  2. Me has leído el pensamiento publicando este post… Por aquí esta pasando lo mismo y yo estoy entre sorprendida y babeante todo el día. Al final va a tener razón Mamá Puede y los celos van a darse en casos aislados.
    Un beso

  3. Oh que bien, me alegro mucho! Redondo se ve que es un cielito de niño y vosotros lo habéis echo genial integrándose en las rutinas del bebé, lo de comparar es odioso la verdad, que manía tiene la gente más mayor encima! Es algo que me da mucha rabia…
    Besos

  4. No entiendo porque la gente siempre cuenta las cosas malas, y sinceramente para mi tener dos hijos tiene muchas mas cosas buenas que malas. No quita que en algún momento puedan surgir celos, pero no sólo del mayor al pequeño, también pasará alguna vez al revés, pero eso es normal y no pasa absolutamente nada, si como tu dices les prestais atención a los dos.
    Yo he visto a gente que no deja que el hermano mayor toque al bebe, a ver así como no se va a sentir desplazado. Claro que hay que tener cuidado con el bebe pero sin llegar a extremos.
    Me alegra mucho que todo vaya así de bien.
    Oye hace mucho que no haces la sección de la suegra, para contarnos todas sus lindezas, jejejej
    Un abrazo.

    • Pues lo has clavado, es justo así. Claro que puede haber celos, pero son algo puntual, no es un odio permanente entre hermanos.
      Lo cierto es que ya tengo una buena cantidad de anécdotas de la suegra y/o momentos estelares acumulados como para escribir 7 posts… o más. Me tendré que poner a ello jejejej. Besos!

  5. Yo seguí los mismos pasos que tú cuando nació Tulga: el verano previo le quitamos el pañal a la Mayor (nunca llevó chupete así que de esa nos libramos), y la fuimos haciendo partícipe del embarazo desde que se me empezó a notar la panza. A día de hoy, un año después, sigue recordando aquellos días en los que su hermana aún “vivía” en la barriga de mamá y cuando ve a alguna embarazada me tira del brazo y me dice: mira, mami, esa señora lleva un hermanito en la tripa. Cuando nació la pequeña la involucré en los cambios de de pañal, en los baños, en los paseos y en todo lo que ella quiso o se ofreció y, por su puesto, nunca jamás de los jamases he hecho comparaciones del tipo “pues tu hermanita duerme mucho y tu das la lata”. Sin embargoooooooooo, los celos están ahí. A ver: no empezó a hacerse pis, ni dejó de comer, ni nada… pero por ejemplo, durante los primeros meses volvió a despertarse cada dos por tres, bastante más que el bebé, que ha día de hoy duerme como una bendita. Cada vez que me sentaba a darle el pecho a Tulga, ella decidía ir al baño o hacer cualquier otra cosa que requiriera mi atención (yo hacía como tú, dejaba a la peque un momento, limpiaba el culito y la volvía coger, pero esto podía darse 15 veces en una tarde…). Ha llegado a decirme, literalmente: “Mamá, deja ya a Tulga y cógeme a mi en brazos…” y a veces lo hecho, un ratito, pero es que pesa 20 kilos y no puedo llevarla de aquí para allá como hago con su hermana, que yo no llego a los 45!!!! En fin. Ahora además la pequeña que tiene 13 meses también está celosa de la Mayor, y cuando me ve con ella viene corriendo llorando a echarla de mi lado. Vamos que necesito un clon!!!! Ains. Y ya lo dejo, que esto empieza a ser un post, en vez de un comentario!

    • jajajaja no te preocupes por la extensión del comentario, de momento tengo espacio de sobra jejeje.
      Yo creo que con esto de los celos, de momento he tenido mucha suerte, a ver cómo evoluciona la cosa. Y ahora lo que me da miedo es lo que comentas, los celos del pequeño al mayor más adelante… yo es que no vivo tranquila jejejeje

  6. Si se hace bien no tiene porque haber celos. Nosotros actuamos igual que vosotros y todo genial, ni rastro de celos. Lo de compararlos, el experto en eso es mi suegro y me pone enferma, el otro día tuve que pararle los pies…

    • A ver, yo creo que hemos tenido suerte, seguramente haya otros padres que se esfuercen igual o más que nosotros y que no hayan tenido tanta suerte… en nuestro caso creo que fue una mezcla de todo, el momento era el adecuado, la edad adecuada, el entorno… no sé.
      Lo de las comparaciones yo es que lo odio…

  7. Que bien, y es que lo mejor es hacerlos partícipe de todo, G. me decía de vez en cuando que pusiera a la hermana encima de él, y ahí lo veías en el sofá con la hermana en plan piel con piel y él tan contento, y me decía que bien huele mami…para derretirse.
    Como dice Mamá pata estaos toooodo el día liadas con la fregona recogiendo babas.;)

  8. Oyyyysss qué gusto!!! Qué bien que lo lleve tan estupendamente Redondo!!

    Yo no entiendo por qué la gente se empeña en comparar, es algo que a poco que leas por ahí (o a poco que tengas un mínimo de sentido común) sabrás que no es nada beneficioso para ninguno de los dos!! No podemos comparar nunca!! Pero ni entre hermanos ni entre amigos ni nada! Cada niño es cada niño, y si uno es más extrovertido y el otro lo es menos, es así su personalidad, no hay que perseguirle para que sea como su hermano o como el vecino del 4º.

    Disfrútalos mucho!!
    Besotes!

    • La verdad es que si, que hemos tenido mucha suerte con lo de los celos, esperemos que siga así jeje. En cuanto a las comparaciones, es increíble que haya gente que las haga, ya por sentido común…. Besos!!

  9. Yo es que creo que la gente desconfía mucho de los niños y les pone a ellos sus propios miedos. No he conocido a nadie capaz de adaptarse a los cambios como lo hacen los niños. Simplemente preguntan, se lo explicas y lo aceptan. A veces te rebaten desde su lógica, si, pero aceptan tu punto de vista :). Que pena que perdamos esta habilidad con los años, verdad?

    Pues eso, a seguir adelante con esta familia, que parece que lo estáis haciendo fenomenal

    Un abrazo 🙂

  10. A nosotros nos pasó igual cuando llego pequeña terremoto. Eso sí, meses después aparecieron los celos, pero también se fueron, y llegaron de la peque a la mayor, y se fueron…y ahora va a épocas. Se pelean a mamá, o la comparten, según como va. Yo creo que lo estáis haciendo super bien y que siga asi de tranquilo! y si aparecen celos, pues seguro que son cosas puntuales…y super normales!

  11. Es que si te llevas de los demás, ¡te vuelves loca! Menos mal que todo ha salido bien, aunque yo creo (teniendo uno solo) que el tema de los celos serán cosas puntuales, y es lo normal vamos, son niños. Es lógico que en un momento dado uno quiera más atención que el otro y se enfade… pero vaya que no creo que sea para tanto como lo pinta la gente. Eso sí, creo que en cómo hacen los padres las cosas está la diferencia, porque si desde que llega el bebé todo son monerías y el mayor estorba…pues mal vamos. En tu caso creo que lo has hecho genial, ¡y ahí está la respuesta!

  12. Pingback: Mi Experiencia como Bimadre | días de 48 horas

  13. Pingback: Derretirse de Amor IV | días de 48 horas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s