Las visitas en casa después del parto

Hace unos días escribía un post sobre las visitas en el hospital y los errores que no tengo pensado volver a repetir de cara a mi segundo parto. Hoy vengo con lo que se puede llamar la segunda parte de ese post: las visitas en casa después del parto.

Cuando se tiene un bebé familia y amigos… y si me apuras también el primo del tío de tu cuñada, se agolpan a tu puerta para venir a conocer al nuevo retoño. En mi caso concreto, tengo que decir que lo peor, sin duda, fueron los familiares, porque los amigos que nos vinieron a ver fueron todos muy respetuosos y no nos molestaron para nada. Nosotros empezamos a verle las orejas al lobo ya en el hospital, hubo alguna tarde que tuve la habitación bastante llena de gente… y luego esa visita que nos llegó a ver a las 9:30 de la noche, en fin… pero en general, en el hospital no me agobiaron demasiado. Lo bueno de las visitas en el hospital es que la gente se corta bastante y vienen, están 15 minutos o media hora y luego se van (esto la gente normal, que siempre hay algún desaprensivo por el medio que no tiene más que hacer y se tira una hora u hora y media calentando la silla). Además, en el hospital, no tienes que ofrecerles un café ni galletitas ni nada, no hay que tener la casa recogida, ni tampoco recoger las cosas del café cuando se marchan.

Lo peor viene después, o al menos en mi opinión. Cuando llegamos a casa, aún no nos habíamos casi ni sentado y ya se nos llenó la casa de gente: tíos, primos y los hijos pequeños de los primos… barullo a tutiplen, perfecto para un niño de 3 días recién salido del hospital. Y claro, a estos sí que hay que ofrecerles el café, sacar unos refrescos, unas galletitas, que si patatas fritas… y así como quien no quiere la cosa la visita se alargó un par de horas.

Los siguientes días tampoco fueron tranquilos, casi todas las tardes tenía visita en casa y se repetía la escena del café y las galletas… aunque luego ya no tenía a Hombre Tranquilo para controlar la situación, estaba sola ante el peligro. No fue hasta que Redondo tenía sobre 3 semanas cuando se empezó a normalizar la situación y empezamos a estar realmente tranquilos… aunque entonces también fue cuando reanudamos nuestro ya consabido rally familiar… pero en fin, eso ya es harina de otro costal.

A ver, tampoco voy a decir que las primeras semanas fueran horribles, que no lo fueron, pero sí es cierto que hubo un aluvión de visitas que no siempre saben cuándo es hora de marcharse. Tengo que decir que hubo de todo, gente super respetuosa que vinieron a vernos, estuvieron media hora de reloj y se marcharon sin querer un café ni nada… pero también hubo otros que llegaron, se tomaron el café, el chupito y los pinchitos, que sacaron fotos con flash, hicieron mucho ruido, que se pasaron al niño de brazo en brazo…

Estoy convencida de que este tipo de comportamientos son debidos a la ignorancia, la gente no se da cuenta de que pueden molestar, así que voy a dejar unos consejillos por aquí por si alguien los tiene en cuenta a la hora de visitar a recién nacidos:

  1. Si se va a visitar a la familia al hospital, por favor, la visita que sea corta, 20 minutos o media hora son más que suficiente
  2. Nunca, nunca, nunca, sacar fotos con flash al recién nacido
  3. Evitar los perfumes fuertes
  4. Evitar besar al bebé si estás muy maquillada, o si estás acatarrado o enfermo
  5. Bueno, si estás enfermo o acatarrado, mejor posponer la visita
  6. No dar consejos no solicitados a la madre
  7. Las visitas en casa, a poder ser, también cortitas
  8. Intentar ser lo menos ruidoso posible, no utilizar un tono de voz alto
  9. No arrancar al bebé de los brazos de su madre…
  10. …y no pasar al bebé de unos brazos a otros cual cadena humana

¿Qué me decís? ¿estáis de acuerdo con mis consejos? ¿cómo fueron vuestros primeros días en casa?

Anuncios

63 comentarios en “Las visitas en casa después del parto

  1. Yo estoy hartaaaaaa hartisima de decir lo mismo que has dicho tu. En el hospital no tuve problema porque me puse de acuerdo con mi compi de habitación y le dijimos a la enfermera que cuando viera a más de 4 y que no se iban, que les dijera que se fueran que tenían que tomarnos la temperatura o lo que fuese. Así que bien. Pero en casa… Lo que dices, gente que llega sin avisar y encima espera que les hagas un café o les invites a comer. Gente que no iba a ayudar si no a coger al bebé. Gente que no se preocupaba de si necesitabas algo si no de lo egoísta que eras porque no les dejabas despertarlo para verle los ojos. Y todo era familia porque como bien dices, los amigos fueron más prudentes. Para el segundo,¡ yo emigro! De todos modos ya m gané la fama de borde por no permitir ciertas cosas así que mejor, estarán ya avisados para la próxima vez.

    • Ay, cuanta razón tienes, lo mejor es emigrar!! Cuantas veces habré dicho yo eso… que felices seríamos nosotros ahora perdidos por el mundo, expatriados. Pero bueno, hay que adaptarse a lo que hay… a ver si esta vez la cosa va mejor

    • Ole!! De mayor quiero ser como tu!! 😉
      Yo daré a luz el próximo viernes por cesárea y me da pánico la vuelta a casa……soy muy nerviosa y si encima estoy mala o no me encuentro bien se q me voy a agobiar y al final explotare y le soltare alguna fresca a mas de uno o de la impotencia me dar a por llorar.
      Encima lo estoy intentando avisar antes y me están criticando y ofendiendose!!

      • UY..yo el mismo día de parir ya había enfadado a mi suegra jaja. No paraba de decirme que soltase al niño y comiese yo, y le debí gritar algo así como “basta ya, lo soltaré cuando me de la gana”. Con la excusa de las hormonas y el parto..te lo perdonaran jaja.
        Luego en casa tuve dos días malos porque no los sacaba de aquí y me agobié así que tuve que volver a ser borde y decirles que se fueran y que me dejasen tranquila.
        Lo siento, habrá quien quiera esa ayuda pero yo no, para mi era molestia porque solo hacían que criticar y decir que lo hacía mal, pero ayudar no ayudaban.
        ninguno se ofrecía a hacerte la comida o la cama, solo querían coger al niño. Pues a tomar por saco, hombre!

  2. Yo no me quiero ni acordar de las visitas en casa. Los amigos casi hacen botellón en mi salón y no exagero.
    La gente conocida se sentaba a echar la tarde noche y hubo gente q se marchó cerca de las 11. Ten en cuenta que aquí hace mucho calor en verano y donde mejor pasar la tarde que en una casa fresquita y con refrescos incluidos???
    Mejor paro de contar que me pongo mala.
    Para el siguiente ya lo tengo pensado. No abro la puerta.
    Muakkk

    • Si es que algunos no saben donde está el límite… En mi caso los amigos fueron súper respetuosos y lo peor fue la familia. Para la próxima no se que voy a hacer… si no fuera por aquello del anonimato les mandaba este post por mail jejejeje
      Besos!!

  3. Rl problema esq yo estoy d acuerdo…perp quien tiebe q saberlo no sé si se habrá enterado, pon un cartel en la puerta d casa!!!
    A mi m sentaba fatsl las visitas sin avisar. Aunq mi madre m dice q soy muy rara. Q la gente no tiene xq avisar q som cosas mias
    Pues m parece d mala educación no avisar. Ah no veas q diferencia d visitas con el 2 hijo, ya jo viene tanta gente ni tan de golpe!!

  4. Deberían ser de obligado cumplimiento, ponerlos en la puerta y que los leña antes de entrar 😂😂

    Nosotros tuvimos muchas visitas pero los fines de semana sobre todo, estuvimos pringados meses con el tema pero tranquila con el segundo ya no va ni la mitad de la gente 😃

    • Bueno, ya eres la segunda que me lo dice así que de verdad que me dejáis más tranquila… De todas formas estos consejos yo creo que caen de cajón pero hay gente que pasa de todo…

  5. Muy de acuerdo, porque llega un momento que no sabes si tu casa es el hogar de un recién nacido o un bar con barra libre…

  6. En mi caso fue genial. Soy paisana tuya pero vivimos fuera. Así que estábamos prácticamente solos todos los días (por ello decidí dar a luz aquí) y ya cuando Ratoncillo tenía 3 meses fuimos nosotros a conocer la familia. Fue la mejor decisión que pudimos tomar cara a evitar esas visitas indeseadas

  7. Con todo lo que yo me he quejado de las visitas, debo reconocer que en casa no nos agobiaron. Sí es verdad que la gente no tiene espera, y que al día siguiente de darnos el alta ya teníamos a los primeros pululando por el salón,pero excepto por esto fueron bastante razonables. Nada de grupos excesivamente grandes, ni visitas eternas ¡menos mal!

  8. Pues yo directamente diría que nada de besar al bebé. Yo tuve suerte con las visitas, excepto el mismo día de nacer mi mayor que mi habitación del hospital parecía el besamanos de la Macarena, luego se relajó el tema hasta el alta y a mi casa vino muy poca gente y a cuenta gotas. Con la niña lo llevamos aún mejor, es lo que tiene la experiencia. Espero que tercer@ no llame mucho la atención 😉

    • Jajaja, me ha encantado lo del besamanos de la Macarena jejeje. De todas formas si la cosa va mejorando con cada nuevo nacimiento, seguro que con tu polvoroncill@ todo va como la seda 😉😉

  9. Grrrrrr😁😁😁. Sólo de pensarlo me pongo mala, me pillas escribiendo a medias una entrada sobre mi plan de visitas preparado y pensado. Lo del flash ha terminado de matarme! No sé si imprimir tu maravillosa lista de consejillos y ponerla en la puerta de la habitaciøn del hospital

      • Es que es eso! En que cabeza cabe molestar a una recién parida de esa manera… SENTIDO COMUN! Yo hasta con mis hermanas iba al hospital lo justito y luego a la casa llamaba para ver si era buen momento y ni se me pasaba por la cabeza que las pobres tan cansadas y agotadas como estaban estuviesen haciendo cafés, en todo caso se lo hacía yo a ellas. Y a las amigas ni pasaba por el hospital, un whatsaap de enhorabuena y a partir de las 3 semanas ya me planteaba el visitarlas…. ¡La gente está loca¡

  10. Estoy de acuerdísimo con tus consejos! Pero si te pasa como a mí, no tendrás problema con las visitas esta vez. Con Niño me pasó igual, vino mogollón de gente al hospital, visitas multitudinarias de esas donde todo el mundo quiere coger al bebé…. Los que no pudieron ir al hospital vinieron a casa, y bueno, en general, tampoco se me hizo molesto porque la gente más o menos se comportaba. Pero en el caso de Niña…. te diré que tiene casi dos años y aún hay gente que no la ha venido a ver…. Que no es que me importe, pero vamos, si te has molestado por conocer a mi primer hijo, por qué al segundo no? Es que es menos? Me sentó muy mal por esta razón, porque para mí los dos son iguales y merecen el mismo trato, pero la gente no sé qué es lo que piensa de verdad. Así que a lo mejor tienes suerte y no se agolpan a tu puerta, aunque verás como esa falta de interés también te sienta fatal! Un beso!

  11. Yo entiendo que la gente quiera conocer al bebé, pero no deberían olvidar que los papás y el bebé lo que necesitan es tranquilidad e intimidad. Cuando me toque a mi pasar por ello, tengo muy claro que conmigo tonterías las justas.

  12. ¿Por qué habrá tanta gente sin sentido común? Porque, por ejemplo, yo nunca he tenido la duda de si ir a ver a un recién nacido después de cenar (como a mí me ha pasado, sin ir más lejos) o que encima me tengan que seguir sacando cervezas hasta no ver ni la puerta de salida…
    Sin comentarios.

    • También tuviste una visita por la noche? La mía fue en el hospital… Como se le puede ocurrir a alguien ir a ver a una persona al hospital a las 9:30 de la noche???? Es que yo no se en que cabeza cabe eso…

  13. Lo peor es cuando hace eso la gente que sí tiene hijos. Será en plan vendetta? Jejeje Prueba a poner una botella de plástico cutre con la etiqueta arrancada y agua de grifo para que no se alarguen las visitas. Y de comer na de de ná. Ahora con 2 peques es la excusa perfecta para justificar lo liada que estás 😉

  14. El bebé es prioritario, ODIO que la gente toquetee a un recién nacido como si fuera un objeto. Qué tocar, no deberían ni acercarse, que un virus chiquitín puede hacer estragos en un bebé. Malditas visitas, yo acabé harta, harta!

  15. completamente de acuerdo… yo en este sentido soy muy sincera y a la gente le dije que mejor a casa y más adelante pero aún así, algunas visitas se me escaparon (fueron pocas así que no me importó)

  16. Me parecen buenos consejos, pero yo en mi caso, no deje que nadie cogiera a mis bebes recien nacidos, solo los abuelos y lo justo, y nosotros los papas. Es que no podía soportar la idea de que los manosease todo el mundo, así que supongo que resultaría un poco borde.
    Es que a mi tampoco se me ocurre ir a ver a un bebe recien nacido y cogerlo porque entiendo que no es lo más apropiado y cuando he ido con mis hijos a ver algún bebe de mis primos ni siquiera les he dejado acercarse al bebe para que no le tocasen.

    • Yo tampoco cojo a los bebés cuando los voy a conocer, no me parece apropiado. El Niño tiene que estar con sus padres, nadie más. Pero la gente no lo entiende… o al menos la mayoría de los que me vinieron a ver a mi.

  17. Jo, estoy más que de acuerdo. Aunque ya puestos yo prohibiría las visitas postparto por ley o pondría multas a las suegras que se dediquen a invitar a los familiares desconocidos a visitar a la parturienta en el hospital (true story).

    • Madre mía! Eso si que es fuerte!! Que tu suegra invite a gente a visitarte al hospital… como si fuese una firsta, eso ya es para mear y no echar gota, vamos.
      Coincido contigo, prohibidas por ley!! Jajaja

  18. Pues será porque a mi no me paso nada de esto, yo agradecia las visitas pq los días se me hacían todos larguísimos e interminables! Y bueno, mi familia es muy respetuosa, y la de mi pareja no vive aquí, así que no los tuve que aguantar, creo que tuve suerte! !

  19. Yo di portazo tras salir del hospital, a casa solo podía venir la familia más allegada, es decir mis padres, mi suegra y mis hermanos (mi hermana estaba como yo, así que poco podía venir y mis padres se repartían), hasta el mes de nacer el niño no quería a nadie en casa.
    Me alegro porque si no hubiera salido la fiera dormida que una mamá hondonada encierra en sí.
    A ver si se da. Por aludidos con tus consejos y hacen más caso para la próxima.
    Un saludo!

  20. Horrible! Acabe hartísima de visitas y consejos. Lo único que me apetecía era estar a solas con mi marido y mi hija y no había manera, hasta por sorpresa se presentaban en casa. Recuerdo un día que estaba dándole el pecho a mi bebe y alguién me dijo “es que en esta casa no se toma café?”. Ante mi respuesta “prepáratelo tú” 🙂 encima tuve que escuchar comentarios del tipo “pobrecita, debe tener depresión postparto”. Suerte que despues todo se normaliza!!

  21. Pingback: #Retomes de agosto: #agostotequiero | días de 48 horas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s