Explorando el mapa: Bruselas con niños

El fin de semana pasado, después de mi cabreo con tanta visita familiar, nos liamos la manta a la cabeza y nos fuimos a pasar el fin de semana a Bruselas. Unos amigos nuestros que viven allí han tenido un bebé hace poco y nos fuimos a conocerlo y de paso a hacer un poco de turismo. Ya habíamos estado en la ciudad antes, lo acabo de mirar y fue en el 2010 (¿cuándo ha pasado tanto tiempo? O_O) pero por aquel entonces no teníamos niño y pudimos visitar la ciudad mucho más a fondo. Yo creo que la clave para disfrutar de una visita con niños es tener claro que hay que bajar el ritmo para adaptarse a sus horarios y que no se puede llegar a todo… y básicamente eso es lo que hemos hecho.

Bruselas con niños

Nuestro vuelo salía el viernes por la mañana así que bien tempranito estábamos en el aeropuerto para facturar la maleta y pasar seguridad con tiempo. Otro día os tengo que contar cómo sobrevivir a un viaje en avión con niños pequeños… el tema daría para un post completo. Después de un vuelo tranquilo, llegamos a Bruselas a mediodía y nos dirigimos al mostrador de información para preguntar la mejor manera de acercarnos al centro. Hay varias opciones: combinación de bus y metro, tren… nosotros nos decantamos por ir en taxi. Nos costó 30€ los tres, la maleta y el carrito y en 20 minutos aproximadamente nos dejaba en frente a nuestro apartamento en la zona de Merode. Esa primera tarde la dedicamos a ir a ver a nuestros amigos y a conocer al pequeño bebé, que por cierto es precioso y muy tranquilito.

Al día siguiente por la mañana nos levantamos trampranito con intención de dar un paseo por el Parque del Cincuentenario (o Jubelpark) que estaba a diez o quince minutos andando desde nuestro apartamento. La intención era pasear un poco por el parque y luego llevar a Redondo a jugar un poco a uno de los parques infantiles que tienen, pero nada más entrar descubrimos que en el museo que hay a la entrada tenían una exposición de aviones militares así que entramos a verla, que a Hombre Tranquilo esas cosas le gustan mucho. La verdad es que la exposición estaba muy interesante y hasta le gustó a Redondo, que vio un avión con un dinosaurio pintado (según él) y lo flipó.

A la izquierda el avión con el dinosaurio pintado, según Redondo, claro jejejeje

A la derecha el avión con el dinosaurio pintado, según Redondo, claro jejejeje

Después de la exposición estuvimos un rato en el parque infantil que había allí al lado mismo y luego estuvimos paseando y echando carreras por el parque. Llegó un momento en que a Redondo ya se le cerraban los ojitos y lo sentamos en la silla con intención de coger el metro e irnos a comer al centro. Como no, se quedó dormido cuando aún no habíamos dado ni dos pasos… así que nos fuimos al centro en metro y buscamos un restaurante con calma. Al final comimos cerca de la Grand Place, y en cuanto Redondo se despertó y también comió nos fuimos a visitar la plaza, que es preciosa, aunque estaban rehabilitando las fachadas que dan a la plaza y que en mi opinión son de lo más bonito… toda una lástima. De todas formas, Redondo se lo pasó genial persiguiendo palomas 😉

Esta foto es de cuando fuimos hace casi 5 años. Son las fachadas que estaban rehabilitando

Esta foto es de cuando fuimos hace casi 5 años. Son las fachadas que estaban rehabilitando esta vez

Desde la Grand Place, nos fuimos a ver el Manneken Pis, que está cerquísima, paseando por una de las calles que dan a la plaza. El Manneken Pis, es la estatua de bronce tipiquísima de Bruselas que representa un niño regordete haciendo pis. Estaba coronado de gente sacándose fotos, y a mi tampoco es que me llame demasiado esta estatua así que pasamos de hacer cola para la foto e hicimos algo de más provecho… como por ejemplo comerme un gofre riquísimo con fresas, plátano y chocolate… sólo de acordarme me entra hambre.

Después de eso nos dispusimos a visitar la catedral que también está cerca, pero hay que salir de la zona peatonal así que volvimos a sentar a Redondo en la silla y nos fuimos a verla. Tanto el Manneken Pis, como la Grand Place y la catedral están bastante cerca unos de otros y se puede perfectamente andando de un sitio a otro. Después de estas visitas ya estábamos bastante cansados de trotar por ahí así que cogimos el metro para ir a cenar a casa de nuestros amigos donde lo pasamos genial y Redondo lo flipó cuando le cambiaron el pañal al bebé… debió de pensar que era un muñeco o algo así y cuando vió que había hecho caca se quedó pasmado mirando jejejeje. Luego nos volvimos al apartamento.

El domingo por la mañana decidimos coger el metro para ir a visitar el Parc Leopold y llevar a Redondo otro ratín a un parque infantil y al museo de historia natural que también está en la zona y donde tenían una exposición de ¡¡dinosaurios!! convencidos de que a Redondo le iba a encantar. El caso es que el peque, otra vez, se nos quedó dormido mientras lo llevábamos en la silla así que estuvimos paseando por el parque y luego nos dio pena despertarlo para ver los dinosaurios así que lo dejamos que durmiera tranquilo, y nosotros aprovechamos para visitar la sede del Parlamento Europeo.

Luego, como el niño seguía durmiendo a pata suelta, nos volvimos al apartamento a comer tranquilitos y descansar un rato. Por la tarde, fuimos a visitar el Palacio Real y por fin Redondo pudo jugar un buen rato en un parque infantil cercano y que, por cierto, estaba petadísimo de niños. El pobre se ponía a la cola para subir al tobogán, pero se le colaban los demás que eran mayores que él y el pobrecillo nos decía hola mientra tanto… más bueno mi niño…

El palacio real. La foto también es la del otro viaje, la luz era mucho más bonita...

El palacio real. La foto también es la del otro viaje, la luz era mucho más bonita…

Luego, nos fuimos a despedir de nuestros amigos, deseando verlos de nuevo en agosto cuando vengan ellos por aquí y nos volvimos al apartamento para cenar y dejar todo recogido para el día siguiente, que se acabó lo que se daba y tuvimos que volver a la dura realidad…

Y hasta aquí mi versión de qué visitar en Bruselas cuando se va con niños, espero que os haya gustado… aunque me acabo de dar cuenta de que me ha quedado un post más largo que un día sin pan… 🙂

Anuncios

35 comentarios en “Explorando el mapa: Bruselas con niños

  1. Lo primero: te vas a Bruselas y no avisas para no traerme unos chocolates??? Muy mal, eh?
    Y lo segundo es que tienes razón, para viajar con niños hay que bajar el ritmo aunque a nosotros nos pasa que casi nunca lo hacemos y así Alvaro dice que a él el coche no le gusta, q le gusta ir al parque… Mi rey…
    No te ha quedado un post largo. Es perfecto 😉

  2. Que bonito Redondo diciendo hola desde la cola del tobogán… Estos niños…. Jaja

    Lo de viajar con niños es otro mundo, pero es muy divertido y lo ves todo desde otro punto, visitas lugares que con tu pareja no visitarías, para mi la clave es saber que vas con niños y adaptarte a ellos, horarios y demás así se puede disfrutar muchísimo.

    No conozco Bruselas y me encantaría ir, apuntado queda en mi lista de futuros viajes… Ainsss

    • Claro, si desde el principio te das cuenta de que no puedes abarcar demasiado y te das cuenta de que tienes que adaptarte a su ritmo todo ira rodado.
      Ains… No se la tuya, pero mi lista de destinos pendientes es enoooorme, ni viviendo dos veces conseguiré hacerla toda… 😔😔

  3. Qué guay!!! Me encantó Bruselas!! Lo de viajar es de lo que más miedo me da, creo que me va a frustrar mucho tener que bajar el ritmo pero supongo que es lo que hay 😓. Besos!

  4. Ay! Qué envidia! Por cierto, me ha parecido barato el taxi. 30 euros veinte minutos… he llegado a pagar mucho más por un taxi en Madrid y ni de coña aquí se gana lo que se gana en Bruselas. Spain is different 😦

  5. Tenéis que volver y llevarle al Atomium! Recuerdo que fui hace unos 7 años y me encantó, además tuve suerte y salió el sol!! jejeje
    Me alegro que lo hayáis disfrutado y que hayáis podido desconectar.
    Besazos

  6. Lo de los aviones es como para q se vuelvan locos mis peques, jaja… De todas formas, es el tipico viaje q haria sin peques, jaja… mira q no paramos pero hay ciudades q hay q “patear” de arriba a abajo y casi prefiero esperar xa ir en pareja o cdo los peques crezcan!

    • Desde luego sin niños el tiempo cunde muchísimo más y se aprovecha más el viaje, en cuanto a visitas me refiero… El caso, es que a nosotros nos encanta viajar con Redondo y si no vemos tantas cosas nos da igual… Eso si, los parques infantiles los tenemos controladisimos jejejejeje

  7. Creo que lo que más envidia me da es el gofre!! jeje!
    Nosotros no hemos estado en Bruselas y la verdad es que tengo ganas de ir, pero es que un fin de semana se me hace tan corto!
    Que divertido es buscar parques infantiles fuera de tu país verdad. Y redondo no jugó con ningún niño autóctono? A nosotros en Japón nos hacia mucha gracia ver como la patita interaccionaba con los niños japosenes! jiji!
    Feliz finde!

    • Redondo es bastante antisocial, la verdad y no interacciona demasiado con otros niños de su edad (con los que son algo mayores si). Sin embargo en uno de los parques conoció a un niño italiano que era algo mayor y un poco abusón… pero aún así jugaba igual con él jajaja
      Feliz finde!!

  8. Bruselas estuve hace ya como 10 años y en un dia de visita stress, volvería encantada…
    Viajar con niños es diferente, si! Nosotros nos vamos la semana que viene a Canarias, con el niño, a ver que tal nos va…

  9. ¡así da gusto viajar! que bien que podáis salir así de organizados jeje aquí no podemos ser tan valientes. Las fotos son preciosas, y no conozco Bruselas. Me encantará leer que tal la experiencia del vuelo con peques, que aquí ni mamá mi Cachorro han volado nunca. Un abrazo guapa

    • Bruselas es preciosa, a mi me encantó… además tengo entendido que es perfecta también para visitar las ciudades de Brujas y Gante que están cerca. Ese será nuestro próxima ruta cuando volvamos por allí jeje.
      Pues el del avión a ver si lo escribo en breve, pero hay que ir mentalizado también jejeje

  10. Que viaje tan bonito y que bien organizado,con los peques basta con planear un poco mas las cosas,ellos se suelen adaptar muy bien jeje
    Seguro que lo pasasteis en grande y si estuvisteis con amigos aun mejor.
    Besos

    • Si, lo pasamos genial. La verdad es que viajar con Redondo es un placer, se porta genial y se adapta muy bien a todo… pero claro, nosotros también no le damos caña, bajamos el ritmo, no hacemos tantas visitas al día, lo llevamos a parques o a sitios que pueda correr sin peligros… en fin, hay que ser conscientes también de que viajas con un niño y de que hay que adaptarse a él.
      Besos!!

  11. Nosotros vamos en septiembre a que bien me viene este post!! En septiembre vamos a Bruselas 4 días y aprovecharemos para ver Gante y brujas, y después 3 días a Londres! Menuda aventura con Haizea qe ya tendrá 26 meses! Ya os contare 🙂

    • Genial!! Lo vais a disfrutar un montón! Además en septiembre todavía hace buen tiempo… Tomaros un gofre a mi cuenta!! En la calle del Manneken pis hay dos sitios que los hacen riquísimos!
      La próxima vez que vayamos a ver a nuestros amigos en vez de qeudarnos en la ciudad supongo que visitaremos también Gante y Brujas, parece ser que están a menos de una hora en tren… creo.
      Ya nos contarás que tal!

  12. Pingback: Receta de quiche de verduras | días de 48 horas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s