Querida familia: hasta aquí hemos llegado

El otro día, hablando con mi amiga Ana me di cuenta de que tanto ella como yo estamos bajo mínimos en cuestión de tiempo. Entre semana trabajo, trabajo y más trabajo y el fin de semana se nos va en compromisos familiares. Esto no puede seguir así, se me está pasando la infancia de mi hijo en un volado y puedo contar con los dedos de las manos las veces que hemos hecho vida familiar los tres, sólo los tres… bueno, estoy exagerando un poco, los dedos de las manos no me llegan para echar la cuenta, pero ciertamente han sido pocas veces, de verdad de la buena. El hecho es que no disfrutamos de él todo lo que podríamos, todo lo que nos gustaría y eso tiene que cambiar.

Querida familia: hasta aquí hemos llegado

El caso es que entre el trabajo, la casa y los compromisos familiares nos quedamos sin tiempo para lo demás, para lo que verdaderamente es importante. A mi me encantaría coger los domingos e irnos a dar una vuelta por la playa, o alguna caminata por el monte, o dar un paseo por la zona vieja en Santiago… yo que sé, cosas así. A ver, tampoco le quiero echar toda la culpa a los compromisos familiares, porque lo cierto es que la lluvia tampoco ayuda a que salgamos de casa… aunque hasta ahora la lluvia nunca había sido un problema, para eso están los paraguas.

Sin ir más lejos, este fin de semana, el sábado Hombre Tranquilo tuvo que trabajar por la mañana y yo también estuve ocupada porque vino el carpintero a tomar unas medidas y los de la revisión de los extintores. Luego nos fuimos a comer a casa de mis padres y por la tarde mi hermana me cameló para tenerme ocupada toda la tarde… y yo como soy estúpida perdida y no sé decir que no, pues acepté. Otros semanas, el sábado por la tarde es cuando aprovechamos para ir a hacer la compra grande de la semana. El domingo nos levantamos, desayunamos y estábamos haciendo un poco de vida familiar jugando con Redondo cuando se presentan mis padres de visita. Sólo estuvieron media hora o así, pero luego ya hubo que empezar con la rutina de vestir a Redondo, intentar dormirlo porque luego en casa de mi suegra no le dejan dormir la siesta y se pone insoportable. Hubo suerte y lo conseguí enseguida, se durmió fácilmente. Pero ya con prisas para ducharnos nosotros y salir pitando para ir a comer a casa de mi suegra. Y luego toda la tarde allí que si comida, sobremesa, cafés, merienda… toda la tarde en casa, en una habitación de 20 metros cuadrados con un niño de 2 años al que no le dejan dormir la siesta. Imaginaros mi estado mental en esos momentos. Menos mal que durmió un poco por la mañana que si no… Pues más o menos son así todos nuestros fines de semana. Ideales.

Alguna vez tocamos fondo, decidimos que hay que descansar porque si no nos vamos a poner mal y nos tomamos el fin de semana libre… o más bien el domingo. Ese es un día perfecto, pero como se da tan pocas veces, siempre estamos tan reventados que acabamos pasando todo el día en casa, con el pijama puesto y descansando.

Los lunes suelo leer posts como este de UMMF o este de La mámá de Álvaro que siempre nos cuentan qué han hecho el fin de semana y me muero de envidia. Todo el mundo tiene tiempo para pasar en familia menos nosotros. Así están las cosas, en toda la semana el único momento que estamos tranquilos con el niño, jugando con los dinosaurios, haciendo torres, con la bici… es los domingos por la mañana así que he decidido que ya está bien, que a partir de ahora vamos a ser egoístas. Vamos a dejarnos de tanto compromiso y de tanto rally familiar, a partir de ahora vamos a ser egoístas y vamos a pensar más en nosotros y menos en el resto. Estar con la familia está muy bien, pero hay que darse cuenta de que nosotros tres (pronto cuatro) ahora hemos creado nuestra propia familia, y lo primordial somos nosotros. Si queda tiempo para el resto, genial y si no pues a joderse, que no damos para más. He dicho. Ahora… a ver si lo conseguimos llevar a cabo.

¿Como son vuestros fines de semana? ¿Alguien más los pasa de un lado para otro?

Anuncios

51 comentarios en “Querida familia: hasta aquí hemos llegado

  1. Guapa, yo creo que tienes que cortar ciertas cosas de raíz no solo por la familia q ahora formais, sino por tu salud mental. Nuestros fines de semana suelen ser muy buenos. Pero a cambio tengo q tener la familia en la sopa a diario.
    Besos y gracias por la mención. Me viene genial 😉

  2. Pues venga, ponte las pilas ya! Desde este mismo fin de semana, les dices a tus padres y suegros que las visitas se seguirán haciendo pero no todos los fines de semana que vosotros necesitáis tiempo para disfrutar de los niños.
    Redondo necesita salir con vosotros a pasear, a ver la playa, a entretenerse 20 minutos escogiendo una piedra para llevarse a casa… Así que quiero ver el lunes un post resumen de tu fin de semana 😉

  3. Bien hecho!! Y muy entendible, lo primero sois vosotros 😉
    Nosotros también intentamos ver a la family los findes (sobre todo a mis abus, pero al estar fuera de nuestra ciudad “perdemos” todo el día allí cuando vamos)
    Y #maridito intenta pasar por casa de sus padres algun momento durante la semana y así espaciamos las visitas a su casa tooodo lo que podemos.
    Si que es verdad q hay findes que no visitamos a ninguno porque necesitamos descansar, salir con amigos y estar solos, pero con un bebé en casa suele ser normal que los abuelos de la criatura quieron verlo, a ver cómo nos organizamos entonces…

    un besito!

  4. Bien dicho!!! A disfrutar mucho este finde!! Nosotros también nos vamos de casa rural este finde a hacer senderismo y nos llevamos también al peludo jaja!! Un besazo guapa!

  5. Por suerte la familia de papáboom está lejos y la mía no nos agobia ni nos reclama, son más de venir entre semana y dejarnos descansar el fin de semana, el caso es que me parece genial tu decisión, sois una familia independiente y necesitáis estar solos, ya sea haciendo cosas o nada, eso es elección vuestra.
    ÁNimo!!!!!!

  6. Nosotros somos de aprovechar sábado y tarde y domingo, si se puede, para salir con la bici, de paseo, parque, campo o aunque sea salir al patio juntos. Yo estoy a diario con los peques pero Papá no, se intenta aprovechar lo que se puede y la verdad es que cuando se juntan muchos acontecimientos familiares es un agobio porque parece que nuestra “unidad familiar” se pierde entre tanto jaleo.
    Este finde es vuestro. A disfrutarlo!

  7. Aquí entre los partidos de Mr.F del sábado y el domingo en casa de mi suegra, los fines de semana ya no existen. Pero ya hace un tiempo nos plantamos. De ir todos los domingos ni de broma, que también necesitamos para nosotros.
    Así que a veces cambiamos la visita por quedar a merendar por ahí, o que mi suegra se pase a tomar el café. Que como no le gusta salir de su casa, nos va perfecto. Cuando vamos nosotros estamos todo el santo día metidos en su casa, cuando viene ella es una visita de menos de una hora.
    Así que nosotros nos plantamos y lo agradecemos una barbaridad, planteate un cambio, te irá de lujo.
    Un saludo!

    • Pues a ver si tenemos tanta suerte como vosotros. Lo de que venga mi suegra ya lo hacemos de vez en cuando, pero no se que es mejor porque no vive aquí no tiene coche así que hay que ir a buscarla y luego se va en bus, pero no hay hasta las 7:30 así que la tenemos toda la tarde aquí igualmente… En fin…

  8. Haces bien en tomar esa decisión! Lo primero sois vosotros! Nosotros no tenemos ninguna rutina de relaciones familiares, nunca prometemos nada. Es verdad que mis padres entre semana siempre ven a la patita porque vivimos cerca y alguna tarde nos echan una mano quedándose con ella para que nosotros podamos hacer alguna otra cosa. Pero los findes van sobre la marcha, si no tenemos otro plan a veces comemos en su casa, pero se decide de un día para otro como mucho.
    Y con mis suegros como viven lejos planeamos fines de semana donde nos juntamos también con mi cuñado y su hija. Esos son maratones familiares de actividades, pero suelen estar bien porque no nos vemos demasiado y a la patita le encanta pasar tiempo con su prima, su tío y sus otros aitites.
    Un besito guapa!

  9. En este sentido verás que cambia la historia cuando tengas el segundo bebé… Ahora puedes plantearte ir o no ir, porque con uno es como tu pin, lo coges y te lo llevas contigo donde sea, pero dos ya no es lo mismo: dos horarios diferentes, siestas, logística, carritos, cunas… las cosas cambian por sí solas, ya lo verás, y de repente todo el mundo entiende que no puedes moverte tan fácilmente. Nosotros por eso ya dejamos de ir a comer todos los domingos a casa de los suegros, para ir entrenando jeje, además para que los vean hay otros momentos más cortos: cafés por la tarde, desayunos…

  10. Nosotros vivimos una situación clavadita a la tuya. Sábado con la suegra, domingo con mi madre, y entre esos ratos hacer la compra, limpiar, cocinas. Total, que descanso más entre semana que durante el fin de semana.

    • Pues entonces me comprenderás perfectamente… Pero bueno, ha llegado un punto en el que espero conseguir cambiar la situación. No podemos seguir así. A ver como nos va la cosa…

  11. Nosotros tenemos fines de semana de todo, solemos hacer algunas cosas, ya sea con familia o amigos, o simplemente solos, pero intentamos pasar tiempo juntos, en casa, en la calle y disfrutar de los peques que el tiempo pasa volando. La familia hay que ir a verla pero si necesitáis tiempo para vosotros, ellos deben entenderlo y apoyarlo. Así que se lo comentas y a hacer planes para el mes de marzo!

  12. A mi los fines de semana se me van con los suegros. Sábado con suegros, domingo con suegros. Algún día me voy anegar a ir.. Pero a mi marido le gusta mucho pasar tanto tiempo con sus padres, así que de momento aguanto.
    Te entiendo muy bien, igual que tu echo de menos ratos de estar los cuatro solos y en paz.

    • Pues ahí esta… Si en el fondo tu y yo tenemos vidas parecidas jejeje
      Aunque con el cariño que le tengo yo a mi suegra si me hacen ir sábado y domingo me da algo, acabo tarumba fijo

  13. bien hecho! yo en tu caso también lo haría! yo como tengo la “suerte” de trabajar los findes, aprovechamos para hacer cosas de familia entre semana, pq el padre no trabaja, pero cuando trabajaba nos pasaba lo mismo, que entre que coincidíamos poco e ir a ver la familia… muchos domingos nos tomábamos fiesta.

  14. Aixxxxx, como te entiendo.
    Desde que nació la enana, hace 8 meses no tenemos un fin de semana libre.
    Antes de que ella naciera, lo que hacíamos era que los sábados impares eran para mis padres y los pares para el suyo. Así, sí o sí, teníamos el domingo libre para nosotros. Y todo funcionaba a las mil maravillas.
    Cuando estaba a punto de nacer la enana, mi marido me dice que mis padres tienen a la niña al lado y que la ven cada día, pues se quedan con ella un par de horas. Pero que como sus padres no viven en Barcelona, si no en un pueblo de al lado y no los vemos en toda la semana, teníamos que ir a verlos cada domingo.
    Al principio accedí bien. Pensé, tonta de mi, que eso sería, solo los tres o cuatro primeros meses. Pero ahora, después de ocho meses, le pregunto a mi marido y me dice que esto será así hasta que tenga mínimo dos años.

    Y qué pasa con los sábados? Pues los sábados es día de mis padres. Es verdad que se quedan con la niña cada día de lunes a viernes. Pero están trabajando y no es que pasen muchas horas. Así que vamos a su casa. Y al final lo que pasa es que no tengo tiempo de disfrutar de mi hija a solas. Sin que nadie me diga, haz esto, lo otro, o vete tú a saber. Así que estoy que me tiro de los pelos.

    Les he planteado a mis padres que no nos veamos todos los fines de semana, y aunque me han dicho que eso lo decidimos nosotros, no los he visto mucho por la labor. Sobre todo a mi padre, que es el que no ve a la niña cada día. Así que me dan pena y vamos que terminamos cada fin de semana con ellos. Pero les digo que vengan a casa, así me da tiempo de hacer cosas allí, porque si no tengo la casa hecha unos zorros.

    Así que te entiendo perfectamente y creo que aguantaré hasta que la niña tenga año o año y medio, luego tendré que ponerme firme, diga lo que diga mi marido.

    Saludos
    PD: Siento la parrafada, pero por fin encuentro a alguien que se siente como yo

    • Somos compañeras de penas, te entiendo perfectamente y lo que te pasa a ti es justo lo que nos pasa a nosotros. Pero lo mismo. Lo que pasa es que he llegado a un punto en el que no aguanto más, las cosas tienen que cambiar… ojalá lo consigamos.
      No te preocupes por la parrafada, cuando quieras desahogarte aquí me tienes 😊

  15. Pues nada peroque sea de verdad y lo cumplas, es fundamental que pasae tiempo con tu hijo y déjate ya de rally familiar ni porras!!!

    Gracias por la mención!!! la verdad es que nosotros siempre dedicamos los finde a hacer lo que más nos gusta, ahora con UBMF y antes solos, nunca hemos hecho rally familiar.

    • A ver si conseguimos cumplirlo. Me voy a poner en plan duro con el tema!
      De nada por la mención, me hiciste espabilar y ver lo que me estoy perdiendo por pensar en los demás antes que en mi misma

  16. Soy hija única y cuando me independicé todos pensaban que acudiría a casa de mami a comer todos los días, haría mi compra en su nevera y sería una invitada fija todos los domingos. Todo lo contrario: para que vaya a comer casi hay que pedirme audiencia.
    Desde el principio hay que marcar bien los límites aunque cueste muchos morros y/o caritas de corderos degollados. Más que nada porque lo poco gusta (ahora disfruto las comidas familiares porque están muy espaciadas en el tiempo) y lo mucho cansa y puedes adabar perdiendo esa sensación de que lo mejor de la semana está por llegar 😉
    Como futura mamá que tendrá que aguantar a dos abuelas primerizas, te aconsejo que te enroques cual percebe y hagas oídos sordos a las quejas. Ya verás lo mucho que disfrutas sin tantas ataduras.

    • uff, pues vete preparando porque mis dos abuelas primerizas casi consiguen hacerme perder la cordura el primer año… y estoy hablando completaemente en serio.
      Ojalá consiga lo que tu y seamos capaces de sacar más tiempo para nosotros!

      • Tengo que confesar que ayer después de leer el post quedé con mi madre a tomar un café y ya le leí sus derechos limitados como abuela. Se quedó ojiplática, jajaja.

  17. Haces de maravilla,que el tiempo pasa y no disfrutamos de ellos;nosotros hasta bien poco haciamos muchas visitas ya por rutina el fin de semana,pero ahora ya nos hemos plantado también y cada vez menos que luego se toman unas libertades muy chungas,un ratito cuando podemos y no un día fijo; a mi me agobiaba mucho este tema tambien,hasta que lo hable con el marido jeje
    Besos

    • Pues ojalá nosotros consigamos ponerle freno, igual que vosotros. Sobre todo ahora que viene el otro pitufo andar de aquí para allá con dos churumbeles ya no va a ser tan fácil…
      Besos!

  18. Pues me parece muy bien que corteis un poco, es que necesitais tiempo para vosotros sólos y para disfrutar de vuestra familia, y me refiero a vosotros casi cuatro.
    Lo de tener que ir todos los fines de semana a comer a casa de alguien por obligación es horrible.
    Un besote y buen finde.

  19. Pingback: Explorando el mapa: Bruselas con niños | días de 48 horas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s