Las madres y el sentimiento de culpa

Este fin de semana, por completa casualidad, me ha coincidido hablar con varias madres y no madres sobre el tema de separarse de los hijos y una cosa fue llevando a la otra y al final acabé reflexionando sobre mi perpetuo sentimiento de culpa. Recuerdo que en las clases de preparación al parto una matrona siempre nos decía que al parir, el niño te lo llevas a casa pero las hormonas se quedan en el paritorio. Yo creo que se quedaba corta, al parir te llevas a casa al niño y también el sentimiento de culpa. Estoy convencida de que convertirse en madre y la aparición del sentimiento de culpa van de la mano.

En primer lugar está la culpa que aparece por los consejos (o más bien órdenes) que no solicitas pero que todo el mundo en general, y en mi caso las abuelas en particular, se ven obligadas a darte. “Ponle una manta a este niño, que tiene frío” ahí aparece la culpa, esa mal nacida, diciéndote en tu cabeza que eres la peor madre del mundo por dejar pasar frío a tu hijo. “Sácale ropa al niño, que se va a achicharrar” ¿pero qué clase de madre soy que no veo que mi hijo se achicharra? “Pon al niño en la ventana, que se te va a poner amarillo” allá voy yo corriendo, obligada por la culpa, a poner al niño a que haga la fotosíntesis y si me apuras hasta lo riego y le echo fertilizante. “Dale la teta al niño que se está metiendo el puño en la boca” La culpa me atraviesa el alma por dejar pasar hambre a mi hijo así que le enchufo la teta pero el niño no quiere porque no tiene hambre, ya me autoflagelo porque no sé darle bien la teta a mi hijo. “En esa teta ya no tienes leche, deberías cambiarlo” Ay, madre ¿qué clase de madre soy que no me doy cuenta de que mi niño está tragando aire como un loco? ¡Lo voy a matar de hambre! Podría seguir con ejemplos ad vitam aeternam, pero voy a parar que me deprimo.

Luego también está la culpa que aparece porque si… o porque la sociedad nos presiona muchísimo a las mujeres. Para mí, lo más importante de mi vida, mi prioridad número uno es mi hijo y por ese motivo, cualquier cosa que me digan, que haga, que lea en un libro, que escuche en la televisión me hace plantearme mi capacidad como madre. No sé si sólo me pasa a mi, pero yo es que me siento culpabilísima por trabajar fuera de casa y no cuidar yo misma de mi hijo. Cada vez que me dicen: mira qué ha hecho hoy Redondo, mira que ha dicho esta palabra nueva, tal cosa o tal otra… me siento culpable por no haber estado yo con él y no haber visto su logro. Y ahí va lo peor: vivo con el miedo de le pase algo a Redondo cuando yo no estoy, porque yo soy su madre y es mi obligación estar con él y protegerlo… sé que si le pasa algo mientras yo no estoy no me lo podría perdonar en la vida. Sin embargo, curiosidades de la vida, me consta que otras madres que sí se quedan en casa con su hijo se sienten presionadas y culpables por no colaborar en la economía familiar. El caso es que siempre nos sentimos culpables, hagamos lo que hagamos.

Tengo que trabajar, eso es así, es un hecho. Tengo responsabilidades que no puedo dejar de lado, también es un hecho. Tengo un hijo (en unos meses serán dos) al que no puedo cuidar yo misma por culpa de ese trabajo y esas responsabilidades que no puedo ignorar. Y tengo ese sentimiento de culpa perpetuo que tampoco puedo ignorar por más que lo intente… aunque muchas veces ni siquiera lo intento porque me he acostumbrado a vivir con él, a que esté ahí siempre haciéndome sentir que soy una mala madre, la peor madre del mundo.

Dicen que los males, si son compartidos se llevan mejor, así que por favor, decidme que alguien comparte males conmigo. No seré yo la única ¿verdad?

¿Qué opinais? ¿el sentimiento de culpa aparece con la maternidad?

Anuncios

62 comentarios en “Las madres y el sentimiento de culpa

  1. Yo creo que sí, al menos en la sociedad en la que vivimos que nos marca que debemos llegar a todo. En mi caso el sentimiento de culpa es por no poder dedicar tiempo de calidad a mis hijos. Me refiero a que llego de trabajar, los recojo y muchas veces no puedo estar 100% por ellos porque tengo que hacer las cosas de casa, o no los puedo llevar al parque porque tengo que ir a comprar o a hacer no sé qué recado. Y luego la culpabilidad por si no los estás educando como deberías, tema horarios, comidas, etc. Aix es que esto de ser madre no me lo imaginaba tan así!

    • Pues a mi también me pasa algo parecido… El poco tiempo que estoy con el tampoco puedo estar al 100% con él, como tu dices la casa está ahí esperándome. Pero bueno, de todas formas hemos aprendido, tanto yo como mi marido, a pasar bastante de la casa y si está desordenada pues ya recogeremos el fin de semana o cuando sea…

  2. Yo con la edad del peque aún no tengo sentimiento de culpa, pero 100 % de acuerdo con lo de las abuelas (pero yo más que culpa se me hincha la vena y me cabreo) y como dice entremishoras,…la sociedad exige mucho más que antes, trabajadora de éxito, madre perfecta y además no engordes ni te despeines

    • Lo de las abuelas para mi fue horrible, en serio. Sólo mi marido sabe lo mal que llegué a estar.
      En cuanto a lo demás, tienes toda la razón, estamos presionadisimas para tener una vida laboral exitosa, la casa perfecta, educar a los niños para que sean setas y no molesten y además tenemos que estar guapas y delgadas siempre… Imposible

  3. Es verdad que nos hemos vuelto muy exigentes con nosotros mismos y con el resto, pero para nuestro equilibrio emocional y reducir ese sentimiento de culpa deberíamos pararnos y pensar, lo que hacemos lo hacemos por algo.

    Por ejemplo, dices que te sientes culpable por dejar a Redondo para ir a trabajar, en tu caso se supone que ir a trabajar lo haces únicamente por otras obligaciones adquiridas, pues es que tu misma te lo estas diciendo, no puedes hacer otra cosa. No vale la pena fustigarse por ello.

    Juega a la lotería y a lo mejor así en un par de meses te liberas de esa obligación.

    No podemos sentirnos culpables por todo, que ojo, yo hay días que también me siento culpable por todo, por lo más mínimo, por estar mirando a Leo en lugar de a Gonzalo y en ese justo momento Gonzalo me este dedicando una sonrisa que yo veo cuando ya lleva un rato, por ejemplo eso me pasa mucho.

    • Si lo sé, en mi cabeza está todo clarísimo y sé que no me tengo que sentir culpable porque todo lo que hago lo hago por una razón… pero lo de la culpa es algo irracional y está ahí aunque una no quiera, la historia de la sonrisa de Gonzalo es un buen ejemplo…
      La mejor solución va a ser esa, echar el euromillones a ver si me toca jeje

  4. No mola, pero pasa constantemente. Yo acabo de volver al trabajo después de mi baja por maternidad y a veces, por las noches me entran ganas de echarme a llorar. La mayor acaba de cumplir tres años y la peque tiene cinco meses y se pasan 8 horas al día en la guardería mientras nosotros trabajamos. Al volver a casa, ahí siguen los cacharros sin lavar, la basura sin sacar y las lavadoras sin poner y la Mayor quiere jugar y la Pequeña que la coja en brazos y yo intento hacerlo todo y me desespero porque no puedo. Al final, gritas a la una, dejas llorar un rato a la otra, y es que la vida no te da para más. El resultado: sentimiento de estar fallándoles a tus hijas de mala manera. Sentimiento de culpa. No está bien, no es justo, pero como bien dices, ahí está. A ver si alguien tiene una fórmula mágica y lo exorcizamos todas!!!!

    • Lo sé, lo sé… pero esto es algo irracional, está ahí siempre, por mucho que tengas claro que estas haciendo lo correcto el sentimiento de culpa sigue ahí diciéndote que puedes hacer más, o las cosas de otra manera… En fin, hay que aprender a llevarlo lo mejor posible.
      Biquiños!!!

  5. Joooo venga ánimo!!! Que eres una mamá genial!! Y que el mundo no necesita ninguna superwoman, solo personas normales que hacen lo que creen mejor para ellas y sus familias 🙂

    De todas maneras, es un sentimiento muy intrínseco a las personas, y yo que soy demasiado exigente conmigo misma ya estoy temiendo esas sensaciones que describes…

    un besito!

    • Pues es justo lo que dices… Somos personas normales que hacemos lo que podemos. Intento llevarlo bien y se que más o menos lo consigo, pero eso no quita de que la culpa te asalte a menudo. En fin… hay que aprender a llevarlo.
      Yo también me exijo demasiado muchas veces, si no lo hiciese tanto otro gallo cantaría…
      Besos!!

  6. Nos cuestionamos por todo.
    Hace poco conté mi caso en
    https://mamaruja24horas.wordpress.com/2015/02/11/conciliacion-laboral/
    Cuando ya no podía más y llegó el momento de tomar una decisión, tenía un gran sentido de culpabilidad en ambos casos: si trabajas porque no estás con los peques y si no, porque pareces el lastre económico de la familia, pues no. Si trabajas es para darles lo mejor a tu familia y si te quedas en casa también. Tendríamos que pensar más en positivo, pero, la vida es así… No quiero dar más vueltas al tema porque es mi espinita…

    • Ay, me comprendes perfectamente! Esa también es mi espinita… Racionalmente sé que estoy haciendo lo que tengo que hacer, pero no puedo evitar que aparezca la culpa. En fin…
      Luego le echo un vistazo a tu post, seguro que me resulta interesantísimo

  7. Esa culpa es una forma sutil de machismo, los hombres no la suelen tener, nos han vendido la moto diciendo que tenemos que llegar a todo y no es verdad. Yo he reflexionado mucho sobre el tema y ya no me siento culpable, para criar a un niño hace falta una tribu, eso es lo normal, que haya más gente para echar una mano (sean guarderias, abuelas o lo que sea).Admitir que no podemos llegar a todo es lo más duro, pero libra de muchas culpas

    • Claro que si, es ese sentido las mujeres estamos mucho más presionadas que los hombres. Parece que no pero sigue habiendo muchísimo machismo en nuestra sociedad.
      Me quedo con tu última frase, muy cierto

  8. Yo es que los remordimientos, el sentimiento de culpa y demás cosas por el estilo los he vivido pocas veces en mis carnes. Oye, pero eso de que alguien sepa si a ti te queda leche en una teta o no ¡milagro! Esa persona debería ser contratada para tranquilizar a primerizas temerosas que no saben cuando hay leche y cuando no (aunque siempre haya).

  9. puff cuánta razón! el sentimiento de culpabilidad en mí ha aparecido con la maternidad sin duda. me siento culpable por no saber entenderle del todo… me da rabia darme cuenta de algo al rato! el tema del trabajo es algo que me trae por el camino de la amargura…

  10. Yo creo que culpa sentimos todas, es inevitable. Las que nos quedamos en casa nos sentimos culpables por no ganar un sueldo y porque la gente nos dice que los niños se malacostumbran a tenernos todo el día. Yo también me siento culpable por cocinar fatal y por no tener la casa como los chorros del oro.

  11. La “culpa” es femenino porque pretenece exclusivamente a las mujeres, no se si habrá algún hombre que lo haya sentido así en todo el sentido completo de la palabra. Es normal que te agobies, pero piensa que sí estuvieras en casa como es mi caso, te sentirías culpable por otras cosas: no contribuir a la economía familiar, estar tantas horas con ellos que necesitas literalmente salir corriendo, y mil cosas más… Positividad…qué bonito nombré tienes 🙂

    • Jajaja, buena hipótesis la del género de la palabrita.
      Has dado en el clavo, estoy completamente segura de que si no trabajase y estuviese en casa con redondo encontraría otros motivos para sentirme culpable. Es así, ya me he concienciado jeje

  12. Tranquila, no estás sola. Yo creo que es algo intrínseco a la maternidad. Ayer Álvaro tuvo un berrinche del 15, cuando se durmió ¿sabes quién tuvo el berrinche? Yo, su madre.
    A mi me corroe la culpa por no saberlo hacer mejor, por no tener más paciencia, por no haber buscado otra alternativa, por no… Y lo peor es que es un sentimiento que nos acompañará de por vida.
    Besitos

  13. Yo también te acompaño, mira yo estoy en casa y si no es por una cosa es por otra, ahora tenemos un tema en casa con UBMF que hace sentirme culpable continuamente.

    Somos madres geniales, no deberíamos ser tan débiles y caer en esto.

    Besos

    • Si la cabeza nos funciona genial y la teoría la tenemos más que aprendida… pero después vemos a los peques, nos entran las dudas y aparece la culpa. Yo creo que las madres somos así, nos parece que siempre podríamos mejorar algo… aunque ya lo estemos haciendo lo mejor que podemos.
      Besos!

  14. Hola.
    Yo creo que hay que tratar de eliminar la culpa. Ya que no nos trae nada bueno.
    Llegamos hasta donde podemos y damos lo mejor de nosotras mismas. Y aunque no lo parezca los niños nos lo aprecian.
    Asi que mucha tranquilidad y a disfrutar los ratos que tengas… Yo también trabajo, dejo a mi niño a las 8:50 en la guarderia y lo recogo a las 4:30, lo peor y cuándo a mi más me suele atacar el sentimiento es cuando llego por el y se quiere quedar ahi y no venir a casa… es que es muy independiente… Pero llevo un par de semanas tomandomelo con más calma… que si que hay que llegar a casa, lavar, planchar, cocinar… pues ya se hará… y hasta donde llegue…

    • Claro, hay que pensar en positivo. Hacemos cuanto podemos y no somos súper mujeres para poder con todo, hay que priorizar. Y si no te da tiempo de planchar los vaqueros pues los dejas y ya de hará mañana o cuando se pueda, si es que se puede.
      Ánimo compañera!!

  15. Yo creo que el sentimiento de culpa es algo congénito al ser humano. O al menos la sociedad ha hecho que sea así. En casa nos pasa lo mismo. Si no es por a, es por b, pero siempre está sobrevolando el sentimiento de culpa. Ay…

    • Ay, papá en prácticas, creo que herpes el único lector masculino que tengo. A los papás también os come la culpa? Hombre Tranquilo es más calmado que yo para estas cosas y relativiza más. A él no lo llevan los demonios si no llega a todo y no tiene problema por procrastinar…. ojalá yo fuera como él en eso!!

  16. Tienes toda la razón, yo tengo sentimiento de culpa por no estar con el, pero tendría mas si no trabajase y tuviera que vivir en la calle! Mientras comamos todos los días, tendremos que trabajar! La vida es dura 😉

  17. Creo que el sentimiento de culpa viene de serie con la paternidad.
    Trabajes o estés en casa te sientes culpable por una cosa u otra. Yo me siento mal por en estos meses no poder cuidar a SB como me gustaría, por no poder cambiarle el pañal sin dar arcadas y por no poder hacerle la cena muchas noches… Me siento menos madre, sé que no lo hago queriendo y en todo lo demás intento estar al pie del cañón, pero en días tontos la culpa pesa.
    La realidad es que lo hacemos lo mejor que podemos, a todo no se puede llegar, nadie puede y lo peor de todo es que muchas veces la losa de la culpa nos la ponemos nosotras mismas sin tener ningún motivo.

  18. Como si lo hubiera escrito yo chica!! Culpable con todo, por leer algo que se supone que es lo mejor pero no se adapta a mi familia o a nuestras necesidades y aun así hacerlo por ser lo mejor llevándome a agobiarme y estrenarme, y no disfrutar la maternidad!!!

  19. Creo que tienes toda la razón. Mi sentimiento de culpa, como el de muchas de vosotras, es el de no poder dedicarle a mi hija todo el tiempo que me gustaría. Alguna mañana he tenido una experiencia extracorporal y me he visto como una histérica acelerada mientras ella, ignorando la contrarreloj, se dedica a hacer de todo un juego. En esos momentos paro, respiro hondo e intento bajar mi ritmo y acomodarlo (un poco) al suyo.

  20. El sentimiento de culpa es algo innato en toda madre. Pero hay q pensar q no es malo, hay q tomarlo como q simplemente queremos hacerlo simpre lo mejor posible y para nuestros peques nunca nada es suficiente. Feliz día! Muack!

  21. Yo creo que a todas nos pasa, pero hay que tratar de superarlo en las cosas irracionales y en las otras, pensar qué podemos hacer para dejar de sentirnos así…
    Es dificil 🙂 como ser padres….

  22. El sentimiento de culpa viene de serie con el embarazo (me sentí muy malamadre cuando sin saber que estaba embarazada comí jamón y bebí algo de alcohol), pero es potenciado hasta el extremo por esta mierda de sociedad que nunca está contenta.
    Dos cosas de las que empiezo a estar hasta los mismísimos:
    1. Estoy de algo más de 13 semanas y se me nota la barriga. He perdido peso (y culo) y los análisis fabulosos (no me falta ni me sobra nada). Pues harta estoy de que me llamen vacaburra solapadamente insinuándome que llevo un 2×1. ¿Acaso tengo que avergonzarme de mi aspecto? No me quiero sentir culpable por esto pero me empieza a entrar complejo.
    2. Mi embarazo no ha sido planificado sino un sorpresón genial. La insinuación de si estamos contentos me causa una culpa terrible, como si no fuera a querer lo mismo a mi bebé o lo tuviera por pena.

    • Comiste jabón???!!! Eso no debe de saber muy bien… Jejeje
      Mira, a la gente le encanta hablar y si se nota porque se nota y si no se te nota te darían la chapa con que no es normal que no se te note nada y te acabarías preocupando. Es así, da igual lo que hagas que siempre van a criticar algo, y cuando nazca el bebé peor todavía.
      En cuanto al segundo punto… a mi muchas veces me encantaría ser capaz de mandar a alguno a la mierda. En fin…

  23. Pingback: El sueño de Redondo | días de 48 horas

  24. Pingback: Es muy difícil ser madre | días de 48 horas

  25. Pingback: Cinco cosas que no volverán a ser lo mismo después de tener hijos | días de 48 horas

  26. Pingback: Mis Miedos Como Madre | días de 48 horas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s