Derretirse de amor

Pues si, señores, ese momento ha llegado. Yo, que era la mujer de piedra, que estaba muerta por dentro, que nunca lloraba, lo confieso: ahora lloro y mucho, y además resulta que también me derrito de amor. Quién me lo iba a decir, con lo que yo era… derretirse de amor… increíble.

No sé si lo comenté alguna vez, pero mi peli favorita de todos los tiempos es Amèlie. Me parece una película preciosa y la he visto tropecientasmil veces, no me canso de verla. Y la banda sonora también me encanta, de hecho, en mi boda yo quería que bailaramos el vals de Amèlie… pero mi señor marido odia esta película y no llegamos a acuerdo, que se le va a hacer. El caso es que hay una escena en la película que describe perfectamente a lo que me refiero cuando hablo de derretirse de amor. ¿Sabéis cuando Amèlie ha quedado en el bar con Nino pero no se atreve a darse a conocer? al final de la escena, Nino sale por la puerta del bar y Amèlie se derrite mientras se queda allí parada mirando como se marcha. Pues a eso justo me refiero, esa sensación de que te estalla el corazón (por amor o por pena, pero en mi caso por amor) y de que te derrites.

¿Y cómo he conseguido yo, la mujer de hielo, la que tenía una piedra por corazón, la que estaba muerta por dentro, derretirme de amor? Pues muy fácil, tracé un maquiavélico y perfecto plan en mi mente y sólo tuve que seguir estos sencillos pasos:

  1. Quedarme embarazada. Tengo que reconocer que este paso fue difícil para nosotros, nos costó bastante. Pero, en nuestro caso lo de que el que la sigue la consigue fue cierto y lo conseguimos.
  2. Tener un hijo. Si todo va bien, el punto 2 es consecuencia directa del punto 1.
  3. Enamorarte de él. Esto lo conseguí exactamente en el minuto 1, fue lo más fácil de todo.
  4. Conseguir que él te quiera a ti también. Al principio eres su salvadora, su fuente de seguridad y alimento… vamos, que por el interés te quiero Andrés, pero luego te va cogiendo algo de cariño además del instinto básico de supervivencia.
  5. Enseñarle a hablar. Este punto también fue complicado, nos costó Dios y ayuda pero al final lo conseguimos. El niño ahora habla con un cotorro y no se calla ni debajo del agua.
  6. Ser paciente y esperar. Es cuestión de tiempo que tu retorcido plan de sus frutos y te derritas por fin de amor.

En mi caso, tracé el plan tan bien trazado que casi no tuve que esperar. Os describo la escena. Estábamos hace dos semanas Hombre Tranquilo y yo cambiándole el pañal a nuestro retoño (bueno, Hombre Tranquilo se lo cambiaba, yo hablaba con él y le daba besitos) cuando de repente, el fruto de mi vientre me echa los bracitos al cuello en lo que para él era un abrazo cariñoso pero para mí más bien pareció una llave de full contact. Y me suelta así como quien no quiere la cosa: “Mamá, tere muto Enodo”. Traducción: “Mamá, quiere mucho Redondo”. Llegados a este punto, se me olvidó el plan, el pañal, la llave de full contact y hasta se me olvidó respirar. El corazón me estalló dentro del pecho y sólo atiné a responderle un escueto: yo también te quiero mucho, cariño.

Y este fue mi momento de derretirme de amor. Ahí estaba yo, de pie al lado del cambiador con el niño agarrado a mi cuello… y derritiendome completamente de amor.

¿Alguna vez os habéis derretido de amor?

Anuncios

59 comentarios en “Derretirse de amor

    • Si, Redondo lo ha repetido alguna vez, pero tampoco se prodiga mucho jejeje.
      Claro que me paso por tu post, y así además tienes una visita más… aunque mejor lo dejo para mañana, que hoy ya vas sobrada jejeje 😉 😉
      Besos!!

  1. Ainsssssssss que bonito!!! me he imaginado la escena…obviando un poco que era en un cambio de pañal y normal que te derritas!!!
    Yo me derrito cada día, mi tesoro es tan cariñoso…me derrito nada más que de pensarlo!!! UBMF me quiere dos…eso es para morirse de amor!!!

    Me ha encantado este post tan tierno. Besosssssss

  2. Constantemente! Con niños puedes pasar de la máxima exasperación a cagar arcoiris en décimas de segundo. Que viva el deshielo! jajajaja. me ha mata o lo de “yo, que era la mujer de hielo”, jajajaja. Bisous

    • Jajajaja, yo en ese momento, cagué arcoiris, azucar y unicornios todo junto jejejeje.
      El deshielo es lo más!! Y yo de verdad, te juro que era la mujer de hielo, podía pasrme años sin llorar. De verdad de la buena.
      Besos!!

  3. Ay que majo!!! Como para no derretirte de amor! La patita no es demasiado cariñosa, pero en navidades le han regalado un cuento de un oso que necesita un abrazo, y la historia ha calado muy hondo! Ahora da muchos más abrazos y yo estoy encantada! Cuando les sale un gesto tan bonito de forma natural son para comerselos 😉

  4. ohhhhh qué ganas de tner esos momentos!! la verdad es que yo le pregunto ¿a quién quieres? y dice Mamaaaa jajaj así que con eso me vale. Coquito es muy cariñosa y te da muchos besos y abrazos así que ya voy teniendo mi parte. Eso sí, el día qu me diga algo así me caigo pa atrás y le perdono todo jajaj
    bess

  5. Madre mía y yo que el otro día no me quitaba de la cabeza ese “apa” (guapo) que le saliió del alma… si al igual que soltó su teta para decirme eso, me dice algún día eso y derretirme es poco.
    No me extraña que te derritieses, es para eso y más!!! que cosa más bonita.
    Un saludo

  6. Es que no hay nada mejor en el mundo que cuando tus hijos te dicen que te quieren y te abrazan y te besan. Diego es muy gracioso porque siempre me dice, mama te quiero diez, y estira las manos bien para que vea los diez deditos y entonces dice, pero te quiero diez con los gorditos y todo, jajajajajaj
    Me le como¡¡¡

  7. es que es difícil no derretirse con los peques de la casa. Por aquí empezamos a escuchar las primeras frases del tipo “arbol muy gande”, pero cuándo le preguntas cosas y te dice que le gusta la tetita porque sabe a mamá, pues imagínate!!!
    un besote

  8. ¡Yo quiero uno de esos momentazos con mi bichilla ya! Pero es que la veo tan esquiva que no me llego a imaginar viviendo estas situaciones. Dicen que es porque aún es muy pequeña (y no porque no me quiera). Eso me tranquiliza, pero no dejo yo de darle vueltas al asunto del cariño.

    • Redondo también pasaba mil de mi, hasta hace unos meses no me hacía ni caso. Sin embargo ahora es super cariñoso, me da besitos y todo… y ahora que me dice que me quiere yo no puedo evitar derretirme de amor jejeje
      No le des más vueltas, en seguida empezará a volverse loca de amor contigo, ya verás 🙂

  9. Ooooh! Menudo momentazo! Yo también soy un poco mujer de hielo a veces, pero desde que nació la peque que me he transformado! jajajaja Quien me lo iba a decir?! Deseando estoy de que nos llegue ese momento, pero para eso primero tendrá que arrancarse a hablar! jajajaja
    Besos guapa y feliz finde!

    • Pues a mi me pasó lo mismo, cuando nació Redondo sufrí una transformación jajaja. Ahora soy un saco de lágrimas ¬¬
      Pero bueno, tampoco lo cambiaría, si es el precio que tengo que pagar por ser madre y tener al mejor niño del mundo, pues que así sea, lo llevaré lo mejor que pueda jejeje
      Besos!!

  10. Yo tuve ese sentimiento durante muchos momentos del primer mes de vida de mi peque. No hacía falta que hiciera nada. Con solo mirarla sentía que se me derretía el corazón. Ahora me pasa de vez en cuando, normalmente cuando hace algo por primera vez. Al decirlo suena muy ñoño pero es que tenía ese sentimiento literalmente. Aún no habla pero estoy segura de que el día que me diga “te quiero” por primera vez explotaré de emoción.
    Un besito!

  11. ayyy vaya momento! ! yo quiero uno asi!! a ver si este se decide a hablar y nos dice algo parecido! seguro que lloro, y yo también soy de hielo! !!

  12. Ay, yo es que soy muy blando y me derrito de amor a diario 🙂 Ahora me pasa mucho cuando llego a casa de currar y Mara me viene sonriendo, me pega un abrazo y me come a besos durante un rato. Creo que en ese momento soy el tipo más feliz del mundo!

  13. Jo que bonito!! Como no te vas a derretir ainss,mi peque no da besos pero me da unos abrazos que quitan el sentido jajaja,el día que me lo diga creo que lloro 🙂
    Yo soy muy fan de Amelie también!
    Besos

    • Fue un momento precioso!! Aunque coincidiera con un cambio de pañal jeje. Estaré atenta a tu blog, a ver cuando nos cuentas tu momento de derretirte de amor 😉
      Amelie está genial, me encanta 🙂
      Besos!!

  14. Ayy que bonito! El mio tiene 20 meses y la semana pasada estabamos jugando en la alfombra, y de pronto se me queda mirando, lo miro y me da un abrazo y un beso y yo me quedé ahí….embobada.
    Se me saltaron las lágrimas y todo, cuanto amor dan estos pequeñines!

  15. Ohhhhhh ¿como no vas a derretirte de amor? Te comprendo perfectamente, porque el Miniser también ha sido el causante de mi deshielo emocional. Aquí tienes, otra tipa dura venida a menos pero que caga amor cuando su pitufo la dice abriendo de par en par los brazos que la quiere Toooooooodooooooo. Y lo que nos queda!!!

  16. ¡Ay, qué bonito! ¡Jo, lo has descrito tan bien! Yo me derrito de amor cada vez que comienza un nuevo día, mi Pegoti se pone de pie en la cuna, me mira, la meto en la cama y nos abrazamos. Me encantaría que el tiempo se detuviera para siempre en ese instante.

  17. Pingback: Como preparar a tu hijo para la llegada del hermanito | días de 48 horas

  18. Pingback: Derretirse de amor II | días de 48 horas

  19. Pingback: Es muy difícil ser madre | días de 48 horas

  20. Pingback: Derretirse de Amor IV | días de 48 horas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s