¿Educamos igual a nuestros hijos?

El otro día, en los comentarios de este post sobre los hijos únicos surgió el tema de cómo tratamos y educamos los padres a nuestros hijos. No tengo demasiado conocimiento de causa en carnes propias porque sólo tengo un hijo, pero viendo las cosas desde fuera, estoy convencida de que no, los padres no educamos igual a nuestros hijos.

Voy a demostrar mi teoría partiendo de la hipótesis contraria y reduciéndola al absurdo. Así que voy a partir de la suposición de que sí, de que los padres criamos (o educamos) de la misma forma a todos nuestros hijos.

En España, la media de edad en la que se tiene al primer hijo es de 31 años, y normalmente, este suele ser un hijo buscado y deseado. Normalmente, este hijo será queridísimo y estará perfectamente atendido por sus padres. Al mínimo llanto del bebé allí estarán sus padres para atenderlo. El hijo mayor será el pionero, el que abra camino en todos los ámbitos de la vida. Será el primero en empezar el colegio, el primero en salir con los amigos, el primero salir de noche…

Luego aparece el segundo hijo. Normalmente, o al menos en muchos casos, este también será un hijo buscado y deseado. Normalmente, también será queridísimo y estará perfectamente atendido por sus padres. Pero igual, en esta ocasión sus padres no pueden atenderlo al mínimo llanto, porque tienen otro hijo al que atender, y por poner un ejemplo, el llanto del pequeño los pilla en pleno cambio de pañal tóxico del mayor y el riesgo de reboce es inminente. Un decir, como esta cualquier otra tarea.

Ambos hijos van creciendo. Llegamos al primer día de cole del pequeño. Resulta que su primer día de cole, también será el primer día de cole del mayor que estará al menos un curso por encima y el padre o la madre (o ambos) no tendrán el mismo tiempo para dejar al niño, despedirse, soltar la lagrimita, sacar la foto… que tuvieron con el primer hijo, porque ahora, tienen que atender también precisamente a ese hermano mayor. Este ejemplo lo podríamos extrapolar a muchos otros ámbitos y situaciones.

Yo creo que la crianza de los hijos es un proceso de aprendizaje a base de pruebas y fallos. Cuando nace el bebé, los padres estamos medio perdidos y vamos aprendiendo sobre la marcha. Van pasando los días y vamos aprendiendo que cuando llora de esta determinada manera es que tiene hambre, o que le gusta más estar en esta posición que en la otra… son cosas que se aprenden a base de probar. Y precisamente, por eso, cuando se prueba, alguna vez es inevitable fallar. En mi caso me pasó muchas veces, cometí muchos fallos con Redondo que no cometeré con el hermanito que pueda llegar algún día (mochilas colgonas, temas de lactancia, no tenerlo más en brazos…).

Además de todo esto, es imposible que se repitan las mismas circunstancias personales en el momento de tener a cada uno de los hijos. La situación económica de la familia seguramente no sea la misma, la paciencia de los padres no será la misma, el humor no será el mismo, la edad y estado de ánimo de los padres no será el mismo… es imposible que la situación sea exactamente la misma y por tanto el trato con nuestros hijos no será tampoco el mismo. Igual la diferencia es pequeñísima, pero habrá diferencias seguro.

Caundo Redondo empezó en la guardería, actué de una manera determinada… y seguramente cuando venga el hermanito no actúe de la misma forma, seguramente trate de hacer las cosas de otra manera. Recuerdo que la primera vez que Redondo comió tierra me preocupe muchísimo, pero luego vi que no pasó nada y otras veces que volvió a pasar ya no me preocupé tanto. Luego llegó el día en que se comió una piedra y hasta le encontré la gracia al asunto. Así que cuando venga el hermanito y coma tierra por primera vez (porque pasará, no creáis que vuestros hijos no van a comer tierra, colillas que e encuentren por el parque, papeles, hormigas…) pues ya no me preocuparé tanto.

Por todos estos motivos que cuento, es estadísticamente imposible que todas las variables que tenemos en la crianza del primer hijo se repitan exactamente en la crianza del segundo (y del tercero, cuarto o la cantidad que sea) y por tanto también es imposible que nuestro trato hacia ellos sea el mismo. No digo que sea ni mejor ni peor, sólo que es imposible que sea el mismo.

Con esto he reducido al absurdo mi hipótesis original de que criamos igual a todos nuestros hijos. Lo que implica que he demostrado mi teoría de que es imposible que los padres eduquen de la misma manera a todos sus hijos.

i.e.

Ahora bien, la pregunta es la siguiente ¿esta diferencia en la manera de criar a nuestros hijos puede influir en el carácter o personalidad que desarrollarán en el futuro? Yo creo que la respuesta es sí ¿qué opináis vosotros?

Anuncios

48 comentarios en “¿Educamos igual a nuestros hijos?

  1. Yo tengo dos niñas y las educo igual a la una que a la otra. Si bien es cierto que por la diferencia de edad hay cosas que son distintas, por ejemplo la mayor ya a adquirido unas responsabilidades (llevar la ropa sucia al cubo, vestirse y desvestirse sola…) que la peque todavía no las puede afrontar. Son diferencias pero vienen ligadas con la edad.

    • Por supuesto. No se puede esperar el mismo comportamiento ni las mismas responsabilidades de dos niños (o niñas en tu caso) de edades distintas. Es lo que comentas tú, la mayor por ejemplo puede vestirse sóla pero la pequeña no… eso está claro…

  2. Completamente de acuerdo contigo, y muy bien explicado.. Yo soy la mayor de tres hermanos, y aunque mi madre a veces diga que nos ha educado igual luego acaba admitiendo que no, porque conmigo estuvo al 100% durante cinco años, luego llegó mi primer hermano, y tenía que ir a llevarme a mí al cole (o sea que ya no le atendía como a mí) y cuando en menos de dos años llegó el último lógicamente el mediano ya no tuvo las atenciones que (a pesar de estar yo) en cierta manera se “merecía” como un bebé de 21 meses nada más, porque había un recién nacido que atender. Y todas estas reflexiones a mí me hacen plantearme seriamente tener un segundo, porque si bien es cierto que en algunas cosas lo haría diferente, porque ahora tengo más información y menos miedos (de esos de primeriza), en otras lo haría diferente por imposición, es decir, por falta de tiempo para atender a los dos como he atendido al primero. Y por esto también considero que para tener un segundo el mayor debería al menos tener una autonomía en cuanto a control de esfínteres y capacidad de comunicación.

    • Desde mi punto de vista está claro que para el pequeño no vamos a tener el mismo tiempo que para el mayo… pero también es cierto, que con la experiencia del mayor hemos aprendido y habrá “errores” que no cometeremos con el segundo… todo tiene su lado positivo y su lado negativo, supongo.

  3. Creo que por todo lo que explicas tendemos a proteger más al primero. Con el segundo (que aún no he tenido, pero creo que será así en mi caso) no estás tan perdido en todo y tienes más seguridad en lo que haces. Es como el ejemplo de comer tierra (al mío le he sacado colillas de la boca, horrible) con el primero te asustas, pero después de ver que no pasa nada, afrontas de una manera diferente la crianza del segundo. Seguramente se cometen menos errores y, puesto que hay que repartir el tiempo entre dos, aprenderá también cosas de su hermanito y sus amigos, además de entretenerse más solo. Esa es mi opinión ahora, veremos si en unos años te lo confirmo 😉

    • Pues yo comparto completamente tu opinión, punto por punto. Y estoy también de acuerdo contigo en que esta es mi opinión ahora… igual cuando venga el segundo descubro que estaba equivocada… no lo se. Nos lo tienen que decir las madres múltiples jeje

  4. Estoy de acuerdo contigo pero con un matiz, la educación que les damos como valores sí es la misma con todos los hijos, más que nada por un tema de coherencia. Lo que sí que cambia y es imposible que no cambie, es el grado de atención exclusiva que les dedicas o la preocupación por ciertas cosas. Los míos se llevan 19 meses, evidentemente cuando nació Niña, pues Niño aún era casi un bebé, y claro que crías diferente al pequeño pero los valores que le estoy inculcando o las cosas que le dejo o no le dejo hacer a nivel de eduación son exactamente las mismas. Te dejo el enlace al post que escribí sobre las diferencias en el segundo hijo http://wp.me/p4PBMl-2b

    • Coincido contigo completamente, por supuesto los valores serán los mismos… o en la mayoría de los casos serán los mismos. Aunque no se dónde leí una vez algo sobre una familia que al primer hijo lo habían alimentado con leche de fórmula, horarios rígidos, calendario de vacunas rigurosamente al día… al segundo le habían dado leche materna sin horarios, a demanda, no le habían puesto ninguna vacuna… y ahora estaban esperando al tercero y que estaban medio perdidos… Pero obviamente, esto está fuera de la normalidad…
      Me pasaré por tu post, a ver si aprendo algo 😉

  5. Estoy de acuerdo con todo lo que explicas , pero yo creo que cuando nos referimos a que “educamos por igual” a nuestros hijos , es que les das las mismas normas , le enseñas los mismos valores :respeto, consideración , humildad..etc , la educación general es igual para los dos , luego sí que hay una serie de circunstancias particulares que distinguen a uno del otro , y como te dije en el tema del hijo único , con el segundo no te preocupas tanto con la fiebre , ni si anda o habla más tarde o más temprano , y sí claro que esto influye y mucho . En mi caso , mi segundo es mucho más independiente y resolutivo que el mayor , y sucede como todos , son distintos uno del otro.

  6. Yo sólo tengo un hijo, así que no puedo opinar con absoluto conocimiento de causa, peeeero, así a priori estoy de acuerdo contigo. Como han comentado por ahí, no me refiero a los valores, que esos es bastante lógico que sean los mismos (o parecidos) para todos los hijos, pero sí a la educación en el sentido práctico, de tiempo, paciencia, etc. Y también porque cada persona es distinta, y lo que le va a un niño puede ser inútil con otro.
    Muas!

    • Pues you estoy igual que tu, también tengo un hijo sólo, pero estoy segura de que cuando tenga otro lo educaré con los mismos valores. Y también estoy segura de que no voy a poder dedicarle tanto tiempo en exclusiva a él como se lo he dedicado a Redondo…
      Un beso!

  7. Más claro agua jeje es imposible por mucho que haya padres que digan lo contrario. Y tu has dicho todas las razones y hay muchísimas más.solo hay que darse cuenta se que en la misma familia los hijos son siempre diferentes… Chapeau! Un abrazo

  8. Yo también estoy de acuerdo, aunque como dicen por ahí arriba la educación en valores será la misma para todos los hijos, generalmente. Pero es evidente que la experiencia adquirida, la seguridad, la edad, lo que se ha aprendido a base de errores influirá en la forma de criar a los siguientes hijos. Los primeros hijos tienen la ventaja de haber disfrutado en exclusiva a sus padres y los hijos sucesivos tienen la ventaja de contar con un hermanito y unos padres más experimentados.

  9. jaja, pues ya te digo que justo las cosas que no quieres hacer igual son las más difíciles con el segundo (cogerlos más en brazos, darles más el pecho). Por supuesto que no se crían igual, es que no hay el mismo tiempo, ése es básicamente el problema. Por contra tiene muchas cosas buenas, los segundos aprenden antes muchísimas cosas!!! Si te sirve de algo, hace casi un año escribí este post de lo que ocurre cuando llega el segundo hijo, no es ni bueno ni malo… http://nosoyunadramamama.com/2013/10/22/cuando-llega-el-segundo-hijo/

    • jajaja, mi gozo en un pozo. No me digas eso, mujer, déjame vivir en la ignorancia jejejeje
      Estoy de acuerdo contigo en que todo tiene su parte positiva y su parte negativa… yo creo que la crianza del segundo no es ni mejor ni peor, sólo diferente.

  10. En mi exeriencia, creo que no. La segunda maternidad lo que te da es seguridad y confianza, no sobrevalorar determinadas cosas y darle más valor a otras cosas que en la primera no dabas. Te da más serenidad a la hora de afrontar ciertas cosas. Puede que la crianza del primero y los restantes sea diferente en las formas, pero no tiene que serlo en el fondo. Y creo que el fondo es precisamente lo que queda en forja a nuestros hijos.

    • Ay Dios mío, pero qué bien os explicáis todas… leyendo comentarios como este tuyo me doy cuenta de que las letras y la oratoria no son lo mío…
      Te explicas de maravilla y coincido completamente contigo, has confirmado mi opinión, la que tengo viendo las cosas desde fuera. Veo que tú que hablas con conocimiento de causa ves las cosas como yo… así que no ando muy desencaminada ¿no?

  11. Contestano a Creciendoconmicachorro: los hijos son siempre diferentes porque todos los seres humanos son diferentes. No hay un niño igual a otro.

    Creo que aquí el error es ser demasiado radical: no, no educamos EXACTAMENTE igual a nuestros hijos. Eso es imposible. Vamos evolucionando, creciendo como personas, las circunstancias son diferentes… Hasta ahí vale. Pero EN GENERAL sí educamos igual. Y aunque con el segundo niño tenemos un primero al que atender, en muchos casos por ejemplo ese primero está en el cole toda la mañana, con lo cual la atención exclusiva la disfruta también el segundo. Lo que quiero decir es que muchas veces oigo este tópico de que a los segundos no se les cría igual y creo que la gente exagera un poquito. Yo tengo dos, además mi mayor es muy demandante, y os aseguro que no he tenido que dejar llorar a la pequeña, ni dejarla sola en la cuna, ni ha recibido menos atención de la que necesitaba… Lo que ha habido han sido muchos momentos de caos y de cansancio para mí! Habrá de todo, y cada familia tiene unas circunstancias únicas, pero muchas veces cambia más nuestra percepción de las cosas como padres, nuestro sentir en la vivencia de ser padres otra vez, que realmente lo que hacemos con el segundo hijo.

    Al menos en mi caso, y me consta que en muchos otros también.

    (otra cosa es que con el segundo uses chupete y con el primero no, que al segundo le des pecho y al primero bibe, que con el segundo pongas normas diferentes y críes de forma diferente porque te has dado cuenta de que es mejor así, que al segundo no le lleves a la guarde y al primero sí… Si cambias tanto tu forma de criar pues vale, acepto la frasecita de marras… Si no, no :-))

    Besitos.

    • Coincido contigo en que en lo básico, en los valores, la educación de los hijos es la misma. Sin embargo hay detalles en los que cambia… o al menos eso creo.
      Por ejemplo, a mi hijo intento educarlo inculcándole unos valrores de respeto, comprensión, esfuerzo… y tengo claro que a futuros hijos que pueda tener los educaré en los mismos valores. Pero tamabién es cierto que cosas que hice con el primero no las repetiré con el segundo… por ejemplo el típico no lo cojas tanto en brazos que se acostumbra. Al segundo lo tendré en brazos todo el tiempo que pueda y me de la gana tenerlo.
      De todas forma, te comento que no recuerdo dónde, pero leí una vez un caso parecido al que mencionas al final de tu comentario…
      Besos!!

      • Es que para mí eso es otra cosa. Es evolucionar, aprender, darte cuenta de que hiciste ciertas cosas que con el segundo quieres mejorar. Lo que a mí no me gusta de esta afirmación (la de que no criamos igual al primero que al segundo) es que parece que se desprende de que por el hecho de ser el segundo vas a hacer las cosas diferentes. Y eso no es así. Estarás más agobiada, habrá detalles distintos… Pero por ejemplo yo con mi segunda he hecho lo mismo que con el primero. Teta, brazos, mimos, tipo de atención, no sé, la filosofía de mi crianza es la misma… En ese sentido no he cambiado nada. Y al final esto es lo más importante. Es cierto que muchas familias sí cambian ese tipo de cosas, y a veces al revés de la intención que tienes tú.

        Yo creo que lo que me molesta es la generalización esa de: ¡ni de coña, al segundo no lo crías igual que al primero! Hay de todo y mi caso no es tan raro.

  12. Estoy de acuerdo contigo, creo que es imposible educar a los hijos igual y que, de alguna manera, esto influirá en su carácter, aunque creo que lo normal es que los padres si apliquen unos principios básicos iguales de uno a otro, de forma que los cambios no sean en “lo sustancial”…

    Interesante reflexión guapa!

  13. Tiene que haber cosas distintas porque como dices el tiempo, las situaciones, la paciencia no son las mismas pero al final lo más importante y lo principal sí es igual para los dos, no?
    Hablando desde la ignorancia porque sólo tengo una peque, que conste…

  14. Estoy completamente de acuerdo contigo. E incluso añadiría que no es el mismo desgaste mental físicio cuando se tiene uno a tener dos, ni con la misma edad. Yo me doy cuenta de que hoy me duele bastante la cadera por la displasia, el día de mañana, cuando tengas otro u otra me costará mucho más cargarlo en la mochila, en brazos o como sea. No es lo mismo educar a uno que a dos.

  15. Creo que cada hijo es único. Que cuando se tiene el segundo se intenta enmendar los errores que se tuvo con el primero, pero seguramente se cometeran otros muchos…ES tá claro que esto influirá en su forma de ser, por ejemplo, UBMF está un pelín sobreprotegido y esto se le nota en su forma de ser, hace nada que ha aprendido a subir escalones, se que si viniera un segundo esto no pasaría intentaría darle más libertad y seguramente sería más atrevido y seguro….pero no lo se.

  16. Estoy de acuerdo contigo!, aunque los valores que le demos a un 2º hijo sean los mismos que al primero, la forma de criarlo será diferente pues las experiencias que hemos vivido con el 1º nos harán corregir errores y sobreprotejerlo menos

  17. Genial post, por supuesto que si cambia, es más también añado que jamas podemos criar igual a dos hermanos porque principalmente cada uno será diferente a personalidad, con lo cual lo que te pueda valer con uno con el otro igual no te sirve de nada así que no puedes criarlos igual porque no serán igual. El primero siempre será el primero igual que un único hijo siempre será “hijo unico” xD.
    Besotes!

  18. Es inevitable que cada hijo, por genes, tenga sus propios caracteres… Ahora, también influye la educación, los amigos, el colegio, todo. Habrá características que no podrá cambiar porque son demasiado genéticas, pero otras ni siquiera depende de los padres. Su socialización depende de con quién se ha criado… Hay tantas variables que habría que estudiar una a una cómo actúan y luego estudiar su combinación.

  19. Estoy totalmente de acuerdo contigo por mucho que quieras no puedes educar igual a los hijos, como bien dices influyen muchos factores (experiencia, tiempo, edad de los padres…) pero lo que estoy segura que se les quiere igual y se intenta hacer lo mejor para ellos siempre
    Por cierto por lo que leo en los post este año va a haber un baby boom jaja
    Yo esperare a que bebe duro empiece el cole… que dos bebés con pañales y que no sean autónomos para algunas cosas creo que es muy sacrificado
    Un bebe super duro http://unbebesuperduro.blogspot.com/

    • La educación o el comportamiento de los padres será distinto, pero por supuesto los valores y el amor será el mismo siempre.
      Huy, en cuanto a lo del baby boom… una cosa es querer y otra poder jejeje 😉

  20. Qué pregunta más filosófica para las 10 de la mañana… 😛 Yo creo que el primero te da la experiencia. Con el segundo seguramente cometas menos errores. Y puede que los factores externos cambien o no. Eso depende de cada familia. Lo que ya no sé es si eso afectará a la personalidad de cada niño… Habrá que estudiarlo con los nuestros 😉

  21. En el grupo de crianza nos decían que el segundo hijo se cría solo porque con el primero nos volcamos tanto que no dejamos nada para el siguiente. Eso, unido a la experiencia y a que hay que repartir el tiempo entre los dos, creo que impide que criemos igual a todos nuestros bichillos. Lo cual no implica que lo hagamos peor, simplemente de forma diferente y seguro que todo influye en la formación del carácter.

    • Pues seguramente tenga algo de razón, con el primero nos volvamos y con el segundo yo creo que nos volcaríamos también pero no tenemos el tiempo necesario…
      Pero, como tu dices, eso no quiere decir que lo hagamos mejor con uno que con otro, simplemente diferente 🙂

  22. Yo creo que no se educa a los hijos igual y que sí que afecta a cómo vivirán en su vida adulta, pero en ningún caso eso tiene por qué implicar que unos u otros tengan más ventajas por ser los pequeños o los mayores, son, simplemente, diferentes 😉

  23. Por partes, yo creo que la educación lo que es la educación en sí, valores, comportamientos… si es igual, es decir, si a mi no me gusta que Leo pegue no me va a gustar que Gonzalo lo haga, por ejemplo.
    Pero creo que tu post va encaminado respecto a la manera de actuar con ellos, y ahí si hay diferencias, es inevitable, por que no tenemos el mismo tiempo, porque tenemos experiencia previa, porque cada persona es un mundo, por mil motivos! Y ahí es cuándo nos tenemos que ir adaptando a nuestros peques.

    Por cierto, me has agobiado con lo del tema del primer día de cole, y luego he respirado pensando que seguramente no entren el mismo día y no coincidirán las horas, así que procurar llorar y hacer fotos en los dos primeros días de cole 😉

    Me ha gustado mucho tu post.

    • Pues tú hablas con conocimiento de causa, que lo vives en carnes propias jeje
      Yo estoy completamente deacuerdo contigo, los valores y principios que les inculques serán los mismos pero la manera de actuar con ellos no puede ser la misma, es imposible.
      No era mi intención agobiarte, además tienes razón, no creo que coincidan en las horas 🙂
      Graicas guapa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s