El médico macarrilla

El tiempo pasa volando. Iba a decir que hará un año que me cambiaron de médico, pero no, me lo cambiaron bastante antes de quedarme embarazada así que igual ya hace tres años que lo cambiaron… y yo diciendo que hará un año… soy la abuela cebolleta ¬¬. Bueno, que me lío. El caso es que yo antes tenía una médica que era buena médica pero muy sosa y algo borde la mujer. Luego no sé que pasó que hubo una marabunta en mi centro médico, trasladaron a casi todos los médicos y llegaron otros nuevos. Y aquí fue cuando apareció en mi vida el médico macarrilla.

La verdad es que yo no soy mucho de ponerme enferma y rara vez voy al médico, así que no conocí al nuevo hasta que me quedé embarazada. El doctor en cuestión tendrá cuarenta y muchos o cincuenta y pocos, y es medio macarrilla, tanto en apariencia física como de carácter. Es el típico malote que nos gusta a todas (no lo negueis, nos gustan los malotes), se da un aire con James Dean, hasta tiene esas bolsillas de mala vida debajo de los ojos. Es medio vacilón y la verdad es que a mi me encanta, siempre que voy salgo de la consulta con una sonrisa. Además, desde mi humilde opinión, es muy buen médico. Yo estoy encantada, espero que no me lo cambien.

james_dean

Mi médico hace 10 años

Las que no están tan encantadas son las señoras (y las no tan señoras). Las que van a hacer vida social al centro médico, y a colapsar las consultas. Esas señoras. La verdad es que los pobres médicos y enfermeros también tienen que aguantar lo que no está escrito.

Poco después de nacer Redondo fui a verle porque tuve una época en que me mareaba bastante. Me mandó hacer unos análisis de sangre para descartar cualquier problema, pero después de tomarme la tensión ya casi no hizo falta mirar nada más. El caso, es que estaba yo esperando sentada en la camilla mientras él estaba en la consulta de al lado, la de su enfermera, hablando con una señora que justamente también tenía la tensión baja. La conversación fue esta, más o menos:

Médico macarrilla: Señora, usted lo que tiene es la tensión baja

Señora: Bueno, pues me dará unas pastillas o algo.

M.M.: Señora, no hay pastillas para la tensión baja, pero estese tranquila que nadie se muere de eso.

S.: Bueno, lo que pasa es que no me quiere dar las pastillas, que ya lo sé yo. Antes me daban otras para noseque (no me acuerdo) y me las cambiaron por otras (genéricas) y desde entonces ya no me funcionan como antes

M.M.: Vamos a ver señora, no es que no se las quiera dar, esto no es como si tuviera la tensión alta, para la tensión baja no hay pastillas.

Hija de la señora: ¿Usted por qué no le quiere dar las pastillas a mi madre?

M.M.: Pero a ver, señora, le estoy diciendo que no es que no le quiera dar las pastillas a su madre, es que no hay pastillas para la tensión baja…

Así siguieron discutiendo un buen rato… y yo escuchando en la consulta de al lado. Cuando volvió a donde estaba yo, viene dándole a la cabeza y riéndose me dice “¿qué? ¿tu también quieres unas pastillas para la tensión baja?” jejeje, me parto con él.

La semana pasada, creo que fue el miércoles, volví a verle para que me mirara mi dedo dormido. Estaba yo esperando en la sala de espera (menuda redundancia jejeje) cuando se abre la puerta de la consulta y llaman a una señora que estaba allí sentada y que entra cojeando, pero cojeando mucho. Vale. A los cinco minutos, se vuelve a abrir la puerta y la misma señora sale sin rastro alguno de cojera y a paso ligero!! Y digo yo, o el médico es milagroso o las señora tenía un cuento que pa qué.

Y esto sólo ha sido dos días que he ido yo al médico, pero supongo que historias de estas tendrá a diario. Digo yo que su método es mejor que el de otros. Él se lo toma con humor, nos da caña y nos vacila a los que lo tomamos bien, con humor, y le seguimos el rollo y aguantará al resto. Es mejor esto que amargarse y ser borde con todo el mundo ¿no?

Me encanta mi médico. Macarrilla, vacilón y malote. Es un James Dean de la vida, un James Dean mayorcete.

Anuncios

38 comentarios en “El médico macarrilla

  1. A mi también me encanta, jajaja. Te lo cambio por el mío¡¡¡ Esos médicos que logran arrancarte una sonrisa valen su peso en oro¡
    Besitos

  2. Vamos que veo que vas encantada al médico! 😉
    Yo iba encantada al gine también, pero ya no tengo excusa hasta la revisión del año, que no hace falta decir que no me la salto!! Jaja

    • jajaja, menuda aguililla que estás hecha jajaja.
      Que conste que yo no he ido mucho, eh? durante el embarazo para que me hiciera las recetas del yodo y el hierro y luego dos veces más, cuando me mareaba y ahora por lo del dedo, pero no voy a negar que voy contenta a verle jejeje

  3. Jajajajaja así da gusto estar pachucha! yo el que tuve antes de la que tengo ahora era un tarado de cuidao. Siempre me acababa hablando de la magia de dios y del poder de la madre naturaleza, no sé cómo lo hacía. Hubo un día que me contó que había estudiado psiquiatría antes de la especialidad de medicina familiar y comunitaria (la de los médicos de cabecera), pero que no era porque quisiera tratar a gente, sino porque le venía bien para entenderse a sí mismo… no hacía falta que lo jurara XD

  4. Así da gusto ir al médico, aunque espero que no tengas que verlo muy a menudo. Yo que no tengo suerte con casi ninguno de los profesionales sanitarios que me voy encontrando te envidio!!!

  5. Me cambio a tu médico. El mío es un gilipollas desagradable, no lo cambio porque ya nos conocemos y porque los demás tienen el cupo cubierto y él no, ¿por qué será? jajaja, además que desde que parí no voy al médico y las dos veces contadas que he ido en estos 3 últimos años me ha visto una residente majísima. Eso sí, si estuviera medio buenorro seguro que iría hasta por el mínimo pestañeo jajaja.

    • Jajaja, la señora cuentista ya era algo mayor para él… y la verdad sea dicha, él puede aspirar a algo mejor jeje
      Nada, nada ni aunque te pillara cerca, ya tiene el cupo cerrado, se siente 😄

    • Pues un poco sí jejejeje. Es que me encanta, en serio, aunque no sea especialmente guapo tiene su aquel.
      No voy a decir que me gusta ir a verlo, pero sí que es verdad que una va al médico más contenta jejeje
      Un beso!

    • El mío de buen ver no está mucho pero apuesto a que en su día sí estuvo. Ahora se le ve algo cascado, es un tipo House, como dicen más arriba jeje.
      Irás contentísima al ginecólogo ¿no? jejeje

  6. Escucha si tengo un médico así me pongo mala todos los días jajajajajajaja, y con las señoras me parto, la verdad es que sentarse a observar ya sea en el médico, en el parque o en cualquier otro sitio descubres cada cosa…..
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s