Conversaciones de parque

El miércoles por la tarde, al salir del trabajo recogimos a Redondo en la guardería y nos fuimos al parque. Aunque sólo fue un mini rato, porque llegamos a las 8 de la tarde, la verdad es que me encantó ir, a parte de por estar un rato jugando con mi hijo y viéndolo pasárselo bien también me gustó por otros dos motivos:

El primero fue que coincidimos allí con otro niño que había estado ingresado en neonatos al mismo tiempo que Redondo. Él estaba en la UCI porque había nacido con sólo 900 gramos de peso (muy prematuro) y recuerdo perfectamente que en aquellos días su madre era una magdalena, la pobre lloraba continuamente porque por fin se lo iban a dejar coger por primera vez en brazos. La verdad es que vivimos momentos durísimos en aquellos días. Pues me ha alegrado mucho verlo ahora, más de un año después sanísimo, grandote y feliz, ver que al final todo salió bien y tuvieron su final feliz. Estuvimos hablando un minuto y la mamá se quedó de piedra cuando le conté que lo que tenía Redondo al final resultó ser una fractura intrauterina… la verdad es que no es para menos jejeje.

La segunda cosa que me gustó fue presenciar una conversación entre dos mamás que me dejó pensando en el tema. Allí estaba yo empujando a Redondo en el columpio y otra mamá puso a su niña en el columpio de al lado. Al rato se acerca otra mamá más, conocida de la primera, y empezaron a hablar… y claro, yo o me tapaba los oídos o escuchaba la conversación sí o sí, las tenía al lado. Resulta que, por lo que escuché una de ellas trabaja fuera de casa y la otra se dedica a cuidar a su hijo en casa. Y las dos se quejaban. Más o menos la conversación fue esta:

Mamá 1: Tú tienes suerte porque te puedes relajar

Mamá 2: ¿Que me relajo? yo no tengo tiempo de relajarme, trabajo fuera y luego llego a casa y sigo

Mamá 1: Claro, claro, pero el tiempo que estás fuera tienes tiempo de descansar la cabeza. Yo estoy todo el día en casa con el niño y la verdad es que al acabar el día me supera la situación, hay días que acabo hasta el gorro

Esto me dio bastante que pensar. ¿Seremos quejicas por naturaleza? Yo, al igual que mamá 2, trabajo fuera de casa y luego llego a casa y toca seguir. Yo sería mucho más feliz cuidando a mi niño en casa, estando con él todo el día, criándolo. Si voy a trabajar todos los días no es porque sea el sueño de mi vida, el sueño de mi vida es mi hijo y poder estar más tiempo con él sería perfecto para mi.

Sin embargo, la otra mamá me hizo ver el otro punto de vista. Si mi situación fuera otra y pudiera criar a mi hijo, estar todo el día con él ¿la situación me superaría? ¿estaría yo quejándome porque necesitaría descansar la cabeza? Creo que no, pero no lo sé seguro.

He estado dándole vueltas a todo esto y la verdad es que no he llegado a ninguna conclusión, pero me parece un buen debate. ¿Qué me decís? ¿Creéis que nunca estamos contentos con lo que tenemos o que al contrario este se trata de un caso puntual? Yo desde luego, preferiría estar en casa cuidando a mi hijo y no perderme todo lo que me estoy perdiendo. Tener un trabajo que me permitiera conciliar realmente sería la hostia leche.

¿Qué opinais vosotra(o)s?

Anuncios

37 comentarios en “Conversaciones de parque

  1. De hecho es un gran debate.
    En mi caso, yo me siento afortunada de poder trabajar, me gusta lo que hago y por suerte, con la reducción sigo disfrutando de ella y más que en cantidad de tiempo pienso también en calidad. Quizás si pasase más tiempo haría menos cosas de las que hacemos ahora, no lo sé, tal vez no, pero lo que tengo claro es que estoy contenta trabajando fuera de caso, tampoco es mi sueño y un euromillón no vendría mal, pero bueno… Lo que sí creo es que la baja de maternidad es escasa y debería ser de un año. También hablo así porque dejo a la peque con mi madre que si fuese a una guarde desde mi incorporación sería otro cantar…

    • A ver, no me entiendas mal, igual estoy dando la sensación de que me quejo por tener que trabajar y la verdad es que no lo pretendía. Soy muy afortunada por tener trabajo. un trabajo que me gusta, pero con un horario no demasiado bueno. Si tuviera un horario que me permitiera conciliar, pero conciliar de verdad, sería la persona más feliz del mundo 🙂
      La verdad es que con la reducción de jornada debes estar contentísima, sobre todo si tu madre se puede quedar con la niña…
      Buen fin de semana!

  2. Justo anoche tuve esa misma conversación con UPMF, le casi suplicaba que cambiara él a UBMF y me decía que estaba cansado y yo le reprochaba que yo también…qué al menos él se despejaba e el trabajo y él me dijo que me cambiaba ahora mismo la situación…creo que todo cansa!!! a ver, no es que reniegue de estar todo el día con mi hijo, es más me considero una privilegiada pero a veces necesito respirar…

    • Supongo que sí, entiendo lo que dices. A mi también me pasa, alguna vez cuando Redondo se pone pesadito tirándome de la manga para que haga cualquier cosa mientras estamos cenando también le digo a Hombre Tranquilo que lo atienda él un rato para poder acabar de cenar. Y eso que yo no estoy con él todo el día… también es cierto que durante el resto del día da gusto estar con él porque no tiene sueño y es más “tratable” digamos jejeje.
      Pero si, te entiendo, a veces aunque adores a tu hijo es necesario algo de tiempo para desconectar y cambiar el chip un rato 🙂

  3. Pues yo creo que nunca estamos 100% contentos con lo que tenemos… aunque también depende de cada caso. A lo mejor no ha sido elección de la madre 1 quedarse en casa con el niño y del mismo modo quizá la madre 2 no tenía más opciones que seguir trabajando cuando lo que realmente quisiera es estar en casa cuidando de su peque.

    • Si, supongo que siempre envidiamos un poco lo que no tenemos y no valoramos demasiado lo que sí tenemos. Sobre todo si la situación personal no es por elección, sinó por que no queda más remedio…

  4. Supongo que depende de cada uno…y de lo quejica que sea, jejejeje…
    En mi caso, a mí me van bien unas horitas de trabajo, porque me gusta mi curro y porque también cambio de chip, lo que no me mola en absoluto es el horario que hago. Creo que si pudiese pasar trabajando sólo unas horas por la mañana sería mi solución perfecta, peeeeero…es lo que hay.
    Besotes!

    • Ay Mo, estamos igual tú y yo. Si pudiera trabajar sólo unas horitas por la mañana yo sería la persona más feliz de todo el universo, pero como dices, lo que hay es lo que hay…
      Un beso y feliz fin de semana!

    • Pues sí, demasiado largos algunas veces… sobre todo si no te gusta lo que haces. En mi caso, por ejemplo, si mi trabajo no me gustara y no estuviera agusto creo que la situación sería mucho más dura.
      Un saludo y buen fin de semana!

  5. Somos inconformistas por naturaleza. Desde siempre la del pelo rizado lo ha querido liso y viceversa, cómo iba a ser distinto en este tema?! XD creo que la mayoría de veces nos quedamos más con lo negativo de las cosas que con lo positivo, cuando nos afecta a nosotros mismos, y del resto sabemos valorar mejor lo positivo que nosotros no tenemos que lo negativo de lo que nos libramos.
    Al fin y al cabo, vamos a tener y nos va a faltar lo mismo, de lo bueno y de lo malo, pero la actitud marca la diferencia.
    Por cierto, fractura intrauterina??? y eso??? 😦

    • Toda la razón matronaonline, y yo que mi pelo no es chicha ni limoná peor aún jejeje.
      Si, comentaba más arriba respondiendo a gafapapas que a veces deseamos lo que no tenemos y no valoramos suficientemente lo que sí tenemos.
      Fractura intrauterina del parietal derecho, para más señas. Lo cuento en detalle en esta entrada: https://diasde48horas.wordpress.com/2014/02/13/el-bruto-de-mi-hijo/ y la verdad es que es increíble. Yo me lo creo porque vi a Redondo nada más nacer y ya tenía el bulto en la cabeza, sinó hubiera culpado a los de tu gremio… es que fue algo realmente increíble. Ya me contarás que opinas 🙂

  6. A mi me encanta estar en casa cuidando de Álvaro, de hecho no me gustaría nada ponerme a trabajar fuera ahora. Eso si, echo de menos las relaciones de trabajo, hablar de otras cosas… Y, sobre todo, que el resto de los mortales me respete. Me explico: ahora, por el hecho de estar en casa parece q no hago nada y vivo muy bien, cuando en realidad mi jornada no acaba nunca

    • Te comprendo perfectamente lo que dices. A la mujer de mi primo le pasa exactamente lo que dices tú y yo no entiendo que la critiquen, la verdad. Hay que ver qué manía que tienen algunos de meterse donde nadie los llama y juzgar a la ligera. La situación personal de cada uno sólo la conoce uno mismo y nadie debería meterse a juzgar decisiones ajenas, sobre todo si no conoce los motivos que llevaron a tomar esa decisión. Me enervan estas cosas, de verdad…uff

  7. A ver… Yo opino que ambas tienen derecho a quejarse, porque en el fondo ninguna puede descansar ni un segundo. Yo he vivido un poco las dos situaciones y en mi caso, si pudiese elegir, preferiría quedarme con el bichito en casa, pero en el año que estuve de excedencia, es cierto que a veces tienes momentos de bajón porque no hay momentos de café y de poder charlar con los compañeros. En ocasiones (en muchas ocasiones diría yo) te sientes sola…
    En algunos países las mamás con bebés pequeños van a una especie de ludotecas, donde se juntan varias, charlan, descansan un rato, comparten experiencias.. Yo he echado muucho de menos eso aquí, me parece una idea fantástica.

    Besos guap!

    • Eso es cierto, por h o por b todas las mamás estamos más o menos igual trabajemos o no por cuenta ajena.
      Supongo que tienes razón, que todo el mundo necesita un pequeño descanso, un momento para hacer vida de adulto, tener conversaciones de adulto y por un momento no ser la mamá de… sinó ser tú misma.
      Sí que estaría bien lo de las ludotecas, pero aquí siempre vamos unos pasos por detrás en todo lo relacionado con la maternidad 😦
      Un beso guapa y buen fin de semana!

  8. Esa conversación la he oído mucho… Yo misma le dije el martes a mi pareja que qué bien que me iba a trabajar para descansar la cabeza de mi hijo, porque estaba insorportable el pobre. Yo quiero pasar todas las horas del día con él, y me da muchísima pena dejarlo en casa e irme, pero hay días en que me viene muy bien hacer cosas de adultos y tener conversaciones de adultos. Aunque extrañe aquellos meses de baja maternal en casa…
    Por cierto, cómo me alegro de que te encontraras a ese otro niño de la incubadora. Les tengo un cariño a los de neonatos… ¡son unos valientes, y sus padres, más! 😉

    • Sí, hay veces que están pesaditos, pesaditos. Redondo cuando tiene sueño pero no quiere dormirse está imposible…
      Es que me alegré un montón de verles! Al niño se le veía tan feliz, tan sano… no sé me alegré mucho de que todo fuera bien para ellos. Lo tenían muy, muy difícil pero al final lo consiguieron… ains que me emociono con estas cosas!

  9. Yo estoy todo el día en casa con los niños. La mayor va 3h a la guarde por la mañana, pero el pequeño lo tengo todo el día pegado.

    Yo creo que todas estamos cansadas y que el césped siempre parece más verde al otro lado. Personalmente agradecería poder trabajar unas horas al día fuera de casa, estar con adultos y encima cobrar sería la leche, pero como dices me perdería cosas de mis hijos.

    No se puede tener todo, así que lo mejor es conformarse con lo que tenemos e intentar disfrutarlo. 🙂

    • Me quedo con la última frase, no se puede tener todo así que es mejor intentar disfrutar lo que tenemos. Si nos pasamos todo el día lamentándonos de lo que no tenemos no podemos disfrutar lo que sí tenemos ¿no?

  10. Yo creo que uno de los deportes nacionales es quejarse y envidiar lo que no tenemos. Supongo que el término medio estará lo mejor, un trabajo que te permita realizarte sin tener que renunciar a tu familia y a disfrutar de tus hijos.

    Yo, que estoy en casa todo el día con Gordito, me siento una afortunada por poder compartir todo con él y no perderme nada, aunque evidentemente algunos días acabe cansada y necesite un respiro. Pero ahora mismo no me cambio por nada, aunque el que yo no tenga trabajo hace que no nos podamos permitir grandes lujos.

    Es un tema complicado! Un beso!!

    • Todo tiene sus pros y sus contras. Aunque desde luego, la situación ideal sería la que comentas, pero desgraciadamente, eso sólo lo puede disfrutar de una una minoría bien pequeña. Al final volvemos siempre a lo mismo, la conciliación de las narices, que no existe…
      Un tema muy complicado, sí.
      Un beso guapa y buen fin de semana!

  11. Nos quejamos por naturaleza, eso es seguro.
    Yo me quejo cuando trabajo porque llego a casa cansada del trabajo y luego sigo en casa con el peque (con dos no sé como lo haré), pero tampoco quiero dejar de trabajar, no aguantaría en casa con los niños, vale, que me pierdo cosas y todo eso, pero yo también necesito “alejarme” un poco de los peques.
    Ósea que yo me quejo por naturaleza, lo tengo claro.

    • Pues con dos lo harás más y mejor, seguro!!
      Para mí, la solución perfecta sería la jornada intensiva o sólo media jornada… pero como no puedo hacer nada pues a intentar disfrutar al máximo de lo que tengo 🙂
      Oyes, por quejarse que no sea ¿no? jajaja

  12. Justo lo que dices me lo pregunto muchas veces. Creo que si cuidara 24 horas al día de mi hijo necesitaría tiempo para respirar. Estar con adultos me devuelve a mi hijo más cansada, pero creo que más fresca mentalmente. Aun así, fantaseo con dejar de trabajar y dedicarme a él. Creo que aunque quejicas, las madres somos un prodigio de adaptación y lograríamos estar felices de cualquiera de las maneras.

    • Nuestros niños son suficiente para hacernos felices de cualquiera de las maneras. A mi me encantaría poder pasar más tiempo con Redondo, pero como no puedo, intento disfrutar al máximo de lo que tenemos ahora. Aunque, seamos francos, me quejo todo lo que puedo y a veces incluso más… pero el que no llora no mama ¿no? ;P

  13. Que buen post,yo también estoy con la peque todo el día,elegido por mi porque justo me quede en paro cuando me quede embarazada y ya decidimos que me quedaba con ella hasta que empiece el cole que empezaría a buscar,y yo la verdad es que no cambio por nada estos momentos con ella aunque si es cierto que echas en falta ratos de desconectar y de pensar en otras cosas,también esta la parte económica,hay que apretarse mas el cinturón y la vida laboral no se si luego pasará factura a la hora de volver a reincorporarse pero prefiero no pensar en eso y disfrutar de estos años que no vuelven.
    Besitos

    • Gracias Sonia! desde luego, en tu situación yo hubiera hecho exactamente lo mismo. Obviamente esta situación también tiene su lado negativo como tú dices… la economía, el futuro laboral… pero que te quiten lo bailao ¿no? jejeje. Tu niña sólo será niña una vez 🙂
      Tú comentario me ha recordado a un vídeo que vi en youtube precisamente sobre lo de reincorporarse a la vida laboral después de un parón para cuidar a los niños, no recuerdo el título ¿lo has visto? a mi me emocionó muchisimo 🙂
      Un beso y buen fin de semana!

  14. Creo que la gente no mira dentro de sí misma para buscar lo que realmente desea y por eso se queja. Yo soy quejica por naturaleza, pero cuando hablo en serio, no me quejo nunca. Porque antes he reflexionado sobre lo que realmente quiero y tomando la decisión correcta para obtenerlo, sólo me quejo si no puedo optar por ello.

    Antes de encontrarme con el instinto maternal renegaba de tener un bebé de por vida. Luego me encontré muy difusa y al pensar realmente lo que quería, lo tenía claro. Cuando conocí a Futuro Papá, se lo dejé claro también, no quería encontrarme profundamente enamorada de alguien que no tenía los mismos objetivos de vida que yo. Y ahora sólo me quejo de que no es cuando yo quiero, pero no es una queja en serio… Futuro Papá es más objetivo que yo y me hace reflexionar sobre lo más conveniente para mis objetivos, así que le hago caso y todo va rodado. Si fuera por mí, me habría quedado embarazada con la rodilla sin recuperar y sin los cuidados prenatales necesarios para que todo vaya bien, tendría lo que quería, pero no el cómo… Me quejo de Futuro Papá mucho, pero reconozco que su camino es más productivo que el mío.

    • Ojalá yo hiciera lo mismo que tú, pero la verdad es que tiendo a enfadarme con cosas que, de pensarlo bien, vería de otra forma.
      Tienes suerte de que Futuro Papá te haga ver las cosas desde otra perspectiva, os complementais muy bien 🙂

  15. Creo que casi siempre, queremos lo que no tenemos. En mi caso, estoy encantada con poder cuidar de Iris a tiempo completo, aunque es verdad que hay momentos en los que siento como tu,que me faltan horas para poder hacer todo lo que había pensado. Al principio esto me agobiaba, pero ahora me lo tomo con tranquilidad, si hoy no puedo, mañana será otro día.

    • Sí, yo creo que es inevitable desear lo que no tenemos, o al menos, fijarnos más en la parte positiva que en la negativa.
      En cuanto a las horas del día, tanto las que trabajamos fuera como las que no coincidimos en eso, 24 no son suficientes para ninguna jeje

  16. Yo te puedo contar mis dos vivencias. Con el mayor me incorporé a currar cuando acabó la baja por maternidad y ciertamente el tiempo que estaba en el curro descansaba de niño, aunque me separa de él día tras día llorando y al salir del trabajo fuera a buscarle literalmente corriendo de puras ganas por verle. Y llegaba a casa y seguía el tute. Si. Pero se lleva de otra manera.
    A la llegada de mi segunda hija no me incorporé al curro porque no me dejaban conciliar. LLevo más de un año que no me he despegado de los niños más que para ir al dentista un par de veces. Hay días en los que bajar SOLA a por el pan es un lujo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s