Tener o no tener leche

Desde que empecé a escribir en el blog llevo queriendo hablar de esto, pero por una cosa o por otra lo he ido posponiendo y un día por otro se ha quedado hasta hoy. Pero de hoy no pasa!! 

Empezaré por el principio, lo que viene siendo muchísimo antes de quedarme embarazada. En mi familia y entorno cercano yo siempre estuve rodeada de bebés criados a biberón, icluyéndome yo misma y mi hermana. El comentario generalizado de todas las madres era el consabido “es que yo no tuve leche”. Así que yo tenía interiorizado que cuando tuviera hijos les daría biberón, la opción del pecho ni se me ocurría porque yo tampoco iba a tener leche, en mi familia después de mi abuela nadie la había tenido.

El tiempo fue pasando y mis primas empezaron a tener bebés. Las primas más mayores “tampoco tuvieron leche”, según ellas lo intentaron e intentaron pero nada, eran una fuente seca. Sin embargo mis primas más jóvenes, las dos últimas y más cercanas a mi, sí tuvieron leche. Una de ellas sólo le dio el pecho a sus hijas durante un mes y la otra sí que mantuvo la lactancia bastante más tiempo. Vaya, parece que esa extraña mutación genética que impedía tener leche empezaba a desaparecer. Aquí fue cuando yo empecé a pensar que igual yo también podía tener algo de leche. 

Cuando me quedé embarazada, la gente me preguntaba si le iba a dar el pecho al bebé. Esta pregunta la verdad es que me molestaba bastante que me la hicieran porque me parecía algo personal, que a nadie le tenía porqué importar cómo iba a alimentar yo a mi bebé. En fin, ya he dicho más veces que en mi caso, fue quedarme embarazada y empezar a oír consejos no solicitados, opiniones por las que nadie ha preguntado y metidas varias de narices en mis asuntos. Bueno, el caso es que cuando me preguntaban yo siempre decía que intentaría dar el pecho, si es que tenía leche. 

En el segundo trimestre del embarazo, sobre los 6 meses, apareció el calostro. Recuerdo que la primera vez que lo vi estaba desayunando y no sé cómo, al mirar hacia abajo vi una mancha en la camiseta del pijama. Mi pensamiento fue que me había babado; era bastante común que me manchara comiendo por aquella época, es lo que tiene tener una panza enorme entre la comida y tú. Pero cuando al segundo día vi otra mancha ya me dije que algo raro pasaba. Fui a buscar mi libro Qué esperar cuando se está esperando y efectivamente, allí estaba la respuesta. Es bastante común que el calostro aparezca en el segundo trimestre del embarazo. Esto me dio más confianza en cuanto al tema de tener o no tener leche.

Luego, sobre la semana 30 de embarazo empecé a ir a las clases de preparación al parto. Tuve la suerte que la matrona que las impartía tenía unos conocimiento impresionantes sobre la lactancia y nos dio muchísima información y muy útil. Ella nos comentó que debido a las preferencias de las últimas generaciones, estaba muy extendida la creencia de que efectivamente muchas mujeres no tenían leche. Nos hizo una pregunta que se me quedó grabada en la mente: Si las mujeres somalíes, desnutridas, tienen leche para amamantar a sus hijos ¿por qué nosotras perfectamente alimentadas no vamos a tener? La verdad es que a partir de asistir a estas clases fue cuando ya me mentalicé completamente, todas las dudas quedaron aclaradas y estaba segurísima de que podría amamantar a mi hijo. 

Y así fue. Tengo a mi Redondo rollizo y sanote para demostrarlo… y eso que nosotros sí que nos encontramos alguna dificultad por el camino (eso es carne de otro post), pero lo solventamos y todavía seguimos disfrutando de la lactancia. 

¿Por que después de millones de años siendo mamíferas perfectamente capaces de amamantar a nuestros hijos de repente dejamos de tener leche? ¿acaso un virus que se propaga por el aire nos está atacando? ¿una extraña mutación genética que desafiando a todas las leyes de la estadística afecta a la gran mayoría de madres en los años 70, 80 y 90?

Madres del mundo, todas tenemos leche, TODAS… si queremos, claro.

Anuncios

16 comentarios en “Tener o no tener leche

  1. Es que venimos de una generación donde prácticamente la teta se había extingido, y digo prácticamente, porque mi madre me dió pecho hasta los 9 meses, algo insólito hace 30 años… Es quizás por esto que yo nunca dude si tenía leche,…

    Muy buena reflexión guapa y enhorabuena por tu lactancia, doblemente valiosa por las dificultades que has conseguido superar!

  2. Lo de tu madre sí que tiene mérito, te digo más, el tuyo y otro más son los únicos casos que he oído de madres lactantes por aquel entonces.
    Lo triste es que yo no dudaba, al principio tenía clarísimo que no iba a tener leche… y supongo que yo no sería un caso aislado, a más gente le pasaría lo mismo.
    Verdaderamente sólo tuvimos un problema con la lactancia, un bache que podía habernos hecho abandonar pero una vez superado ya fue todo rodado. A ver si me animo y escribo un post con nuestra experiencia.
    Un beso!

  3. Perfecto!! Cómo me gusta leer esas cosas… Yo, al igual que tú y muchas fui criada con biberón, no tenía a nadie cerca q hubiera dado pecho… Mi abuela tampoco y no tengo tías no primas con hijos.
    Yo tenía claro que quería darle el pecho “si tenía leche”. Fue en las clases de preparación al parto donde me mentalicé de que podría aunque no sabía si querría 3, 6 o 9 meses… Y aquí estamos con más de 10 meses!! Lo considero mi logro personal por muchos problemas que hemos tenido(frenillo, mastitis, grietas, trabajo y abuelas boicoteadoras….)
    Ya va siendo hora d informarse y volver a lo natural!
    Un abrazo

  4. Yo no lo sabía, que algunas madres no dan leche desde el primer día, y vi cómo mi hermana lo intentaba, pero no daba suficiente. Luego dejó de intentarlo y lo alimentó a base de biberón…

    Llevo desde que tengo blog leyendo que es bastante común que la leche no suba hasta una semana después del parto. Una amiga me dijo que yo no tendría tanto problema porque eso va en función de las hormonas y con mi SPM no debería tenerlo. Ya veremos, por propia experiencia no te puedo hablar.

    Pero es importante que los bulos no le demos crédito hasta que no lo diga un experto. O varios expertos, porque también hay cada caso en esas ocasiones…

    Supongo que me saldrá mi carácter con el embarazo y no tendré problema para soltar a cada consejito un: “La madre soy yo, ten tú otro bebé para criarlo como quieras”.

  5. Eso de no tener leche es tan habitual oírlo como lo de por el día si, pero por la noche estoy seca… que casualidad…

    Siempre he defendido que quién no quiera dar el pecho, genial, estas informada y decides no dar el pecho pues perfecto.
    Pero lo del falta de información, creencias erróneas, malos consejos…. eso ya no me gusta.

  6. Es que es más habitual de lo que pensamos, yo tampoco tenía nadie cerca que hubiera dado el pecho, pero sí muchas que no habían podido darlo por falta de leche. Lo triste es que seguro que alguna de ellas con la información y la ayuda necesaria hubiera podido disfrutar de una lactancia exitosa…. En fin…

    Besos!!

  7. Yo también había oído eso de no tener leche,yo fui criada con biberon por esto mismo,el caso es que me compré el libro de “Un regalo para toda la vida” y al parecer la mayoría de mujeres tenemos leche,lo que pasa que entre que nos quieren vender lo artificial y la falta de información que hay,nos lo hacen creer y muchas lactancias se van a la porra.Buen post.
    Un beso

  8. Cuantas lactancias se habrán ido al traste por falta de información y malos consejos…
    Felicidades por vuestros 10 meses de lactancia! Yo llevo 17 y también creía que sería sólo por 6 meses. Hay que ver cómo me ha cambiado la mentalidad desde que nació Redondo!
    Un beso!

  9. Yo tuve una cesárea y tardó mucho en subirme la leche, casi una semana. Pero todo ese tiempo tenía calostro, que fue más que suficiente para mi bebé durante ese tiempo. El problema está justo donde dices tú, cuando nos damos por vencidos.
    Un beso!

  10. Si, es muy triste que por falta de información y malos consejos (o aún peor, consejos no solicitados) se vaya una lactancia al traste.
    Nosotres hemos disfrutado y seguimos disfrutanto tanto de la nuestra…
    Un beso!

  11. Ese libro es mi biblia. Yo lo descubrí tarde, Redondo ya tenía cuatro o cinco meses cuano lo compré pero aún así me ayudó muchísimo… aunque también me hizo darme cuenta de las cosas que hice mal al principio… Pero bueno, esto de ser madre primeriza es así ¿no? ir probando, fallar, rectificar…
    Muchas gracias por el comentario. Un beso!

  12. Me ha gustado mucho el post. Qué suerte tuvo Redondo de que no te hubieras rendido a la primera. Sobre lo del calostro, me ha recordado la primera vez que me salió estando embarazada. Yo estaba mirando en un catálogo sacaleches cuando empecé a manchar la camiseta. ¡Me quedé alucinada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s