De cómo apareció el Redondo en nuestras vidas (Parte 1)

Cuando mi marido y yo nos decidimos a quedarnos embarazados nos creíamos que iba a ser un visto y no visto, una búsqueda express, vamos. Sin embargo, cuando al tercer mes aún no había llegado el embarazo empezamos a pensar que la cosa no era tan fácil. 

Como la cosa se veía que no prosperaba empecé pensar que tenía que optimizar el método así que empecé a hacerme los tests de ovulación de Clearblue para asegurarme de que estábamos haciendo bien los deberes. A los cuatro meses de búsqueda ya me había gastado una fortuna en tests de embarazo y ovulación. Dos días antes de que me bajara la regla ya estaba yo en la farmacia comprándome un test, test que por supuesto daba negativo. Como se me retrasara algo la regla ya era el acabose, tengo hecho dos test al día. 

Luego, en vista de que me estaba dejando una pasta decidí empezar a comprarlos por internet, de estos que vienen en tiras y combinando tests de ovulación y embarazo, pero aún así, como soy tonta, me los compraba de cinco en cinco o de diez en diez por aquello de que como enseguida me voy a quedar, si me compro el pack de 100 luego que hago yo con tanto test. En esta época también descubrí el método de la temperatura basal y me empecé a tomar la temperatura y a anotarla todos los días por la mañana. El primer mes me quedó una mierda de gráfica, ahí no se veía nada, vamos. En vez de una gráfica parecía más bien un une-los-puntos de estos que hacen los niños, había puntos dispersos por toda la hoja. Al segundo mes ya le fui cogiendo el tranquillo y a partir de ahí ya me quedaban unas gráficas niqueladas donde se veía perfectamente el día que ovulaba y el día que me iba a venir la regla. 

Así fueron pasando los meses entre tests de ovulación, tablas de temperatura y tests de embarazo pero el positivo seguía sin llegar; así que al octavo mes me fui a ver a mi ginecóloga. Ella me vino a decir lo de siempre, que hasta el año de búsqueda sin resultados no se consideraba que hubiera infertilidad, que nos relajáramos porque el estrés muchas veces nos jugaba malas pasadas… me mandó para casa con unas vitaminas y con el recado de que si al año aún no habíamos tenido resultado que volviéramos por allí. Yo me fui para casa más contenta que unas pascuas con mis vitaminas completamente convencida de que esa era la solución del problema. Pero ni con esas. 

Los meses seguían pasando sin ningún resultado y yo venga a hacer tests y gráficas, tests y gráficas… Finalmente llegamos al año de búsqueda y volví a ver a mi ginecóloga. Ella me explicó que en vista de que no nos habíamos quedado embarazados nos iba a hacer unas pruebas a mi marido y a mi para descartar que no hubiera ningún problema físico. A mi marido le tenían que hacer un análisis de sus soldaditos y a mi me tenían que hacer una histerosalpingografía. No se me va a olvidar el nombre en la vida, en cuanto llegué a casa me puse a buscarlo en google como una loca a ver que era eso, en qué consistía, si era doloroso, cuánto tiempo se tardaba… me lo miré todo, todo y todo. 

Y este, señores y señoras, fue el final de nuestros males. La histerosalpingografía hay que hacerla al principio del ciclo, justo después de la regla. A mi me vino la regla el 8 de enero y el 13 me hice la prueba. Cuatro intentos y dos médicos después por fin consiguieron hacerme las radiografías. Resulta que tenía una trompa obstruida. Cuando acabamos y me estaba vistiendo una enfermera muy maja se vino a hablar conmigo y recuerdo que me dijo “tú no te preocupes que después de hacer esta prueba hay muchísimos casos de embarazo. Al introducir y sacar el líquido con el contraste cualquier obstrucción que pueda haber queda completamente limpia y dejando el camino libre”. Y ese fue mi caso. No me volvió a bajar la regla. 

Mañana, la segunda parte; cómo fue el embarazo y como me enteré de que tenía un New York lover.
 

Anuncios

4 comentarios en “De cómo apareció el Redondo en nuestras vidas (Parte 1)

  1. Ohhh! Esperando estoy la segunda parte!!
    Yo intenté hacer alguna gráfica antes de ponernos para conocer mis ciclos, pero no llegué a mirar más de tres temperaturas, un desastre de organización…;)
    Muas!

  2. Hola!! Te he descubierto hoy y me quedo por aquí! Me está pasando como te pasó a ti…..un año de búsqueda y nada,….el viernes tengo cita con el médico de cabecera a ver si avanzamos algo! Estoy enganchada a los blogs de maternidad para aprender de todas vosotras y es la primera vez que comento en uno…..ah, y felicidades por ese nuevo embarazo!

    • Pues a mi me pasó exactamente lo que cuentas, que me enganché a los blogs de maternidad cuando empezamos con la búsqueda jeje.
      Muchas gracias por las felicitaciones y mucha suerte con vuestra búsqueda! Ah, y bienvenida 😊

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s