Preparativos para la vuelta al cole

El verano parece que empezó ayer y ya se nos está acabando; si, ya está aquí la vuelta al cole y todo lo que eso conlleva. En cuanto llega septiembre parece que nos entra la prisa y nos ponemos todos a preparar todo lo necesario para el inicio del curso, el problema es que como lo hacemos todos solemos encontrarnos con colas, agobios, productos agotados… Este año no me apetece nada andar con estar prisas así que hemos aprovechado las vacaciones de agosto para ir adelantando tareas y que luego no se nos eche el tiempo encima. Si no quieres que te pille el toro es mejor ir adelantando lo que puedas.

Preparativos para la vuelta al cole

  1. La ropa. Redondo ha crecido mucho en el verano y no le sirve ni una sola prenda del curso pasado (bueno, miento, el plumas sí) así que le tuvimos que comprar absolutamente todo: chándales, camisetas, vaqueros, zapatos… Al volver de vacaciones aprovechamos que aún teníamos unos días libres antes de tener que reincorporarnos al trabajo para ir a comprarle la ropa. Las ventajas de esto es que fuimos en pleno agosto y entre semana, el centro comercial estaba vacío, la ropa ordenada en los expositores… así da gusto comprar, porque yo me agobio muchísimo si la tienda está de bote en bote y la ropa tan desordenada que no hay manera de encontrar una talla.
  2. Mandilones o uniformes para el colegio. En nuestro caso Redondo va a un colegio público y no tiene uniforme, pero sí necesita mandilones. En este punto también he sido precavida y se los compré y los mandé bordar con su nombre antes de irnos de vacaciones. Ya los tengo lavados, planchados y colgados en el armario, listos para usar.
  3. Libros de texto. En nuestro colegio, en junio ya publican el listado de libros de texto que se usarán en el próximo curso así que también es otra tarea que podemos ir adelantando para ahorrarnos los apuros de última hora.
  4. Material escolar. Así como la lista de los libros de texto la publican en junio el material escolar no, este nos dan el listado de lo que van a necesitar cuando empieza el curso y entonces eso ya es la marabunta. Imaginaros ese primer día en la papelería del pueblo, en el centro comercial, o donde sea. Una pesadilla de padres a la búsqueda del material y la mejor oferta. Como dije antes, este año no quiero agobios, así que para conseguirlo ¿que mejor que poder comprarlo todo desde la tranquilidad del salón de mi casa? Este año mis compras las hago en materialescolar.es y no sólo por la comodidad de hacer la compra online, también por precio, ya que tienen el precio mínimo garantizado; los gastos de envío son gratis en el territorio peninsular y la entrega está garantizada en un máximo de tres días laborables. Además, en este post están colaborando conmigo y nos dan un cupón con un 5% de descuento en  las compras de toda la web excepto papel, maquinaria de oficina y consumibles; si queréis disfrutarlo sólo tenéis que introducir el código 48HORAS-5 a la hora de hacer vuestra compra. Este cupón no tiene caducidad ni límite de uso por persona, más facilidades no nos pueden dar!!

Espero que os gusten mis consejos para conseguir una vuelta al cole tranquila y sin agobios ¿coincidís en alguno? ¿añadiríais algo?

Libros y aplicaciones de dinosaurios para niños pequeños

Ya he contado más veces que Redondo es fanático de los dinosaurios, le encantan. Se sabe los nombres completos de decenas de ellos, los reconoce cuando los ve, dice que de mayor quiere ser paleontólogo, en la playa juega a desenterrar fósiles… bueno, os hacéis una idea ¿no? Con semejante panorama, cuando vamos a una librería o a la biblioteca como vea un libro de dinosaurios se tira a él de cabeza, vamos, que le falta tiempo para cogerlo. De esta manera nos hemos ido haciendo una colección considerable de libros de dinosaurios en casa, voy a hablaros de los que más éxito han tenido y también una aplicación que nos hemos descargado en el tablet y que le encanta.

Libros y aplicaciones de dinosaurios para niños pequeños

  1. El dinosaurio burlón. Este libro es de la editorial Combel y está indicado para niños más pequeños, a Redondo se lo regalaron hará dos años ya y fue todo un éxito en su momento y aún de vez en cuando lo coge de la estantería y le da un buen repaso. Es un libro de solapas y desplegables y en cada página cuanta con rimas una pequeña historia con un dinosaurio diferente como protagonista. Es un libro muy bonito y divertido, tanto si le gustan los dinosaurios como si no, a los niños de a partir de unos 2 años les encantará. 
  2. Dinosaurios gigantes. Este libro de la editorial SM ya es para niños un poco más mayores, a partir de cuatro años, diría yo. A Redondo se lo regalaron el año pasado cuando cumplió tres años pero le encantó igualmente, por supuesto. Es un libro grande, voluminoso, con páginas desplegables donde cuenta muchísima información sobre siete dinosaurios gigantes diferentes. Qué comían, dónde vivían, curiosidades… Tiene alguna palabra y algún concepto difícil de entender para un niño tan pequeño, pero yo al leérselo le voy explicando de manera que lo entienda.
  3. Los dinosaurios. También de la editorial SM y para niños de más de tres  años, diría yo. Tiene tapa dura, pero el formato es como de cuaderno, con anillas, lo que lo hace más manejable. Es un libro muy interesante sobre dinosaurios, al igual que el aterior cuenta datos y curiosidades sobre estos animales, pero también cuando vivieron, por qué se extinguieron, cómo sabemos cosas de ellos hoy en día, animales peculiares de la actualidad… además trae una linterna mágica (realmente, un cartón blanco con forma de linterna) para ver cosas escondidas en algunas de sus páginas. Es un libro muy educativo y muy recomendable para niños a los que le interese esta temática.
  4. ¿Y si un dinosaurio…? Hay cuatro libros en esta colección de la editorial Susaeta: ¿Y si un estegosaurio…?, ¿Y si un T-Rex…?, ¿Y si un triceratops…? y ¿Y si un diplodocus…?. Nosotros tenemos los tres primeros (el del TRex y el triceratops los vimos en Portugal durante las vacaciones y los compramos allí) y absolutamente todas las noches leemos alguno. En estos libros se cuenta qué pasaría si estos dinosaurios viviesen hoy en día, si fuesen al cole, al parque, si tuviesen hambre, vergüenza, si fuesen a una fiesta o de excursión… de esta forma nos van dando datos sobre ellos: cuánto medían, cuánto pesaban, qué comían, si eran veloces o lentos…  A mi personalmente las ilustraciones me gustan mucho y me parece una forma muy original de explicarles toda esta información.
  5. Y por último la aplicación: Se llama Pequeños Dinosaurios y es una aplicación gratuíta que trae ocho juegos distintos dentro de ella: puzzles, uno de pintar, encontrar las diferencias, parejas… Y dentro de cada juego tenemos varias opciones, por ejemplo, en el de puzzles hay un puzzle distinto para cada dinosaurio, 15 en total. En la versión gratuita solo hay dos opciones desbloqueadas en cada juego, que es suficiente para que los niños se entretengan y jueguen, pero nosotros cogimos una oferta y por cuatro euros desbloqueamos la aplicación completa, todas las opciones de los ocho juegos. Fue todo un acierto. Si a  vuestros hijos le gustan los dinosaurios esta aplicación es un éxito asegurado.

Si queréis más información sobre libros de dinosaurios podéis visitar este post de mamá puede, ella también tiene dos amantes de los dinosaurios en casa. De hecho, en algunos libros coincidimos y todo.

12 meses con TRex

Pues sí, ya hace un añito que el benjamín de la familia llegó a nuestras vidas. Pero como tiene una madre que es un desastre, pues este post se publica casi, casi con un mes de retraso… en fin, yo soy así, ahora ya es demasiado tarde para cambiarme. El caso es que esa bolita mullidita y achuchable que era, doce meses después se convirtió en un niño sonriente, feliz… y sigue siendo mullidito, para qué vamos a engañarnos.

A los 12 meses le tocó pasar la itv y el pobre se llevó tres vacunas juntas, pero es tan bueniño que casi no lloró nada, pobre. Resulta que pesa casi 10kg, 9.900 para ser exactos, y mide 75cm. Está hecho un tiarrón.

Ya se pone de pié solito y también camina agarrado de las dos manos. A veces es un poco doloroso para mi, porque quiere andar todo el rato, y de estar agachada agarrándole las manos acabo con los riñones destrozados… Por lo demás parece que quiere empezar a gatear como los niños normales, porque hasta ahora reptaba arrastrando su barriguilla, parece un navy seal pasando por debajo de un alambre de espinas el pobre jeje, eso sí, me deja los suelos como los chorros del oro.

Cuando cumplió el año seguía con sus 6 dientes pero en las últimas semanas le ha salido un séptimo y tiene trazas de que alguno más quiere salir porque lleva unos días durmiendo fatal y muy incómodo e irritable. Ojalá salga pronto.

Creo que no ha aprendido ningún truco nuevo… sólo saluda con la mano. Bueno, también aplaude pero sólo cuando él quiere. Pero lo que sí ha hecho ha sido ampliar su vocabulario. Antes sólo decía mamá y papá, pero ahora dice abua (agua), paa (pan), teta (la usa indistintamente para teta y galleta), tete (chupete), papa (patata) y creo que de momento nada más.

Sigue teniendo un carácter tremendo, como se cabree levanta el tejado de la casa con sus gritos. En serio que no me explico como un niño tan pequeño puede gritar tanto… y encima llega a unas notas que ya quisiera el cantante de los Bee Gees. Pero bueno, cuando está contento sonríe a todas horas enseñándote sus dientiños y con eses mofletes gordotes que dan ganas de darle un mordisco.

Con la comida tenemos un serio problema, se puede pasar todo el día comiendo, literalmente es un saco sin fondo. El puré se lo come, pero como vea comida sólida a su alcance enseguida te dice que el puré te lo comas tú si quieres. El problema es que como sólo tiene 7 dientes no mastica bien la comida y luego encontramos trocitos en el pañal… Pero bueno, está claro que enseguida dejaremos los purés, de hecho estas vacaciones ya estuvo comiendo todo sólido… y tuvo un empacho, todo sea dicho. Cuando digo que es un saco sin fondo es por que realmente lo es.

Es increíble que haya pasado un año desde que nació… Obviamente ha cambiado muchísimo, ahora interacciona muchísimo con todos, pero sobre todo con su hermano, y su hermano con él. A Redondo le encanta hacerlo reír y en cualquier momento se le pone a hacer pedorretas en la barriga o a intentar hacerle cosquillas. TRex, por su parte, cada vez que Redondo hace alguna monada se parte de risa, lo persigue reptando, quiere jugar con los juguetes que tiene él…

Con un año, es un niño super feliz, sonríe muchísimo pero en carcajadas ya no se prodiga tanto, sólo cuando algo le hace mucha gracia. Pero por otra parte también tiene una mala leche de cuidado, si algo no se hace como él quiere no duda en hacértelo saber. Habla muchísimo, empieza a laretar en su idioma particular y ¡no para! Esto me sorprende muchísimo porque Redondo no hablaba nada. Es un niño super activo, no para un minuto, siempre quiere estar moviéndose y haciendo algo… a menos que esté comiendo, si le damos comida se puede pasar muchísimo tiempo sentado en su trona, es un tragoncete jeje. Además de ser activo también es medio suicida, ya  se ha tirado dos veces de la cama, no tiene miedo al peligro.

Y nada más, hasta aquí sus avances con 12 meses. Es increíble que haya pasado un año desde que nació… ¡Feliz cumpleaños TRex!

Las Mejores Playas de Galicia: Praia Langosteira, Fisterra

Reconozco que soy una enamorada de las Rías Altas, sobre todo de la Costa da Morte, no hay paisajes más bonitos sobre la tierra. Un día de invierno gallego, te plantas en el Cabo Vilán, en punta Fisterra, en el faro de Muxía… y te das cuenta de lo insignificante que eres, de lo grande que es el océano, lo poderoso que es el viento y lo pequeñita e insignificante que eres tú. Pero no sólo en invierno esta Costa te saca el aliento, en verano también tiene su encanto, y no es poco. Este fin de semana hemos ido a Praia Langosteira, en Fisterra (o Finisterre, como se conoce más en el resto de España) y lo hemos disfrutado muchísimo. 

praia langosteira

vista de la playa desde un mirador que hay antes de llegar

Podríamos pensar que al estar en plena Costa da Morte está sería una playa peligrosa, pero no lo es. Al estar dentro de la ría, no es una playa de mar abierto, queda resguardada y no tiene un oleaje fuerte. De hecho, cuando fuimos nosotros hacía bastante viento pero las olas eran miniolas, nada peligrosa. 

Praia Langosteira es una playa semi-urbana, solo parte de ella está en el pueblo de Fisterra, y tiene la bandera azul con todo lo que eso conlleva en cuanto a servicios, accesos, limpieza y vigilancia.  El acceso desde la carretera general es muy cómodo, hay dos o tres accesos en coche hasta cerca de la playa con zona para aparcar, y a partir de ahí se accede directamente o a través de una pasarela de madera, depende de qué acceso elijamos. 

praia langosteira, fisterra

vista de parte de la playa con el pueblo de Fisterra al fondo

Es una playa muy larga, casi dos kilómetros de arena fina y blanca, ideal para pasear. El agua es de un azul turquesa precioso y tan clara que se ve el fondo perfectamente (aunque esto no es nada raro en las playas gallegas). 

En los puntos de acceso a la playa suele haber algún bar o chiringuito para comprar bebidas o incluso comer o cenar. También hay duchas y lavapies para sacarse las arenas antes de volver a casa. 

En general es una playa preciosa, muy adecuada para ir con niños porque tienen espacio de sobra para correr y jugar, y las aguas son tranquilas. Además, nunca está saturada de gente, como es tan larga aunque haya gente está muy repartida y no hay agobio para nada. 

praia langosteira, finisterre

Un lunes de puente y mirad la gente que hay, se está de maravilla

Si aún así estáis dudando sobre si animaros o no a venir a esta playa, como aliciente tenemos que el faro de Fisterra con sus espectaculares vistas está a 5 minutos de aquí. Y también a 5 minutos, por la parte de fuera de la ría, está la playa de Mar de Fora. Esta si tiene mucho oleaje, es mar abierto, pero las vistas son increíbles. Si tenéis tiempo no dudéis en ir a verla. 

Un último consejo: si buscáis un sitio para comer en Fisterra no dejéis de probar el restaurante Tira do Cordel, que además está situado justo sobre esta playa, Langosteira, tiene unas vistas espectaculares. Es tirando a carillo, pero ahí he comido la mejor lubina que he probado hasta la fecha… y os lo dice una gallega, será que no he comido lubinas yo en mi vida…

Las Mejores Playas de Galicia: Boca do Río, Carnota

Cuando la gente piensa en playa me da la sensación de que directamente la cabeza se va hacia el sur y el este de España, pero desde luego las playas del norte no le tienen nada que envidar a las otras. Desde mi punto de vista toda la costa Cantábrica y la Atlántica es espectacular y en ella podemos encontrar unas playas que nos dejarán sin aliento (en parte por lo preciosas que son y en parte por la temperatura del agua, todo hay que decirlo). Así que he decidido que durante el verano voy hablar un poco sobre esta zona medio olvidada, claro que yo hablaré de las playas gallegas, que son las que conozco.

La costa gallega tiene una peculiaridad que la hace ser más especial si cabe, y es que es una costa muy recortada, con muchas rías. Para que os hagáis una idea, con tanto entrante y saliente, en Galicia tenemos un total de 1498km de costa. Si pensais que de Santiago de Compostela a Barcelona hay sobre 1100km os hacéis una idea de lo tremenda que es esta cifra. Pues con tantísimos kilómetros de costa es casi un pecado ir siempre a la misma playa ¿no? así que este año me he propuesto ir variando un poco e ir visitando distintas playas (y hablando aquí de ellas) a las que no suelo ir. Obviamente, sobre todo hablaré de playas de la provincia de Coruña, porque son las que más cerca me quedan.

Hoy os voy a hablar de una playa preciosa en la que estuvimos este fin de semana, la playa Boca do Río, en Carnota. La playa de Carnota es la playa más larga de Galicia, con 7km de longitud y Boca do Río, es la zona de la playa donde desemboca en el mar el río Valdebois (de ahí su nombre, Boca do Río).

Hay que tener en cuenta que esta es una playa de mar abierto, no está dentro de una ría, por lo cual puede haber oleaje y a veces resultar incluso peligrosa. Pero curiosamente, es una playa perfecta para ir con niños. ¿Puede ser peligrosa y es perfecta para ir con niños? pues aunque suene contradictorio así es, porque cuando baja la marea, en la zona donde desemboca el río, se quedan unas charcas perfectas para jugar los niños (y los adultos también). Algunas de las charcas son poco profundas pero otras tienen una profundidad considerable, me llegan a mi por la cintura.

La mejor hora para ir a esta playa es cuando la marea empieza a bajar, porque una vez que está baja del todo las charcas también se han reducido muchísimo.

En esta foto se puede ver cómo queda con la marea ya casi completamente baja:


 En cuanto a las instalaciones de la playa, no hay nada que objetar, tienen duchas y lavapiés, un chiringuito para comprar helados o bebidas fresquitas… En cuanto al acceso es por carretera o a pié. Junto a la playa mismo hay un parking, pero se llena enseguida y luego la gente va aparcando a los lados de la carretera, carretera que ya es estrecha de por si, así que con coches aparcados más todavía. En días con mucha afluencia los chicos de protección civil habilitan un par de “leira-parkings” que solucionan parte del problema, pero no todo. Pero bueno, como mucho te pueden tocar 10 minutos de caminata, no más.

Un plus además es que antes de llegar a la playa en sí, como a 5 minutos a pie de la playa, hay unos pinares con mucha sombra y con unos merenderos, así que se podría comer allí tan agusto y de lo más tranquilo.

La verdad es que yo nunca había estado en esta playa, es la primera vez que voy y me ha encantado. Lo pasamos muy bien, sobre todo Redondo, así que segurísimo que repetiremos.

12 Actividades para Hacer con Niños en Verano

El verano ya está aquí y los niños tienen mono de aire libre, de correr, de saltar, de jugar fuera… así que ahora que se acerca el buen tiempo (o al menos espero que así sea) he estado haciendo una lista de actividades para hacer con los niños este verano.

  1. Hacer una pista de carreras con un churro de piscina.

    Por cuatro duros (ni eso) te apañas una actividad que hará las delicias de los niños. A mi mayor le va a encantar esto, segurísimo.

  2. Jugar a hacer pompas. A todos los niños les encantan las pompas, en concreto a Redondo le encanta hacerlas y explotarlas, así que la diversión está asegurada. Y si son pompas gigantes ya ni os cuento.
  3. Hacer helados. Cuando era pequeña en cuanto llegaba el verano me ponía a hacer helados: lo más básico era enchufar el rabo de una cuchara en un petit suisse y meterlo al congelador jejeje. Tengo que comprarme unos moldes y hacer helados de zumo, de yogur, refrescos… a Redondo le encantará hacerlos, bueno, y comerlos también jeje.
  4. Juegos con pistolas de agua. He visto esto en pinterest y me ha encantado la idea… a ver si consigo hacerlo sin que la cosa degenere, porque odio que me mojen con pistolas de agua

  5. Por supuesto la playa siempre es una gran idea, tiene todo lo que hay que tener para pasar un día genial. Desde darnos un chapuzón en el agua hasta hacer un castillo, enterrarnos en arena, o excavar una piscina cerca del mar, saltar las olas… lo dicho, diversión garantizada.
  6. Una guerra de esponjas y agua en una tarde calurosa, la mejor manera de refrescarse y pasarlo bien sin salir de casa. Tengo que hacerme estas esponjas ya.

  7. Volar una cometa. Hace siglos que no lo hago, no se por qué. Estoy segura de que a Redondo le va a encantar… tenemos que hacernos con una cometa, o incluso hacernos una DIY.
  8. Hace años que quiero hacer limonada casera y por h o por b nunca lo he hecho. De este año no pasa, además es una receta facilísima para hacer con niños.
  9. Este año sí o sí vamos a ir a un parque acuático. A Redondo le encanta el agua, en la piscina se lo pasa bien, no, lo siguiente, así que en un parque acuático lo va a flipar… y el pequeño ya apunta maneras también, ya.
  10. Ver fuegos artificiales. En casi todos los pueblos hay alguna fiesta en verano y suele haber fuegos artificiales, al menos en el nuestro sí. Sólo hay que buscar un sitio tranquilito para verlos bien y donde no se escuche mucho el ruido… a algunos niños les asusta.
  11. Hacer una comida campestre. Aquí en Galicia, al lado de muchas playas hay  pinares con barbacoas y mesas, cuando yo era pequeña siempre nos íbamos por lo menos una vez en el verano de comida campestre a uno de estos sitios. Es algo que me apetece volver a hacer con los niños.
  12. Y por último, siempre nos tenemos que guardar un as en la manga para los días de lluvia, y en este caso van a ser los juegos de mesa. Creo que Redondo ya se lo va a pasar bien jugando a la oca o al parchís, igual al pictionary junior… algo así.

¿Qué os parece mi lista? ¿qué añadiríais?

Inconvenientes de vivir en el campo

Yo soy una mujer rural, que diría mi abuela. Nací y me crié en una zona rural, muy rural, yo creo que más rural imposible, viví en el campo hasta que me fui a la universidad con 17 años. Luego estuve once años viviendo en la ciudad y después ya nos volvimos al campo mi marido y yo.

Vivir en el campo tiene ventajas innegables frente a vivir en la ciudad, eso sin duda, sobre todo para los niños. La tranquilidad, el aire puro, el silencio, la seguridad, los espacios abiertos, puedes dejar el coche o la casa abierta que no va a entrar nadie… Luego hay armas de doble filo como puede ser que todo el mundo te conozca. Es muy bonito cruzarte con algún vecino y que te salude por tu nombre o incluso hablar un rato. Pero ya no es tan bonito no tener privacidad, que todo el mundo sepa cuando entras y cuando sales de casa, lo que estás haciendo, si estás o no estás en casa, si te vas de vacaciones o te quedas… porque, para qué negarlo, la gente de los pueblos, sobre todo la gente mayor, suele ser muy cotilla. El pasatiempo favorito de mi vecino de enfrente es mirar a ver qué estamos haciendo nosotros, a ver a que hora apagamos la luz… esas cosas. Es un señor mayor y bueno, le da por ahí como le podía dar por otra cosa.

Otra cosa que no me gusta de vivir en el campo es que dependemos del coche para todo. El pueblo más cercano está a 5km de mi casa y es donde están los colegios, el centro médico, las farmacias, bancos, supermercados, tiendas… Dentro de lo malo, tampoco es tan malo, tenemos todos los servicios básicos más o menos cerca, tenemos que coger el coche pero nos queda cerca. Ahora bien, si queremos ir al cine, al centro comercial, al teatro… ya nos tenemos que acercar a la ciudad más cercana, que es como mínimo media hora o cuarenta minutos de coche.

Una cosa que os parecerá un detalle sin importancia pero que yo echo de menos es la comida a domicilio. En la ciudad si hoy no te apetece cocinar no pasa nada, encargas una pizza, o comida china, o lo que sea y en media hora o una hora como mucho lo tienes en casa calentito y listo para comer. Aquí nanai de la China, en el campo si no te apetece cocinar pues pasas hambre porque no hay pizzero que tenga huevos a llegar hasta aquí…

 Otro inconveniente importante es que claramente tenemos muchos menos servicios que el resto de la población. Por ejemplo, internet. Por supuesto, aquí no tenemos fibra óptica, va todo por la línea de cobre de toda la vida y la velocidad máxima que tenemos en teoría es 10 megas, pero en la práctica son 6… y con eso nos tenemos que apañar. Con este tema podría seguir y seguir: no tenemos traída de agua municipal, ni alcantarillado, ni recogida selectiva de basuras… los plásticos, vidrio, pilas y cartón los tenemos que llevar al pueblo (recordemos, 5km) en nuestro coche. Eso los que reciclamos, porque la gente pasa bastante y tira todo al contenedor genérico, que es el único que tenemos aquí.

A parte de tener menos servicios, también tenemos menos oportunidades. Ahora se acaba el colegio y en verano no tenemos ni campamentos, ni actividades, ni nada para los niños. Si los dos padres trabajan fuera de casa, hay que tirar de abuelos o llevar todos los días a los niños a la ciudad (recordemos, media hora de coche)

En fin, que es lo que hay, es el precio que tenemos que pagar por vivir rodeados de tranquilidad, verde, paz, aire puro, por poder comer tomates que saben a tomates, lechugas que saben a lechugas, fresas que saben a fresas, por que los niños sepan de donde salen los huevos o la leche y no se piensen que nacen en el supermercado. Todo tiene sus pros y sus contras y hay que ver qué pesa más en la balanza… en nuestro caso pesaron más los pros, aunque de vez en cuando me ofusque con los contras😦

¿Qué me decís, sois de campo o de ciudad?

Wanderlust

Wanderlust: dícese de un gran deseo de viajar o explorar mundo. Esto según la wikipedia. Pues así estoy yo ahora mismo, tengo mono de viajar. Mucho. Siempre me ha encantado viajar, de hecho creo que es un punto importantísimo en la educación de las personas: salir de tu zona de confort, ver otras costumbres, otra cultura, gente, ciudades… darte cuenta de que no todo se reduce a tus cuatro sitios familiares, que hay más fuera de ahí y que puede ser parecido o completamente diferente a lo que te rodea, pero que en el fondo en lo básico, todos somos iguales.

El año pasado nos quedamos sin vacaciones por motivos obvios y este año no ha habido forma de convencer a mi santo esposo para que veamos mundo, dice que los niños son muy pequeños todavía. Yo digo que no son tan pequeños, el mayor para agosto tendrá 3, casi 4, y el pequeño ya tendrá 1 año cumplido… y habría que aprovechar que ¡¡aún no paga el billete completo de avión!! Pero nada, no hay forma de metérselo en la cabeza. En fin, es lo que hay. Así que como no es plan irme yo sóla con los pichurriños por ahí pues hemos llegado a un punto medio de acuerdo y nos vamos a Portugal, que es un país que nos encanta… pero al que podemos ir en cualquier momento porque lo tenemos a un tiro de piedra. 

Uno de mis sueños sería irme con mi marido y mis niños sin fecha de regreso. Salir de casa y empezar a ver mundo de este a oeste o de oeste a este e ir de un sitio en otro hasta dar la vuelta completa. Hay tanto que ver y tan poco tiempo y, sobre todo, tan poco dinero… ay, si yo fuese rica! 

El caso es que mi lista de sitios a los que me gustaría ir, mi wanderlust list, crece por momentos: 

En primer lugar está Islandia, un país de contrastes, de hecho le llaman la tierra de hielo y fuego, hace tiempo que sueño con ir. 

Viajando contra el sol y hacia abajo, es decir, al sudeste, llegamos a Suiza, un país tremendamente ligado a mi tierra… media Galicia (por no decir tres cuartos) está o estuvo allí en los últimos años. Fue uno de los destinos principales de la emigración gallega durante la segunda mitad del siglo pasado… y lo sigue siendo.   Los Alpes suizos están en el top ten de mi wanderlust list, sin duda. 

Tirando hacia arriba nos encontramos con los países escandinavos. Me gustaría visitarlos todos a fondo, pero en un lugar muy alto de mi lista están las islas Lofoten y Laponia, este último si puede ser en Navidad, mejor. 

Un poco hacia el sur están lis países bálticos, sobre todo Lituania. Tengo entendido que tiene unos bosques preciosos.

Otros destinos europeos que están en mi lista son el Parque Nacional de lo Lagos de Plitvice en Croacia o Budapest, por ejemplo. 

Cambiando de hemisferio está la isla de Reunión, un departamento de Francia perdida en medio del Índico. Como curiosidad, a pesar de estar tan lejos, por ser territorio nacional francés es parte de la Unión Europea. También en la zona están las Seychelles, otro destino paradisiaco. 

Ya tirando más al este Filipinas, en concreto la isla de Palawan creo que es espectacular, Indonesia, Australia y sobre todo Nueva Zelanda. Este último es otro destino que está en mi top ten. 

Si seguimos girando el globo llegamos a Hawaii, lo bien que me sentarían a mi unas vacaciones de relax total en medio de un paraíso natural. Y además me encantaría visitar la plantación de piñas Dole ¿no os suena la marca? Creo que hacen visitas guiadas y todo. También en el Pacífico sur está la Polinesia Francesa y sobre todo la Isla de Pascua, que está aquí aunque es parte de Chile. Este último es otro de mis destinos soñados. 

Y llegamos a Canadá, mi adorado Canadá. En las montañas rocosas ya he estado y doy fe de que es algo ESPECTACULAR. Tengo que volver porque se nos quedaron muchas cosas en el tintero. Pero no sólo la provincia de Alberta, Québec y Terranova y Labrador me tiran muchísimo. 

Más hacia el sur está Costa Rica, otro destino de los que a mí me gustan, de parques naturales y paisajes que quitan el hipo. Aunque, bueno, tampoco haría ascos a unas vacaciones de playa y relax en la República Dominicana o en Cuba. 

Siguiendo hacia el sur: Machu Picchu, las cataratas del Iguazú y la Patagonia. En Chile haría una parada más larga y lo visitaría más a fondo, es un país que me llama mucho. 

Y ya para acabar mi vuelta al mundo particular llegamos otra vez a territorio patrio, las Islas Canarias. Me gustaría visitarlas todas, pero en concreto el Parque Nacional de Garajonay, en la Gomera. 

Llegados a este punto empiezo a deprimirme… nunca voy a poder acabar mi lista, a ver si por lo menos consigo empezarla. Pero bueno, si me toca el euro millones la acabo fijo, incluso la amplío o la hago dos veces! 

10 meses con TRex

El pequeño TRex ha cumplido 10 meses y a lo grande, en este último mes ha aprendido a hacer algún truco por fin, y parece que quiere empezar a enseñarnos su carácter… que como siga así nos va a tener firmes a todos en menos que canta un gallo.

Este mes no ha tocado revisión y tampoco lo he pesado, no sé cómo andará, pero come como una lima, así que supongo que seguirá en su linea.

Por fin se aguanta sobre sus piernas. Hasta ahora, si lo ponías de pié, doblaba las rodillas no se mantenía, sin embargo hace unos días que ha empezado a sostenerse con ayuda, él sólo ni de coña, pero por lo menos se sostiene. Me ha salido un poco vaguete creo yo jeje. De gatear ya ni hablamos…

Los dientes por fin le han salido. Tenía los cuatro incisivos superiores empujando para salir, el pobre lo pasó fatal durante 15 días más o menos: dormía mal, lloraba, le molestaba para comer… fue horrible. Pero por fin le han salido, empezó con un incisivo lateral y luego las dos paletas, con días de diferencia. Ahora tiene esos tres y el cuarto incisivo también a punto de salir, pero ya está mucho mejor… eso sí, mis tetas me las tenía destrozadas con el roce de los dientes. Ahora parece que por fin se ha acostumbrado a su piñata nueva y ya voy yo mejor también pero estuve unos días que casi temía el momento de la toma.

Y si, por fin ha aprendido un truco!!! O más bien dos: saluda con la mano y nos llama con la mano. Y sabe hacerlo cuando corresponde. Por ejemplo, por la mañana cuando se despierta nos saluda con la mano, o cuando llegamos a la casa de los abuelos saluda, cuando llegamos su padre y yo de trabajar nos saluda… bueno, que tiene el concepto bien pillado, vamos jejeje. Y luego, también nos llama. Si quiere que lo cojamos en brazos o que te acerques estira el brazo y abre y cierra la mano, como cuando llamas a alguien con el dedo índice, pero él lo hace con todos los dedos jeje, es simpático de ver.

Le siguen encantando los brazos, depende de como tenga el momento pero hay veces que lo quieres sentar en su sillita o en la silla del coche y no hay manera, se estira completamente tieso y no hay forma de sentarlo. Luego está la variante de encoger las piernas, para sentarlo en la trona o en el saltador, si no quiere encoge las piernas, se pone tipo indio y no hay huevos a que las estire para meterle los pies por los agujeros del asiento.

El carácter ¡ay qué carácter! Cuando no comulga con algo empieza a gritar que aquello parece la mantanza de Texas, unos gritos que no son normales, debe tener los pulmones hiper desarrollados, porque esa capacidad pulmonar para gritar no es normal para un niño de 10 meses. Últimamente no le gusta nada vestirse y todas las mañanas arma la marimorena; lo mismo a la hora del baño, que si lo sacamos antes de lo que él considera oportuno ya la lía. Yo creo que nos va a crear problemas de audición al resto de la familia, sus decibelios superan con creces el límite legal establecido.

En cuanto a la alimentación ya hemos introducido el pescado blanco, ahora en breve introduciremos el huevo también… lo cual va a ser un alivio para nosotros porque sigue volviéndose loco por la comida sólida y como vea tortilla, revuelto, magdalenas, lo que sea, se tira en plancha. En cuanto pueda comer más o menos de todo va a ser  un respiro, la verdad.

Y hasta aquí las novedades de este último mes. Nos vemos de nuevo cuando cumpla los 11🙂

Comparativa de Bolsas de Congelación para Leche Materna

Cuando empecé a sacarme leche, allá por el año 2012, las primeras bolsas de congelación que compré me gustaron y seguí comprando las mismas, las usé durante toda la lactancia de Redondo. Ahora que estoy otra vez a ello, también empecé usando las mismas, las de Medela, pero en cuanto se me acabó el primer paquete fui a la farmacia a por el segundo y ya no tenían esta marca, así fue como probé las de Dr. Browns. Luego, me picó la curiosidad y me volví a releer este post de mamá puede en el que compara varias marcas de bolsas de congelación así que le hice caso y me compré las de Nuk. Y luego ya, me volví medio friky de esto de las bolsas de congelación y ya me compré las de Avent y las de Lansinoh, para poder compararlas todas. Ahora que lo he hecho, no tengo una clara ganadora, pero sí tengo claro cuales no volveré a comprar… (si es que consigo acabar todas las que tengo ahora jeje).

Comparativa de Bolsas de Congelación para Leche Materna

Las marcas que voy a comparar son: Medela, Avent, Dr. Browns, Nuk y Lansinoh.

  • Medela: 

El paquete de Medela trae 20 bolsas de congelación y su precio en Amazon ronda los 12 euros, así que saldría a 0,60€ la bolsita.

La capacidad de la bolsa es 150ml pero yo no recomendaría llenarla de todo, me da la sensación de que se quedaría algo ajustada.

Está fabricada en Suiza y el material no sé exactamente cuál es pero es un plástico más durito a mi me da la sensación de que es más resistente que el de las demás.

En cuanto al cierre, es de zip, sólo tiene uno pero cierra muy bien, con uno es suficiente.

Como plus, tiene la ventaja de que en la parte de arriba de la bolsa trae una tira  adhesiva encartada, así en caso de que queramos usar la bolsa directamente con el sacaleches, se despliega la tira y se ajusta sobre el sacaleches, así ya se va llenando la bolsa directamente mientras nos sacamos la leche.

  • Avent: 

El paquete de 25 bolsas me costó sobre 6 euros en Amazon, así que la bolsita sale a 0,24 céntimos aproximadamente. La capacidad de la bolsa es 180ml.

La empresa creo que es del Reino Unido, pero las bolsitas están fabricadas en China (lo que para mí es un punto en contra). El material en el que está fabricada tampoco lo especifica en el paquete, pero me da la sensación de que es el mismo que de las bolsas de Medela, así un plástico como más durito.

El cierre también es de zip, pero esta bolsa tiene dos. Cierra bien.

Esta bolsa tiene un detalle que no me gusta, en la parte de arriba, después del cierre tiene muchísimo hueco para cubrir los datos (fecha de extracción y cantidad). Esto podría ser una ventaja, pero no lo es porque la bolsa sólo abre por arriba, no por los laterales, con lo cual, hay que vaciar la botella de sacaleches con cuidado para que la leche no caiga encima de los zips y no los pringue. Es una incomodidad… y luego además también queda un super papelorcio dentro del congelador que a mi personalmente me molesta bastante. No creo que sea necesario tanto espacio para poner los datos, ahí se podría escribir un testamento, casi.

  • Dr. Browns:

La caja de 25 bolsas cuesta sobre 9 euros, serían 0.36€ por bolsa. La capacidad es también de 180ml.

La marca es estadounidense  pero las bolsas están fabricadas en China. El material de fabricación tampoco se especifica en la caja pero es un plástico diferente al de Medela y Avent, es como más blandito y a mi me da la sensación de que menos resistente.

Las bolsitas cierran con dos zips, cierran bien, sin problemas.

Tiene espacio suficiente para escribir los datos en la bolsa pero está abierta también por los laterales, con los cual es muy fácil de vaciar la botella de sacaleches dentro sin pringar nada.

  • Nuk:

La caja de 25 bolsas cuesta sobre 9 euros, a 0,36€ la bolsita. Y la capacidad es de 180ml.

La marca es alemana pero las bolsas están fabricadas en los Estados Unidos. Tampoco se especifica el material de fabricación en la caja pero el plástico es similar al de las bolsas de Dr. Browns.

La bolsita cierra con dos zips, pero no me resultan nada cómodos, siempre los abro y los cierro un par de veces por lo menos porque me da la sensación de que se quedan mal cerradas. No me dan seguridad en este sentido.

Para vaciar la botella de sacaleches dentro de la bolsa es cómoda, se hace sin problemas.

  • Lansinoh: 

La caja de 25 unidades cuesta 10 euros aproximadamente, con lo que cada bolsita sale a 0,40€ cada bolsa. La capacidad es de 180ml también.

La marca es alemana, pero en la caja no se especifica el lugar donde fabrican… supongo que sea Alemania. El material tampoco se especifica, pero es similar al de Nuk y Dr. Browns.

La bolsita cierra con dos zips y cierra bien, sin problemas en este sentido.

En cuanto al tema de vaciar la botella del sacaleches dentro, la parte de arriba de la bolsa también está abierta por los laterales, con lo cual se hace perfectamente, sin problemas.

Conclusión:

Las Avent me resultan muy incómodas para vaciar la leche dentro de ellas y a pesar de tener puntos fuertes como ser las más baratas y que estén hechas de un plástico más resistente (o al menos a mi me lo parece) no me lo compensa. En cuanto a las Nuk, que no cierren bien es un detalle importante y hacen que las descarte para el futuro. Las de Medela son de las mejores pero se quedan algo justas para congelar mucha cantidad. En cuanto a las Lansinoh y las Dr. Browns son muy parecidas, para mí la diferencia está solamente en el precio (aunque esta diferencia es mínima) y en el lugar de fabricación.

En definitiva, yo me quedo con las Medela para cuando la leche no es demasiada y con las Dr. Browns o Lansinoh para cuando hay más leche… esto si no queremos tocar nada. Peeeero, como las Medela son sustancialmente más caras que el resto, lo que estoy haciendo con las de Avent es cortar el plástico sobrante de la parte de arriba y abrirlo por los lados también, así elimino los inconvenientes que para mí tiene la bolsa y puedo usar una de las de mejor calidad fácilmente… y encima es la más barata.